Por qué el 4 es el peor número para los latinoamericanos

Si la temperatura global sube cuatro grados centígrados los glaciares y las playas paradisíacas serán cosa del pasado

El calentamiento global es un hecho. Dejó de ser un fantasma abstracto para convertirse en algo real que afecta –y afectará cada vez más- a millones de personas, especialmente aquellas que viven en regiones en desarrollo, y que limitará las aspiraciones económicas de muchos países latinoamericanos.

Más sequías y lluvias torrenciales mermarán las exportaciones agrícolas, los habitantes de zonas costeras deberán afrontar la subida del nivel del mar y el impacto de más ciclones tropicales, y los niveles de pesca se reducirán en buena parte de la región.

Quizás estas cifras ayuden a comprender la magnitud del problema que se avecina. Según vaticina el informe Bajemos la temperatura, esto es lo que sucedería en Latinoamérica, que solo es responsable del 12,5% de las emisiones mundiales de gases invernadero, si los gobiernos no frenan las emisiones de dióxido de carbono y permiten que la temperatura mundial aumente 4 grados para el 2100:

  • Reducción de lluvias de entre un 20 y un 40% en la Patagonia, Brasil central, el Caribe y Centroamérica.
  • Las sequías aumentarían un 20% en toda la región, hecho que mermaría la producción de ganado y de grano y reduciría la capacidad productiva de Latinoamérica.
  • Los ciclones tropicales aumentarían un 80%
  • Los glaciares andinos prácticamente desaparecerían.
  • El nivel de los océanos crecería hasta 1 metro en la costa atlántica de Brasil y ciertas zonas del Caribe.

En este video mostramos los devastadores efectos que un planeta 4 grados más caliente tendría para Latinoamérica, y también las soluciones que los gobiernos tienen al alcance de sus manos para evitarlo, según el Banco Mundial.

Más información