Selecciona Edición
Iniciar sesión

El cambio climático provoca más desplazados que un conflicto armado

América Latina se enfrenta a un éxodo masivo de campesinos e indígenas

Miguel Ochavano, chamán de Paoyhan (Perú). Action4Climate

Cuando la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR —creada para atender a los desplazados por la II Guerra Mundial— comienza a tomar cartas en el tema del cambio climático, parece claro que la migración forzosa será una de las principales consecuencias de este fenómeno.

De hecho, ACNUR calcula que entre 250 y 1.000 millones de personas de todo del mundo perderán sus casas o se verán forzadas a mudarse de territorio y hasta de país en los próximos 50 años. En América Latina, la dura determinación de quedarse o emigrar es una disyuntiva que enfrentan cada vez más personas.

Es una decisión que debaten Atahualpa Valdez y los otros 40.000 residentes de la isla de Cartí Sugtupu y otras del archipiélago de Kuna Yala, frente a las costas de Panamá, todas amenazadas por el aumento en el nivel del mar. Unos quieren quedarse, pero otros prefieren tierra firme.

“Yo recuerdo que en ese día tenía una casa,” cuenta Valdez. “Esa casa se desplomó. Las olas se lo llevaron casi todo". Pablo Preciado, un líder de la comunidad Carti Sugtupu, añade: No es muy fácil solamente cruzar [al continente] porque hay muchas personas que no están acostumbradas a vivir ahí. Es un cambio drástico”.  

América Latina en peligro

El clima global está cambiando y los efectos se ven en toda América Latina. El nivel del mar aumenta, las sequías amenazan a la producción alimentaria en Centroamérica y el Caribe, mientras en el Sur las intensas lluvias repentinas provocan fuertes inundaciones.

Si sigue aumentando la temperatura promedio global, la región será una de las más afectadas en el mundo y en pocos años, al igual que ocurrió con los grandes guerras del siglo XX, podrían generarse migraciones masivas de personas en todas partes del mundo, expulsadas de sus casas y comunidades por el cambio climático.

En Perú, por ejemplo, en los últimos años han ocurrido grandes inundaciones que arrasaron los cultivos de los pueblos indígenas de las Amazonas y provocaron enfermedades. Sin embargo, los residentes de Paoyhan no están dispuestos a dejar atrás sus tierras ancestrales.

“Es muy preocupante para el pueblo, en los años anteriores no había ese clase de desastres”, explica Miguel Ochavano, un chamán local. “Para mi es una tristeza encontrar a mi familia sin comida. De aquí a un tiempo, ¿cómo vamos a estar?”, se pregunta.

Más vulnerables

En los primeros 3 meses de 2014, cerca de un millón y medio de personas en América Latina sufrieron las consecuencias de eventos climáticos extremos, principalmente inundaciones, según la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCAH).

No solo son las inundaciones, la escasez de agua también está golpeando a América Latina. Llena de tierras cultivables, la región podría tener un rol clave en asegurar la alimentación de millones de personas, pero el aumento de la temperatura ha provocado fuertes sequías en los últimos años.

El pasado agosto fue el más caluroso registrado hasta hoy a nivel global. Además, marcó el 354° mes consecutivo con temperaturas por encima del promedio, según la Agencia Nacional para los Océanos y la Atmósfera de EE UU (NOAA, por sus siglas en inglés).

Estas altas temperaturas han dejado su huella en Sherwood Content, el pueblo natal de Usain Bolt, en Jamaica, que depende de la producción de batata, banana y cacao. “Cuando llegué en 1967, había mucha agua”, recuerda Lilian Bolt. “Hoy en día es solo ventoso y seco. Si no llueve durante la temporada, la cosecha se perderá”.

Las historias de Lilian, Miguel y Atahualpa y otras personas de América Latina afectadas por los efectos del cambio climático fueron recogidas en una serie de documentales que se presentaron en un concurso global organizado por el Banco Mundial.

“Queríamos hacer que la gente (sobre todo los jóvenes) se conecte, se concientice sobre los temas y luego impulse soluciones a todos los niveles”, explica Francis Dobbs, uno de los organizadores del concurso Action4Climate. “El cambio climático está aquí y ahora. Es el deber de todos nosotros a cambiar el curso.”

Más de 230 documentalistas de 70 países respondieron a la llamada. Ocho de los finalistas son realizadores latinoamericanos. Su esperanza es que, con sus mensajes, puedan ayudar a evitar que millones de personas tengan que abandonar sus casas y sus tierras a causa de los cambios en el clima.

Más información