Argentina da refugio a un gay discriminado en Rusia

El Ejecutivo de Cristina Fernández recibe a un joven víctima de hostigamiento pese a las buenas relaciones con Moscú

En julio pasado, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, visitó Argentina en una gira latinoamericana que buscó reforzar alianzas y en la que ofreció a su par Cristina Fernández Kirchner financiamiento para que empresas rusas construyan centrales nucleares e hidroeléctricas en el país sudamericano. Desde agosto, Argentina viene gestionando nuevas exportaciones de alimentos a Rusia, que busca proveedores alternativos tras la guerra de sanciones comerciales con la Unión Europea. A principios de octubre, Putin y Fernández protagonizaron una teleconferencia en vivo para anunciar que el canal estatal Russia Today comenzaba a verse en la televisión digital abierta de Argentina. Pese a esta unión cada vez más fuerte entre ambos países, Buenos Aires concedió refugio a un ciudadano ruso víctima de discriminación y violencia por ser homosexual, según informó este lunes la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT).

La Comisión Nacional para los Refugiados de Argentina no emitió ningún comunicado al respecto, pero la FALBGT detalló que un informe de ese organismo sobre el caso dio cuenta de la “violencia y hostigamiento” sufrido por el joven ruso de 28 años, cuyo identidad no fue revelada y que llevaba un año tramitando su asilo. La comisión también reconoció “la grave situación que enfrenta el colectivo LGBT en Rusia y la falta de protección por parte del Estado ruso”, según la federación. El colectivo añadió que otros rusos discriminados por su orientación sexual han pedido refugio en Argentina, país en el que rige la ley de matrimonio de personas del mismo sexo desde hace cuatro años. También hay peticiones de asilo de ciudadanos de otros países por idéntico motivo.

El joven ruso había acudido a la FALGBT para resolver su situación migratoria. “Argentina es pionera en materia de reconocer la discriminación motivada en la orientación sexual o la identidad de género entre los criterios que habilitan el reconocimiento de la condición de refugiado o refugiada, en consonancia con las recomendaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)”, destacó la federación.

Algunos gais rusos y de otros países han pedido refugio en Argentina y esperan respuesta

En el informe del Gobierno de Fernández en el que se concede la condición de refugiado al joven ruso se reconoce que en el país euroasiático prevalece una “situación generalizada de violencia contra personas LGBT, para lo cual se basa en documentación aportada por órganos de las Naciones Unidas y por diversas organizaciones internacionales de diversidad sexual y derechos humanos”, mientras que “las fuerzas de seguridad (rusas) al menos toleran” ese acoso, según relató la federación. El refugiado ruso y otros compatriotas que piden la misma condición dijeron a la FALGBT que la Policía de su país no recoge sus denuncias por violencia o amenazas ni les ofrece protección. “A todo eso se suman la ley contra la propaganda de las relaciones no tradicionales, sancionada el año pasado por el Parlamento ruso, y otras iniciativas legislativas que no solo implican un riesgo cierto de sanción estatal para las personas LGBT, sino que también han incrementando notablemente el nivel de violencia y estigma en los discursos de funcionarias y funcionarios públicos y periodistas”, expresó el colectivo argentino.

“Es una gran alegría y tranquilidad saber que Argentina le haya decidido otorgar el estatus de refugiado, que le permite continuar su vida en un país que eligió precisamente porque la sociedad acepta ampliamente la diversidad y porque, aun cuando algunos sectores sigan discriminando y promoviendo el odio, el Estado está presente para proteger y hacer valer sus derechos”, opinó el presidente de la FALGBT, Esteban Paulón. Dentro de dos años, el joven podrá pedir la nacionalidad argentina.

Más información