República Dominicana se aísla por su posición sobre los migrantes haitianos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos condena la decisión de Santo Domingo de desligarse del tribunal de justicia internacional

Haitianos en República Dominicana protestan en Santo Domingo. AFP

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha condenado la decisión, emitida por el  Gobierno de República Dominicana, de desligarse de la Corte de DD HH de la OEA, que acusa de discriminación al país caribeño sobre los haitianos que residen en su territorio entre 1999 y 2000. 

El fallo dominicano declaró "inconstitucional" la adhesión de Santo Domingo al sistema interamericano de justicia, pese a que durante los últimos 15 años tomó por buenas sus decisiones. “La referida sentencia no encuentra sustento alguno en el derecho internacional, por lo cual no puede tener efectos”, ha declarado este jueves la CIDH a través de un comunicado. La comisión sostiene que el instrumento de aceptación de competencia de la Corte Interamericana fue depositado el 25 de marzo de 1999 en la Organización de los Estados Americanos (OEA) bajo la firma del entonces presidente dominicano, y que, desde ese momento, República Dominicana ha actuado en respuesta a las medidas provisionales y casos contenciosos sometidos al conocimiento de la Corte por violaciones a la Convención Americana.

Lo que alega esta vez el Tribunal Constitucional dominicano para rehuir de la obligación de cumplir las sentencias de la Corte es que la incorporación de la República Dominicana al sistema interamericano de justicia no fue ratificada por el Congreso.

El máximo tribunal dominicano ha llegado a esta conclusión dos semanas después de que la Corte declarara culpable a República Dominicana por discriminar a los ciudadanos de origen haitiano mediante deportaciones masivas ocurridas entre los años 1999 y 2000; y de que conminara al Estado a echar la sentencia adoptada en octubre de 2013 por el propio Tribunal Constitucional, que priva de la nacionalidad a más de 200.000 dominicanos de origen haitiano nacidos a partir de 1939. Las autoridades dominicanas reaccionaron airadamente contra el veredicto, señalando que “cualquier posición que cuestione los poderes legítimamente constituidos de nuestro Estado es inaceptable para la República Dominicana”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos se ha ocupado durante más de 20 años de la discriminación de los ciudadanos haitianos y sus descendientes en territorio dominicano, a través de visitas, informes de país, audiencias, medidas cautelares, peticiones y casos. En ese período, la Corte IDH ha emitido tres sentencias contra el Estado dominicano vinculadas con esta temática, que no han sido acatadas en su totalidad por las autoridades de la isla. “Este tipo de acciones contradicen el compromiso que en ese mismo pronunciamiento el Estado señalaba tener con el Sistema Interamericano y con todos los actores de la comunidad internacional, al desconocer sus obligaciones voluntariamente contraídas en materia de derechos humanos ante las personas sujetas a su jurisdicción y ante todos los actores de la comunidad internacional”, ha señalado la CIDH.

En su declaración de este jueves, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos también ha recordado que, de acuerdo con los principios que rigen los derechos de los tratados, “un Estado que ha adoptado una determinada posición que produce efectos jurídicos, no puede luego asumir otra conducta que sea contradictoria con la primera y que cambie el estado de cosas en base al cual se guio la otra parte”. Adicionalmente, la comisión señala que no hay posibilidad de que un Estado que continúa siendo parte de la Convención Americana se desvincule de la competencia de la Corte Interamericana de DD HH.