Selecciona Edición
Iniciar sesión

México detiene al ‘líder máximo’ del cártel Guerreros Unidos

Detenido Sidronio Casarrubias, supuesto jefe del cartel que ordenó el ataque contra 43 estudiantes, que llevan 22 días desaparecidos

El Parlamento Europeo debatirá el tema el próximo jueves, la primera vez que un caso de DD HH llega a la Eurocámara en el Gobierno de Enrique Peña Nieto

La policía presenta a algunos involucrados en la masacre de Iguala. AFP

La Policía mexicana ha anunciado este viernes la detención de Sidronio Casarrubias Salgado, al que ha identificado como "líder máximo" del grupo de crimen organizado de los Guerreros Unidos, señalado por las autoridades como el responsable de la violencia desatada que se saldó con la muerte de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes en Iguala (Guerrero, a unos 200 kilómetros al sur del DF) el 26 de septiembre pasado. Fue detenido en Toluca, a menos de 70 kilómetros de la capital de México.

Sidronio Casarrubias es hermano de Mario, fundador de la banda criminal, que se dedica a la extorsión, asesinato a sueldo y robo, y que además es señalada de mantener a su servicio a la policía municipal de algunas alcaldías de Guerrero, uno de los estados más pobres del país. Mario Casarrubias fue detenido en Toluca el 30 de abril pasado.

El titular de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía), Jesús Murillo Karam, añadió la noche de este viernes que Sidronio Casarrubias es sometido a interrogatorios y que su captura abre una nueva línea de investigación hacia "la verdad". El anuncio de la captura de Sidronio Casarrubias ocurre tres días después de que se conociera la muerte de Benjamín Mondragón, también perteneciente a los Guerreros Unidos, y a siete de la detención del líder del Cártel de los Beltrán Leyva, Héctor Beltrán Leyva, El H, que operaba en Sinaloa.

No obstante, el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, señalados como posibles responsables de la orden que derivó en el ataque contra los normalistas y que desató la masacre, continúan en paradero desconocido. El gobernador del Estado, Ángel Aguirre Rivero, un político que militó durante 30 años en el PRI hasta que en 2010 decidió cambiarse al PRD, una formación que se define de izquierdas, para competir por el mandato de Guerrero, destituyó a su secretario de salud por supuestos "vínculos" con Abarca. También ha dicho, frente a las peticiones que exigen su dimisión, que si eso solucionase el caso, él se retiraría. Pero ha dejado claro que no es el caso y que goza del respaldo de su pueblo. "Yo llegué al gobierno del estado por una amplia mayoría de la voluntad popular, y no me moveré de mi línea para encontrar con vida a los jóvenes desaparecidos", dijo el martes en una entrevista radiofónica.

El viernes los estudiantes de magisterio (normalistas) convocaron a una masiva manifestación en Acapulco, la principal ciudad del estado. La información oficial sobre el caso ha sido confusa y lenta. Desde el 26 de septiembre han aparecido en Guerrero al menos 19 fosas y 28 cuerpos, que la PGR ha aclarado que no pertenecen a los estudiantes pues su ADN no coincide con el de sus familiares, que esperan desde hace ya tres semanas conocer el destino de sus seres queridos.

El sacerdote y activista mexicano Alejandro Solalinde. EFE

La Fiscalía afirma que citará a Solalinde

La desaparición de los 43 estudiantes de entre 17 y 21 años en Iguala y la muerte de seis personas (entre ellos un menor de 15) ha desatado una tormenta mediática sin precedentes en la presidencia de Enrique Peña Nieto. La gestión del caso y la falta de información sobre el paradero de los estudiantes ha levantado reacciones de la ONU, Human Rights Watch y Amnistía Internacional. El Parlamento Europeo debatirá el tema el próximo jueves a petición de una fracción de los eurodiputados.

El sacerdote y activista por los DD HH, Alejandro Solalinde, contó a los medios que un testigo le describió que al menos algunos de los jóvenes habían sido quemados vivos. “Iban heridos, vivos y los quemaron […]. La persona que me lo dijo tiene mucho miedo”. Murillo Karam anunció que citaría a declarar a Solalinde para aportar información al caso. Solalinde respondió que asistirá en cuanto reciba la notificación. "Invito al gobierno a que me demuestre que estoy mintiendo. Yo le reviro [a Murillo Karam], y le digo que demuestren lo contrario, que presenten a los jóvenes y que digan por qué los desaparecieron, y si no están muertos como es la información que yo recibí, que digan la verdad", zanjó.

Fe de errores

Una versión anterior de este artículo identificaba a Héctor Beltrán Leyva El H como miembro del Cártel de Juárez cuando en realidad pertenecía al Cártel de los Beltrán Leyva, que operaba en Sinaloa.