Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fractura iberoamericana amenaza el éxito de la cumbre de Veracruz

La ausencia de Brasil, Argentina, Venezuela y Bolivia en Veracruz ahonda la división

Los 22 países iberoamericanos forman una familia unida por lazos históricos, lingüísticos, culturales y sentimentales, pero no necesariamente bien avenida. México y España se han esforzado por reagrupar en Veracruz a todos los parientes, por encima de rivalidades y rencillas, ante el relanzamiento de esta comunidad, nacida en Guadalajara (México) en 1991. El reciente viaje del ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, a Cuba (el primero de un ministro de Mariano Rajoy), demostró la voluntad de reconstruir puentes, aparcando profundas diferencias políticas. También el propósito de la nueva secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, de centrarse en áreas como la educación o la innovación, alejadas de la confrontación ideológica.

Pero la profunda división de América Latina, ante la necesidad de enfrentarse al agotamiento del crecimiento económico basado en el alto precio de las materias primas, amenaza con dejar fuera de la refundada familia a una parte significativa de ella. Las ausencias de las presidentas de Brasil y Argentina, Dilma Rousseff y Cristina Fernández, así como, salvo sorpresa de última hora, del venezolano Nicolás Maduro, el boliviano Evo Morales o el nicaragüense Daniel Ortega, muestran que en Veracruz —más allá del éxito numérico— no están todos los que son. Únicamente la asistencia del cubano Raúl Castro en la última jornada de la cumbre, cada vez más improbable, rompería la imagen de que una parte de la izquierda iberoamericana, la más alérgica a las fórmulas de la liberalización y el libre comercio, le da la espalda.

Los motivos no son los mismos en todos los casos. Brasil nunca ha tenido demasiado interés en una organización en la que México, la otra gran potencia regional, es protagonista, y prefiere centrarse en Unasur, donde ejerce el liderazgo indiscutible. Solo el empeño personal del rey Juan Carlos logró que Rousseff asistiera a la cumbre de Cádiz en 2012. Maduro, que retiró a su embajador de Madrid después de que Rajoy recibiera a la esposa del líder opositor encarcelado Leopoldo López, intenta mantener su ascendencia sobre los socios del ALBA (Alianza Bolivariana), aunque cada vez más menguada tras la desaparición de Chávez y las crecientes dificultades para mantener la alimentación intravenosa a Gobiernos afines en forma de petróleo subvencionado. Solo la presencia de representantes de la izquierda menos dogmática, como el uruguayo José Mujica, que se despide en esta cumbre, la chilena Michelle Bachelet, el salvadoreño Salvador Sánchez Cerén o el ecuatoriano Rafael Correa impide que el paisaje de Veracruz sea monocolor.

Las cumbres de jefes de Estado y Gobierno, que llegan a su 24ª edición y pasarán a ser bienales, ha cedido protagonismo en favor de foros de la sociedad civil, como el encuentro empresarial, en el que han participado más de 200 compañías, o el Foro de la Comunicación, en el que han debatido los nuevos retos de la economía digital los máximos responsables de los principales grupos del mundo en español, como Univisión, Televisa o PRISA. Pero tampoco parece fácil que los mandatarios de Cuba o Venezuela estén dispuestos a debatir sobre la libertad de prensa.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha aprovechado los prolegómenos de la cumbre para alardear de la recuperación económica de España, y para defender su receta: reformas estructurales, aunque resulten dolorosas, para ganar competitividad. Es una música que suena bien a los oídos de su anfitrión, el mexicano Enrique Peña Nieto, embarcado en un programa de reformas estructurales. Pero ni uno ni otro pueden presentar aún resultados para la mayoría de la población. América Latina camina por sendas divergentes y la familia iberoamericana, reunida en Veracruz, se resiente.

Siete mandatarios ausentes en la cumbre de Veracruz

MIGUEL GONZÁLEZ / JAN MARTÍNEZ AHRENS

Quince de 22. Lejos del pleno, al que aspiraba, la Cumbre Iberoamericana de Veracruz ha conseguido más afluencia que las de Paraguay (2011) y Panamá (2013), a las que faltaron la mitad de los invitados, pero menos de Cádiz (2012), donde solo fallaron los mandatarios de Argentina, Uruguay, Cuba y Venezuela.

A las ausencias ya anunciadas de Dilma Rousseff (Brasil) y Cristina Fernández (Argentina), se sumaron las de Nicolás Maduro (Venezuela), Daniel Ortega (Nicaragua) y Evo Morales (Bolivia), quien el domingo atribuyó la organización de estas cumbres a “los monarcas de España, para sus propios intereses”. El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, que había llegado a Veracruz, tuvo que ausentarse por motivos de salud; mientras que ayer aún no se descartaba, aunque parecía cada vez más improbable, la presencia en la última jornada del líder cubano, Raúl Castro.

El hecho de que un país del peso de México se encargase de organizar la cumbre parecía una garantía de éxito, después de que en los últimos años muchos socios latinoamericanos hubieran dado muestras de escaso interés por la comunidad que comparten con España y Portugal. También la renovación en la Secretaría General Iberoamericana, donde el veterano Enrique Iglesias ha sido sustituido por la costarricense Rebeca Grynspan, permitía confiar en una relanzamiento de la comunidad. El resultado final se ha quedado a medias, no tanto por el número de ausencias sino por el peso de algunas de ellas, como Brasil y Argentina.

Más allá de los debates, la cumbre ha servido de escenario para numerosos encuentros bilaterales. El Rey se ha entrevistado con el presidente peruano Ollanta Humala, mientras que el presidente Mariano Rajoy lo ha hecho con los presidentes de Paraguay (Horacio Cortés) y Guatemala (Otto Pérez Molina).

Más información