Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La huelga general es la señal de que vamos en la dirección correcta”

Entrevista a Pier Carlo Padoan, ministro de Economía y Finanzas del Gobierno italiano

El ministro italiano Pier Carlo Padoan, el martes. EFE

En el Gobierno italiano hay pocos pesos pesados. De hecho, varios ministros parecen poseer el don de la invisibilidad. No es el caso del profesor Pier Carlo Padoan (Roma, 1950), quien antes de asumir la cartera de Economía y Finanzas fue director ejecutivo para Italia, Grecia y Portugal del Fondo Monetario Internacional (FMI) entre 2001 y 2005 y más tarde vicesecretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Se da por seguro que su inclusión en el Gobierno de Matteo Renzi —con quien sostiene cordiales discrepancias— respondió a una imposición del presidente de la República, Giorgio Napolitano, preocupado por garantizar el diálogo con las instituciones europeas. Padoan concede esta entrevista a cinco periódicos europeos.

Pregunta. A la vista de la huelga general y del desencuentro de Matteo Renzi con una parte de la izquierda, ¿el Gobierno no tendrá miedo a la hora de ir adelante con las reformas?

Respuesta. El Gobierno no tiene miedo. La huelga es la señal de que una parte de los sindicatos perciben que esta vez la reforma cambiará verdaderamente el mercado del trabajo en Italia y piensan que perderán privilegios. Y por eso mismo la historia de las reformas estructurales en todos los países es también una historia de conflictos. Las resistencias no nos sorprenden. Pero esta reforma está destinada a incluir en el mercado de trabajo a quien ha estado excluido, sobre todo a los jóvenes, porque el verdadero drama del mercado laboral italiano es el gigantesco paro juvenil. La mala situación económica del país se debe precisamente a la ausencia de reformas en los últimos 20 años, que se ha traducido en obstáculos a la inversión y a la creación de puestos de trabajo. Estamos convencidos de que hacemos lo que necesita el país. Y la reacción de los sindicatos es la señal de que vamos en la dirección correcta.

P. Su Gobierno está empeñado en demostrar a Europa que Italia está cambiando. ¿Cree, después de haber sido el presidente de turno del Ecofin durante los últimos seis meses, que Europa también está dispuesta a cambiar?

R. En Europa hemos puesto en orden las cuentas públicas y hemos reforzado el sector financiero con la unión bancaria. Pero solo desde hace poco estamos afrontando con determinación las reformas estructurales. Debemos mejorar nuestra coordinación sobre este frente. La situación actual de la UE se caracteriza por tres cuestiones: recesión, fragmentación institucional y carencia de confianza recíproca. En estas condiciones es muy difícil asumir una política económica compartida. Por eso, estoy muy satisfecho del acuerdo logrado en el sentido de que la prioridad es el crecimiento y el empleo. Los ciudadanos europeos están desilusionados porque el paro no baja, y se echa la culpa a Europa. La consecuencia es el crecimiento de partidos euroescépticos o antieuropeos. Entre mis colegas del Ecofin existe una fuerte determinación a encontrar instrumentos para dar respuestas a estos problemas.

P. Para un parado es difícil tener paciencia…

R. Lo entiendo. El riesgo de la generación perdida es serio.

P. ¿Qué se puede hacer?

R. No existen varitas mágicas. Es necesario usar lo mejor que se pueda todos los instrumentos que tenemos, ponerlos todos juntos de modo coherente y razonar sin prejuicios sobre las medidas que hay que tomar. Y es también necesario fiarse más el uno del otro de lo que se hace ahora. Si existen sospechas recíprocas de que quien propone algo alberga segundas intenciones, es más difícil llegar a soluciones compartidas, a medidas concretas. Una de las consecuencias de la crisis no es solo la desconfianza entre los ciudadanos y las instituciones europeas, sino también entre un país y otro. Esto requiere tiempo y paciencia pero, mientras, es necesario dar señales de que se va en la dirección justa.

P. Pero no hay mucho tiempo…

R. Estoy de acuerdo, no hay mucho tiempo. Europa se encuentra delante de una encrucijada: un camino lleva al estancamiento y el otro al crecimiento del que tiene tanta necesidad, ya sea un crecimiento inmediato o a medio o largo plazo.

Más información