Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Muere en Texas el primer paciente diagnosticado de ébola en EE UU

Thomas Eric Duncan, nacional de Liberia, se contagió en su país de origen

Thomas Eric Duncan, fallecido por ébola en EE UU. ap

Thomas Eric Duncan, el paciente con ébola que permanecía en el hospital Health Presbyterian de Dallas (Texas) falleció este miércoles a las 7:51am, de acuerdo a una declaración emitida por el centro de salud. Duncan es la primera persona a quien se le diagnosticó el virus dentro de Estados Unidos, después de contraer la enfermedad en Liberia, de donde era ciudadano.

“Es con profunda tristeza y decepción que debemos informar sobre la muerte de Thomas Eric Duncan. Él sucumbió a una enfermedad insidiosa, ébola. Luchó con coraje en esta batalla. Nuestros profesionales, los doctores, las enfermeras en la unidad así como toda la comunidad de este hospital están de luto por su muerte. Hemos ofrecido apoyo a la familia y nuestras condolencias en este momento difícil”, dice el documento.

El comisionado para el Departamento de Salud de Texas, David Lakey aseguró que lamentaba la muerte de Duncan e insistió en que “esta ha sido una prueba enorme para nuestro sistema de salud”. Duncan, de 42 años, viajó a Texas para visitar a su familia y fue diagnosticado el pasado 30 de septiembre. El hospital ha sido blanco de múltiples críticas, ya que el paciente llegó a la urgencia el 25 de septiembre con fiebre y fue devuelto a su casa con antibióticos. Luego el 28 de septiembre volvió y se le realizó la prueba de ébola. Dos días después se confirmó el diagnóstico.

Hasta el martes pasado Duncan permanecía en condición crítica pero estable, conectado a un ventilador y recibiendo diálisis para sus riñones. La función de este órgano había experimentado una leve mejora. El sábado 4 de octubre, después de que la familia de Duncan presionara públicamente, el hospital decidió administrarle la droga experimental llamada brincidofovir, enfocada en el tratamiento de ébola.

“Sentimos que no tuvo la medicina y el tratamiento para la enfermedad porque es africano y no lo consideran tan importante como los otros pacientes”, aseguró Josephus Weeks, sobrino de Duncan en una conferencia de prensa.

El reverendo Jesse Jackson acompañó a la familia en su aparición pública y aseguró que había mucha frustración “por el tiempo que se esperó antes de administrar la droga”.

La familia de Duncan sólo logró verlo a través de un vídeo el pasado lunes, pero el martes declinaron esa opción, ya que describieron la experiencia como “muy dolorosa”, porque se le veía “muy mal”.

Los otros pacientes que han llegado a Estados Unidos con ébola son Ashoka Mukpo un camarógrafo de NBC quien fue ingresado al Centro Médico de la Universidad de Nebraska y permanece ahí actualmente. Kent Brantley y Nancy Writebol, fueron tratados en el hospital de Emory en Atlanta. Rick Sacra fue tratado en Nebraska y dado de alta. Una trabajadora de la Organización Mundial de la Salud también ha sido tratada en EE UU.

EE UU aumenta los controles en los aeropuertos

CRISTINA F. PEREDA

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos anunció este miércoles nuevas medidas para impedir una nueva llegada del virus del ébola al país. Las autoridades de puertos y aeropuertos deberán examinar a los viajeros llegados de naciones del África Occidental afectadas por la epidemia, así como a cualquier persona que presente posibles síntomas de la enfermedad.

Las medidas llegan apenas un día después de que el presidente, Barack Obama, reconociera que el Gobierno estaba considerando reforzar la seguridad. El anuncio coincidió además con la noticia del fallecimiento del primer paciente de ébola diagnosticado en EE UU, Thomas Duncan, un ciudadano de liberia que contrajo el virus en su país.

El subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, reveló este miércoles que los aeropuertos han comenzado a repartir panfletos a los viajeros en los que se detallan los síntomas de la enfermedad y recomiendan tomar la temperatura dos veces al día y llamar a un médico si se encuentran mal en un plazo de 21 días.

Obama aseguró esta semana que EE UU “está preparando protocolos” para incrementar la vigilancia de los viajeros tanto a su llegada como en sus países de origen. Esos protocolos se sumarían a los ya existentes en la región afectada por la epidemia de ébola, donde ya se toma la temperatura de todas las personas que salen al exterior. El director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, Tom Frieden, afirmó igualmente que están estudiando todas las medidas posibles para “incrementar la seguridad de todos los estadounidenses”.

De momento, los viajeros atravesarán controles especiales en cinco aeropuertos internacionales de EE UU: el John F. Kennedy de Nueva York, Washington Dulles, en la capital; O’Hare International, en Chicago; Hartsfield-Jackson International, en Atlanta, y Newark Liberty International, en Nueva Jersey.

El Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, calificó este miércoles la epidemia como una “crisis global urgente”. Kerry reiteró además la petición a la comunidad internacional para que incrementen sus esfuerzos para contener la epidemia y ayudar a los países africanos con el envío de recursos médicos y económicos.

Más información