Un joven yihadista mata a un soldado en Canadá

La policía interrogó hace dos semanas al hombre de 25 años, que arrolló a los militares

El coche volcado del joven que atropelló a los soldados. AP

El mismo día en que volaban hacia Kuwait los seis aviones de combate canadienses que participarán en los bombardeos de la coalición internacional contra posiciones del Estado Islámico (EI) en Irak, Canadá constataba en primera persona los efectos de la amenaza del yihadismo. Las autoridades anunciaron este martes que el joven que atropelló deliberadamente el lunes a dos soldados en un pueblo de Quebec -acabando con la vida de uno de ellos, de 53 años- estaba “claramente vinculado con una ideología terrorista”.

De hecho, estaba siendo investigado por sus vínculos con el yihadismo. La policía le había confiscado el pasaporte por miedo a que se alistara en grupos extremistas en el extranjero y lo había interrogado varias veces desde julio a petición de su familia. La última fue el pasado día 9, pero las autoridades alegaron este martes que no tenían suficientes pruebas para presentar cargos contra él. El asaltante, al que fuentes de seguridad citadas por medios canadienses identifican como Martin Couture-Rouleau, de 25 años, murió tras el atropello por disparos de la policía, a la que había amenazado con un cuchillo.

Se trata del primer ataque mortal en Canadá perpetrado por un militante islamista. Pese a ello, el miedo al yihadismo no es nuevo en el país. Los servicios de inteligencia llevan años avisando de los peligros de extremistas criados en Canadá y según sus estimaciones, al menos 50 canadienses se han alistado al EI o a otros grupos radicales en Oriente Próximo. La policía canadiense reveló a principios de octubre que estaba investigando a 90 individuos que estaban intentando unirse al yihadismo en el extranjero o que habían vuelto a Canadá tras participar en actividades terroristas. Y la semana pasada, Ottawa anunció un plan para aumentar la capacidad de los servicios de inteligencia de examinar y localizar a sospechosos de terrorismo en el extranjero.

El autor del ataque es uno de los 90 individuos que la policía estaba investigando por si trataban de unirse al yihadismo en el extranjero o habían vuelto a Canadá

El comisario de la Policía Montada de Canadá, Bob Paulson, reveló este martes que Couture-Rouleau era uno de los 90 potenciales yihadistas que estaban siendo investigados. Paulson dijo que “no sospecha” que el asaltante tuviera simpatizantes. La oficina del primer ministro, Stephen Harper, señaló que hay “indicaciones claras” de que “se había radicalizado”.

Según fuentes de seguridad citadas por medios canadienses, el autor de los hechos trabajaba en una empresa de limpieza y vivía en un bungalow cerca del lugar del suceso, en Saint-Jean-sur-Richelieu al sureste de Canadá, a 40 kilómetros de Montreal. Un vecino dijo al diario The Globe and Mail que el joven se había convertido al islam hace más de un año.

En Facebook hay un perfil, citado por medios locales, de una persona llamada Ahmad Rouleau que se muestra obsesionada con el islam y la política. En un mensaje de 2013 menciona una cita que asegura que los soldados son “animales estúpidos usados como peones en política exterior”. Tras seis meses sin mensajes, el pasado viernes publicó una imagen de dos puertas, una que lleva al cielo y otra al infierno.

Tras atropellar a los soldados, Couture-Rouleau fue perseguido por la policía por el pueblo. En un momento, perdió el control del volante y el coche se volcó. El joven amenazó a los agentes con un cuchillo antes de morir por varios disparos.