Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Eurocámara aprueba a Cañete como comisario de Clima y Energía

Los socialdemócratas europeos se dividen entre el sí y el no y los Verdes y la Izquierda Unitaria votan en contra

 EL PAÍS - LIVE!

Tras varias semanas de debate sobre su idoneidad para el cargo, Miguel Arias Cañete será comisario de Clima y Energía. Las comisiones de Energía e Industria y Medio Ambiente han dado este miércoles su visto bueno a la candidatura del exministro de Agricultura español con los votos favorables de los eurodiputados del Partido Popular Europeo, al que pertenece Arias Cañete; de los representantes de ECR, el grupo que lideran los conservadores británicos, y de los liberales de ALDE. Los eurodiputados socialdemócratas se han dividido entre el voto positivo y el negativo, postura que han defendido los socialistas españoles. Izquierda Unitaria y los Verdes también han votado en contra. En la primera votación, en la que se evaluaba si su perfil era "adecuado" para ser comisario, 83 eurodiputados han votado a favor, 42 en contra y 3 se han abstenido. En la segunda, en la que se valoraba su aptitud para la cartera de Clima y Energía, el candidato del Gobierno español ha recibido el aval de 77 eurodiputados, con 48 votos en contra y 3 abstenciones. El visto bueno a Arias Cañete lleva aparejada, en cambio, una merma en sus responsabilidades: el vicepresidente primero y mano derecha de Jean-Claude Juncker, el socialdemócrata Frans Timmermans, asumirá la coordinación de todas las carteras directamente relacionadas con desarrollo sostenible, entre ellas la del español.

En las últimas semanas la candidatura de Arias Cañete ha sido puesta en entredicho por sus intereses personales y familiares en Petrologis y Dúcar, dos empresas dedicadas al suministro de combustible a barcos. El exministro de Agricultura vendió el 2,5% de ambas compañías cuando supo que sería comisario de Clima y Energía, pero la familia de su esposa aún mantiene una participación significativa y su cuñado ostenta la presidencia de la segunda. Poco antes de su comparecencia parlamentaria del pasado miércoles, el exministro cambió su declaración de intereses para incluir la venta de las citadas acciones y un sobresueldo cobrado por su condición de presidente del Comité Electoral del PP entre los años 2008 y 2011, lo que provocó una segunda evaluación de su caso por parte de la comisión de Asuntos Jurídicos.

La Comisión presidida por Jean-Claude Juncker supera así el último escollo antes de la votación definitiva sobre el conjunto del nuevo Ejecutivo comunitario, que se producirá el próximo día 22 en Estrasburgo. Pierre Moscovici, socialista francés designado al frente de Economía y Finanzas; el conservador finlandés Jyrki Katainen, que ocupará la vicepresidencia de Crecimiento, Competitividad y Empleo; el popular letón Valdis Dombrovskis, que será vicepresente de Diálogo Social, y el tory  británico Jonathan Hill, que asumirá la cartera de Servicios Financieros tras dos exámenes frente a la Eurocámara, han superado el corte parlamentario gracias al acuerdo entre populares, socialdemócratas y liberales. En el caso del socialdemócrata holandés Timmermans y en el de la Alta Representante, la también socialista italiana Federica Mogherini, ni siquiera hará falta votar su idoneidad, según fuentes parlamentarias.

El único cambio respecto al equipo diseñado originalmente por el socialcristiano luxemburgués será la salida de uno de los vicepresidentes, la exprimera ministra eslovena Alenka Bratusek, que no ha logrado el apoyo de las comisiones que la evaluaban. Bratusek ha recibido 112 votos en contra, dos abstenciones y solo 13 a favor, todos ellos procedentes de las filas liberales. Ante el rechazo expresado por los eurodiputados tras una audiencia que no gustó en la capital comunitaria, la exmandataria propuso someterse a un segundo examen, opción que también recibió la negativa de los grupos mayoritarios, que censuran su autoproclamación como candidata de su país al puesto de comisaria tras caer derrotada en las elecciones generales. Ni el Parlamento esloveno ni el nuevo Gobierno socialdemócrata respaldaban su candidatura.