Selecciona Edición
Iniciar sesión

Cuba se coloca a la vanguardia en la lucha contra el ébola

La Unión Europea, en cambio, elude comprometer medidas concretas contra la enfermedad

 Atlas

Cuba se ha colocado en primera línea en la campaña internacional para combatir el virus del ébola en África y prevenir su expansión. El presidente Raúl Castro ratificó este lunes su intención de enviar dos nuevos contingentes de médicos cubanos a Liberia y Guinea, durante la cumbre extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) convocada por La Habana con carácter de emergencia para coordinar esfuerzos en la lucha contra la enfermedad.

Castro explicó en su intervención que el grupo se sumará a los 461 especialistas y enfermeros que las últimas semanas se entrenaron en Cuba para atender la emergencia, y que a principios de mes llegaron a África occidental, donde la epidemia ha acabado con la vida de 4.500 personas. "El pasado primero de octubre (...) una brigada médica especializada de Cuba viajó a Sierra Leona para participar en el enfrentamiento a esta epidemia y mañana [por hoy] martes 21 de octubre partirán rumbo a Liberia y Guinea otras dos brigadas, cuyas avanzadas ya se encuentran en ambos países", dijo el mandatario. De acuerdo con las estadísticas de la isla, más de 4.000 cooperantes cubanos de la salud trabajan actualmente en 32 países africanos y están en disposición de incorporarse "al esfuerzo preventivo contra el ébola".

Castro llamó a un esfuerzo internacional coordinado por Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud. Además subrayó su voluntad de "trabajar codo a codo" con todos los países, "incluyendo a Estados Unidos". El primer grupo de cubanos que partió hace un par de semanas a Sierra Leona, Liberia y Guinea fue entrenado en La Habana por expertos de Brasil, EE UU y la ONG Médicos Sin Fronteras en campamentos que simulan los de África.

Los ministros europeos eludieron comprometer el envío de personal sanitario a las zonas afectadas por

el virus

Mientras tanto, la Unión Europea fracasó el lunes al traducir en medidas concretas la inquietud que dice sentir por el impacto del ébola. Los ministros de Exteriores acordaron elevar la aportación económica a los tres países más afectados (Guinea, Liberia y Sierra Leona), que asciende ya a 600 millones de euros. La cifra está aún lejos de los 1.000 millones que reclama Reino Unido, uno de los países más activos en combatir la enfermedad en África, pero el resto de Gobiernos planean elevar su aportación, según el titular español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, al término de la reunión en Luxemburgo de los ministros del ramo.

Los ministros eludieron comprometer el envío de personal sanitario. Más allá de misiones para evaluar la situación, la UE no ha enviado equipos de expertos sanitarios para hacer frente a la epidemia. El titular alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, propuso una misión de cascos blancos europeos, según su propia denominación, para asistir a los enfermos. "Es una magnífica idea que hay que estudiar", valoró Margallo. Ni España ni ningún otro país concretaron aportaciones.

La idea más avanzada —aunque tampoco quedó ratificada— fue la de crear un "zar europeo para la lucha contra el ébola". El Consejo Europeo definirá su mandato en los próximos días y es posible que sea nombrado por los líderes de los países miembros, que se reunirán en Bruselas el jueves y el viernes de esta semana. Se piensa en una mujer que ya trabaja en la Comisión Europea, según las fuentes consultadas.

Sí prosperó, aunque no en la reunión de ministros, la introducción de controles de temperatura a todos los pasajeros que aterricen en Bruselas procedentes de los citados países africanos. Esa decisión, unida a la francesa anunciada la semana pasada, supone implantar de facto la prueba a todos los vuelos directos que tiene la UE con la región afectada.

Más información