Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
DE MAR A MAR

Corrupciones comparadas

Los Gobiernos más castigados por la contaminación entre política y negocios son los de Brasil y Argentina

Un empresario imputado en el caso Petrobras.
Un empresario imputado en el caso Petrobras.

En El enigma de Belgrano, el libro que publicó poco antes de morir, el historiador Tulio Halperin Donghi transcribió una carta de Manuel Belgrano fechada en Madrid el 10 de febrero de 1790. Quien veinte años después sería uno de los líderes de la independencia argentina, informaba a su padre que en esa capital “la plata puede mucho bien dirigida, teniendo algún conocimiento en cosas de la Corte”. La observación de Belgrano tenía lugar bajo el reinado de Carlos IV. En América Latina la corrupción parece crónica.

Envuelto en la tragedia de Iguala, Peña Nieto debió hacerse tiempo para explicar una mansión adquirida por su esposa a un contratista del Estado. El juez de la Corte Suprema paraguaya, Víctor Núñez, renunció, acusado de amparar al narcotráfico. Sin embargo, los Gobiernos más castigados por la contaminación entre política y negocios son los de Brasil y Argentina.Los sobornos que, por miles de millones de dólares, se pagaron en Petrobras, envuelven a Dilma Rousseff en una pesadilla. Cristina Kirchner tampoco duerme bien. El año pasado, dos financistas detallaron cómo traficaban con bolsos repletos de dólares que salían de Austral Construcciones, la empresa de Lázaro Báez, un contratista de obra pública. Llamaron a su financiera La Rosadita, un sarcástico homenaje a la Casa Rosada, el palacio de gobierno.

Báez alquiló durante años las 935 habitaciones del hotel Alto Calafate, que pertenece a los Kirchner. También la estatal Aerolíneas Argentinas renta los hoteles de la jefa del Estado. La crisis se agravó hace dos semanas cuando el juez Claudio Bonadio allanó la empresa de la presidenta.

Los corruptos brasileños y argentinos fueron clásicos en el modo de apropiarse del presupuesto nacional: contratos de obra pública. En Petrobras, un club de constructores acordaba los concursos. Hasta escribieron un manual de estilo. En Argentina el reparto fue menos sofisticado. Báez concentró el 90% de la obra pública de Santa Cruz, la provincia de los Kirchner. Y sólo alquilaba hoteles de los Kirchner. Los estereotipos nacionales se refuerzan: el espíritu de equipo brasileño contra el pobre individualismo argentino.

Hay otra diferencia relevante. Los fondos de Petrobras se distribuían entre el PT, el PMDB y el PP, las fuerzas que sostienen a Rousseff en el poder. Un financiamiento multipartidario que repite el mensalão y recuerda la tangentopoli italiana. Según el arrepentido Paulo Costa, el método se extiende a ferrocarriles, puertos y aeropuertos. Es el lado B del presidencialismo de coalición del que habla la ciencia política.

El escándalo kirchnerista beneficia a una familia. Entre los argentinos hasta la corrupción es caudillesca. Báez tampoco es un empresario del establishment, como sus colegas de Petrobras: era un empleado de banco a quien los Kirchner tocaron con su varita mágica. ¿Cómo no sospechar que es un testaferro? En la Argentina la presidenta está sentada en el banquillo.

Rousseff está a salvo. Por ahora. Le podría salpicar el sobreprecio pagado por una refinería de Pasadena, en 2006, cuando encabezaba el Consejo de Administración de Petrobras. O que, como confesó un empresario, su última campaña haya sido financiada con fondos negros de la petrolera. Aécio Neves lo sugirió: “No me ganó un partido sino una organización criminal”.

Rousseff prometió castigo a los culpables. En cambio Cristina Kirchner trató al juez de “carancho”; su jefe de Gabinete denunció un golpe de Estado; y un dirigente de su entorno pidió el empalamiento simbólico del magistrado. El kirchnerismo redujo en el Consejo de la Magistratura el salario de Bonadio en un 30%. Además del patrimonio, los Kirchner alimentan la impunidad.

Los jueces juegan papeles muy diversos. En Brasil son independientes. Sergio Moro, que investiga Petrobras, es visto como un héroe. En la Argentina, en cambio, se ha roto un compromiso. La justicia se sublevó frente a un Gobierno que, desde el año pasado, pretende avasallarla. Pero antes fue complaciente con los Kirchner. El mismo Bonadio absolvió a los secretarios privados de la presidenta, que en tres años multiplicaron sus bienes más de 70 veces.

Los Kirchner y la dirigencia del PT coinciden en no haber advertido que, después del ataque a las Torres Gemelas, y gracias al progreso de la informática, el lavado de activos está cada día más vigilado.

Además, en los dos países la recesión exacerba la sensibilidad moral. Privados de su fiesta de consumo, brasileños y argentinos se envuelven en la bandera de la ética para fundar repúblicas de la denuncia. ¿Indagarán las causas más profundas de sus males, como la falta de alternancia en el poder o el estatismo?

La saga populista deviene crónica policial. La regeneración política que habían prometido Lula da Silva, Rousseff y los Kirchner ha sido traicionada. Muchos argentinos escriben korrupción. Y en los diarios brasileños se habla de corruPTos. Como si el kirchnerismo y el Partido de los Trabajadores no fueran ya organizaciones partidarias, sino un modus operandi.

Más información