Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La capital de Estados Unidos se acerca a la legalización de la marihuana

Los resultados parciales apuntan a una amplia victoria a favor de la despenalización

Un hombre a favor de la Iniciativa 71, este martes en Washington. Reuters

La ciudad de Washington votó este martes, por una amplia diferencia, a favor de la despenalización de la posesión de marihuana, según los resultados parciales. Puede tratarse de un punto de inflexión en el creciente debate sobre la regulación de esta droga dado el simbolismo de ser la capital de Estados Unidos. El Estado de Oregón también apoyó una iniciativa para hacer legal el consumo, la posesión y la venta de marihuana, lo que la haría legal a efectos recreativos, según la cadena televisiva CNN. En cambio, Florida rechazó la autorización del consumo para uso médico.

También Alaska votaba este martes sobre la legalización de esta droga, pero a medianoche aún no se habían difundido los resultados oficiales. Estas votaciones coinciden con las elecciones a alcalde, senador y representante en el Congreso de EE UU.

En Washington, un 64% de los residentes apoyó la iniciativa popular a favor de la legalización frente a un 29% que se opuso, según los primeros datos. Las autoridades de la capital dijeron recientemente que, si la votación era favorable, tenían previsto firmar con rapidez la nueva ley.

Entre varios votantes consultados este mediodía en el colegio electoral en el vestíbulo de la biblioteca Martin Luther King, en el centro de la ciudad, había coincidencia de que la propuesta sobre la despenalización de esa droga ayudará a incrementar la participación en estos comicios.

“La iniciativa sobre la marihuana es probablemente lo que me ha hecho votar”, decía Ran Bolton, un hombre blanco de 35 años que había salido de su puesto de trabajo, a tres bloques de distancia, para acudir a votar en esta biblioteca en honor al líder de los derechos civiles. “La propuesta hará probablemente que más gente venga a votar”, pronosticaba.

En caso de validarse, la Iniciativa 71 -promovida por un grupo de ciudadanos- haría legal para los mayores de 21 años poseer hasta 56 gramos de marihuana para consumo personal y cultivar hasta seis plantas en una casa. La propuesta no busca legalizar la venta como ya sucede en los Estados de Colorado y Washington, y votaron este martes Alaska y Oregón.

En marzo, el Consejo del Distrito de Columbia ya dio un paso en esa dirección al rebajar drásticamente las sanciones por posesión de 28 gramos de marihuana: pasaron de una multa de hasta 1.000 dólares y la posibilidad de una pena de cárcel de seis meses, a una multa de 25 dólares, equivalente a una sanción por aparcamiento indebido.

Pese a aprobarse la iniciativa a favor de la despenalización de la droga, el Congreso federal podría bloquearla

Los partidarios de la despenalización alegan que ayuda a reducir la disparidad racial en los arrestos por posesión de marihuana en Washington. Según un estudio de la American Civil Liberties Union, una organización civil, un 90% de las personas detenidas con cargos de posesión son de raza negra, por encima del 50% que suponen los afroamericanos en la población de la ciudad.

Las encuestas apuntan a que dos tercios de los residentes apoyan la Iniciativa 71. Sin embargo, aunque se aprobara en los comicios de este martes, no está garantizada su entrada en vigor. Dado que el Distrito de Columbia no es un Estado, el Congreso tiene jurisdicción sobre este y puede bloquear sus leyes. Varios congresistas han amenazado con bloquear los posibles cambios regulatorios de la marihuana alegando que la posesión de marihuana es ilegal bajo la ley federal. Además, aunque no interviniera, la despenalización podría ser inefectiva en la cuarta parte de Washington que yace en terreno federal.

“Sería muy injusto que el Congreso vetase la iniciativa”, afirmaba Bolton. “Al menos, habría la percepción pública de qué es lo que la gente quiere”. El joven votó a favor porque considera que es la mejor forma de acabar con la “marginalización” de las drogas.

En un tono similar se expresaba otro hombre blanco de la misma edad, que declinó dar su nombre. “En Washington hay gente que siente que su voto no importa e iniciativas como esta ayudan a demostrar lo contrario”, afirmaba debajo de un colorido mural del reverendo King. “Todo el mundo sabe que las elecciones al alcalde las van a ganar los demócratas. Lo importante aquí fueron las elecciones primarias al candidato demócrata”.

Otro hombre, negro de 40 años que también pedía el anonimato, explicaba que la regulación de la marihuana es un “debate candente” que había que abordar. Pero revelaba que no era el motivo por el que él había acudido a votar. Lo mismo decía Lauren, una mujer blanca de 34 años. Cree que la ciudad tiene “otros problemas” más importantes que la despenalización. Aún así, votó a favor de ella.

Fuera de la biblioteca, había varias personas haciendo encuestas a votantes. Michelle, una transeúnte, admitía que aún no había decidido si iba a votar. En una esquina, merodeaba un vagabundo negro de unos 40 años fumando un cigarrillo. El hombre, que declinó dar su nombre, desconocía que había elecciones ni que una de las votaciones era sobre la marihuana. “¿Y qué hay que hacer para votar? ¡Yo quiero votar!”, preguntó a este periodista. Sin esperar respuesta, cogió su bolsa y anduvo hacia el colegio electoral.

Más información