Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las votaciones en EE UU que de verdad cambian la vida de la gente

Además de legisladores y gobernadores, los norteamericanos votan más de 140 referéndums que pueden desde legalizar la marihuana hasta prohibir el aborto

Ampliar foto
Folletos para pedir el voto en las distintas iniciativas de Oregón. REUTERS

Más allá de quién controle el Senado de Estados Unidos después de las elecciones de este martes, estas elecciones pueden cambiar la vida de la gente en varios estados en temas de calado. Junto con los legisladores, en todo el país se votan alrededor de 140 iniciativas legislativas en referéndum en temas tan sensibles como la legalización de la marihuana o el aumento del salario mínimo. Estas son algunos de los referéndums más interesantes de este 4 de noviembre.

Marihuana

Dos estados, Alaska y Oregón, votan iniciativas para hacer legal el consumo, la posesión y la venta de marihuana, lo que la haría legal a efectos recreativos. El Distrito de Columbia también vota sobre este tema, pero para despenalizar la posesión. Son los primeros en seguir el ejemplo de Colorado y Washington, los únicos dos estados donde por ahora es completamente legal la marihuana. Por su parte, Florida vota una medida para autorizar el consumo para uso médico, como ocurre en California.

FILE - In this Aug. 31, 2014 file photo, abortion-rights yard signs are seen at the Colorado Capitol in Denver. A total of 147 ballot measures will go before voters on Election Day, according to the National Conference of State Legislatures, on topics ranging from marijuana legalization and abortion to food labels and gun sales. (AP Photo/Kristen Wyatt, File) AP

Aborto

Colorado vota por tercera vez una proposición por la que el no nacido pasaría a ser una persona legal. De esta forma, provocar la muerte del no nacido pasaría a ser homicidio en el Código Penal. Los autores de la iniciativa, de la órbita de la derecha cristiana que opera en el estado, reconocen sin ambages que esto supone prohibir de facto el aborto. Colorado ha rechazado dos veces ya iniciativas similares. Pero en esta ocasión está disfrazada de “protección a las mujeres embarazadas” y basada en el caso de una mujer embarazada que perdió el feto tras ser atropellada por un conductor. La iniciativa tiene como objetivo secundario atraer a las urnas a votantes conservadores en un estado donde la elección del senador está muy igualada.

Dakota del Norte y Tenessee también votarán sobre medidas para poner dificultades a la práctica del aborto.

Control de armas

En el estado de Washington hay dos medidas contradictorias en la papeleta. Una quiere aumentar los controles de antecedentes a los compradores de armas y otra quiere, precisamente, evitar que se hagan esos controles.

Mientras, en Alabama, por si acaso la política del estado en este tema estaba poco clara, la enmienda 3 protege una vez más el derecho a llevar armas y requiere de las autoridades una estricta vigilancia ante cualquier riesgo para este derecho.

Salario mínimo

Cuatro estados votan este martes medidas para incrementar el salario mínimo: Alaska, Arkansas, Nebraska y Dakota del Sur. La subida del salario mínimo es el gran tema de los demócratas en estas elecciones como parte de su discurso para combatir la desigualdad en el país. Las medidas en este sentido tienen también como objetivo arrastrar a las urnas a votantes demócratas. Las encuestas indican que la subida se aprobará en los cuatro estados y será un buen termómetro para saber si hay apoyo para hacerlo a nivel federal. Obama ha propuesto subir el salario mínimo a 10 dólares la hora. Los republicanos bloquean cualquier posibilidad.

El futuro de California

Mención aparte merecen las iniciativas de California. El estado más rico y más poblado de Estados Unidos celebra este martes unas elecciones intrascendentes. Sería una sorpresa mayúscula si el gobernador no sale reelegido, los demócratas no mantienen su mayoría en el Capitolio y los republicanos logran algo más que algún puesto de consolación en un estado monocolor desde hace más de una década. Sin embargo, las seis iniciativas que se votan este martes tienen un enorme calado en el futuro del estado y afectan a temas verdaderamente troncales para la economía de California. Un rápido vistazo:

El agua

La proposición 1 es quizá la de mayor calado que va a votar California este martes. Se trata de autorizar una emisión de deuda de 7.500 millones de dólares para infraestructuras hídricas que el estado necesita desesperadamente y que habrían evitado en buena medida la actual sequía, la más grave en un siglo. Las nuevas presas y canalizaciones no ayudarán a la actual sequía, pero servirán para prevenir otras. La proposición 1 es apoyada por el gobernador y los dos partidos.

La caja

El disfuncional sistema de impuestos de California, que básicamente impide subirlos desde hace décadas, hace al estado muy dependiente de las subidas y bajadas de la economía. La proposición 2, si es aprobada, obligará a los legisladores a elevar el ahorro del 5% al 10% del presupuesto para las épocas de vacas flacas.

La sanidad

La proposición 45 permite a un comisionado del Gobierno intervenir en los precios de algunos planes médicos. Los críticos dicen que la intervención política puede poner en peligro los nuevos planes de la reforma sanitaria de Obama.

Más sanidad

La proposición 46 quiere elevar el máximo que un juez puede otorgar como indemnización por malas prácticas médicas, de 250.000 dólares a un millón. La propuesta ha generado una batalla feroz en televisión entre aseguradoras médicas y abogados. Unos aseguran que elevará el coste de los seguros y por tanto de la sanidad, y que en el fondo solo beneficia a los abogados. Los proponentes creen que es una cuestión de justicia con ciertos casos dramáticos.

La superpoblación de las cárceles

La proposición 47 reclasifica ciertos delitos como menores y, por tanto, sin pena de prisión. De esta forma, pretende acabar con la superpoblación de las cárceles de California. Los proponentes afirman que sacar a miles de internos de las cárceles ahorraría entre 750 y 1.000 millones de dólares al año. La propuesta requiere que ese dinero se dedique a inversión en los colegios, otra de las grandes cuentas pendientes del estado.

Más información