Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Israel impulsa una ley del “Estado judío” que margina a las minorías

La norma, que debe pasar por el Parlamento, antepone el hecho religioso al democrático

Israel prepara una ley para excluir a las minorías Reuters-Live

El Consejo de Ministros de Israel aprobó este domingo el primer borrador de una norma que consagra el carácter judío del país por encima incluso de su naturaleza democrática. La Ley Básica, que proclama el “Estado-nación judío”, aún debe aprobarse en la Knesset –el Parlamento, donde comenzará a tramitarse esta misma semana- y, dada la polémica que ha suscitado, se asume que sufrirá modificaciones, pero por ahora mantiene elementos que hacen que el centro y la izquierda cataloguen el texto de “equivocado”, “crimen contra la convivencia” o “racista”. Además de esa primacía de los valores judíos, no garantiza literalmente la igualdad entre todos los ciudadanos y elimina el árabe como lengua cooficial. El 24,6% de la población de Israel (1,9 millones de habitantes) no profesa el judaísmo. Casi un millón y medio son árabes.

El texto, que es una fusión de dos propuestas nacionalistas, fue aprobado por los partidos de derecha y ultraderecha, Likud, Israel Beitenu y Casa Judía, y rechazado por los ministros de Hatnua (de la titular de Justicia, Tzipi Livni) y Yesh Atid (principal socio del primer ministro, Benjamín Netanyahu, liderado por el ministro de Finanzas, Yair Lapid). “En el Estado de Israel hay igualdad individual para todos los ciudadanos, pero el derecho nacional [está reservado] sólo para el pueblo judío”, ha defendido Netanyahu, provocando la ira de sus opositores.

Los medios locales desvelan un importante enfrentamiento verbal entre los ministros. Lapid, por ejemplo, recordaba que dos de los policías muertos en atentados en el último mes en Jerusalén eran drusos, no judíos. “¿Qué les diréis a la familia: que son ciudadanos de segunda?”, replicaba. Naftali Bennett, ministro de Economía por Casa Judía, aplaudía, por el contrario, una ley que prevendrá “infiltrados” como los refugiados que piden asilo y se agrupan en el cinturón de Tel Aviv.

Los asesores del primer ministro insisten en que, durante el debate, la ley será edulcorada, equiparando finalmente el carácter judío y el democrático del Estado e incluyendo la palabra “igualdad” al hablar de los derechos de todos los israelíes, profesen el credo que profesen. Se mantendrán, según las primeras filtraciones, la imposición de asignaturas de Historia y tradición judía en las escuelas, y la declaración del hebreo como única lengua oficial.

Sin embargo, la oficina del fiscal general del Estado ha mostrado su “reserva” ante un documento, que cree que presenta “dificultades fundamentales” para convivir con la legislación del país, que deberá en adelante “inspirarse” en estos mismos principios judíos. La declaración de independencia de Israel ya proclamaba “el establecimiento de un Estado judío”, pero en estos 66 años no se ha aplicado a norma alguna.

Por otro lado, un palestino de 32 años murió el domingo en Gaza por disparos del Ejército israelí. Es la primera víctima en la Franja desde que el 26 de agosto se firmó un alto el fuego entre Israel y las milicias palestinas al final de la Operación Margen Protector. La familia del joven afirma que estaba buscando pájaros cantores, muy apreciados, mientras fuentes militares sostienen que se aproximó a la valla “de forma sospechosa”, no atendió lo tiros al aire de advertencia y por eso la patrulla disparó “a sus pies”.

Más información