Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brittany Maynard se replantea la fecha elegida para suicidarse

La mujer que ha despertado el debate de las leyes de muerte digna en EE UU afirma deja la puerta abierta a vivir un tiempo más

Maynard, con cáncer terminal, había anunciado que se quitaría la vida el 1 de noviembre

Ampliar foto
Brittany Maynard con su marido en el Gran Cañón. AP

La mujer que ha despertado el debate del suicidio asistido en Estados Unidos, Brittany Maynard, dejó abierta la puerta este jueves a no quitarse la vida mañana sábado, tal como había planeado. Brittany Maynard, de 29 años, padece un cáncer agresivo e incurable en el cerebro diagnosticado el pasado mes de enero y los médicos le dan menos de un año de vida. Maynard conmocionó a Estados Unidos al anunciar públicamente que planeaba quitarse la vida con la ayuda de medicamentos el 1 de noviembre para evitarse a sí misma y a su familia el sufrimiento de la degeneración de su enfermedad. En un vídeo publicado el jueves, sin embargo, parece matizar esa decisión al decir: “Si llega el 2 de noviembre y he muerto, espero que mi familia siga orgullosa de mí por las decisiones que he tomado. Y si sigo viva, sé que seguiremos adelante como una familia por amor y que esta decisión llegará después”.

El vídeo ha sido publicado, como el anterior, por la organización Compassion&Choices, con la que Maynard colabora prestando el relato de sus últimos meses de vida y explicando su decisión como ejemplo para impulsar las leyes de muerte digna en Estados Unidos. En su caso, se ha tenido que mudar de California a Oregón para poder cumplir con su decisión, algo que no está al alcance de muchos.

“Cuando la gente me critica por no esperar más, o lo que sea que han decidido que es mejor para mí, me duele porque yo realmente lo pongo en riesgo cada día”, dice Maynard en el nuevo vídeo de su campaña. “Me arriesgo cada día que me levanto, porque todavía me siento lo suficientemente bien, tengo alegría y todavía me río con mi familia y mis amigos lo suficiente como para que este no parezca el momento adecuado. Pero llegará, porque me siento cada vez más enferma, semana tras semana”.

“Lo peor que me puede pasar es que espere demasiado por intentar aprovechar cada día”, explica Maynard. Con la voz entrecortada, Maynard describe en el nuevo vídeo como hace dos semanas hubo un momento en el que le costó reconocer a su marido, Dan. Maynard se siente deformada por los medicamentos contra el cáncer, que la han hecho engordar más de 10 kilos.

El caso de Maynard ha servido para impulsar el debate sobre la muerte digna en Estados Unidos. Actualmente, solo existen leyes de suicidio asistido en Oregón, Washington, Montana, Nuevo México y Vermont. La mayoría de los estadounidenses se muestran a favor de la idea de la muerte digna.

Hace solo dos días, los estadounidenses veían a Maynard feliz con su familia cumpliendo el que, según su anuncio, era su último deseo antes de morir, visitar el Gran Cañón del Colorado.