La guerrilla colombiana declara un alto el fuego unilateral e indefinido

La guerrilla asegura en un comunicado que sólo romperá el compromiso si reciben ataques

Miembros de las FARC en Colombia. AP / Atlas

La guerrilla colombiana de las FARC declaró este miércoles un alto el fuego unilateral indefinido. En un comunicado publicado en su página web, explican la decisión: “Hemos resuelto declarar un cese unilateral al fuego y a las hostilidades por tiempo indefinido, que debe transformase en armisticio. Para el logro de su pleno éxito, aspiramos contar con la veeduría de Unasur, CELAC, el CICR, y el Frente Amplio por la Paz”, dice el documento. Sin embargo, plantea condiciones: “Este cese de fuego unilateral, que deseamos se prolongue en el tiempo, se daría por terminado solamente si se constata que nuestras estructuras guerrilleras han sido objeto de ataques por parte de la fuerza pública”, según el texto. La tregua comenzaría en la medianoche del 20 de diciembre, pero solo si contase con la verificación de, por lo menos, una de las organizaciones aludidas en el llamamiento.

La decisión se produce días después de que se hayan reanudado las negociaciones que la guerrilla mantiene con el Gobierno de Juan Manuel Santos desde hace dos años en La Habana y que fueron suspendidas en noviembre durante tres semanas por el secuestro de un general del Ejército. Este alto el fuego es diferente de los anteriores anunciados por la guerrilla a lo largo del proceso, ya que siempre solían tener carácter temporal y coincidían, por ejemplo, con fechas como las elecciones presidenciales o la Navidad.

En esta ocasión, manifiestan la voluntad de que “se prolongue en el tiempo”, algo que Jorge Restrepo, analista en temas de seguridad del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC), considera que no tiene precedentes, ni siquiera en anteriores negociaciones.

“Se trata de un gesto de paz muy importante, pero colocan ese condicionante de no ser objeto de ataques”, indica el experto. “Esto hace que el Gobierno pierda la iniciativa, le obliga a tomar una decisión” sobre si decretar una medida análoga o no.

En esta fase de las conversaciones en la capital cubana, las partes estaban discutiendo medidas que contribuyeran a rebajar la intensidad del conflicto. Restrepo, no obstante, descarta que la tregua unilateral indefinida que anunciaron este miércoles las FARC sea consecuencia de un pacto surgido de la mesa de La Habana.

Hasta ahora, el Gobierno de Juan Manuel Santos ha mantenido su posición de que negociará en medio del conflicto y que no suspenderá la ofensiva militar en contra de la guerrilla. El objetivo era evitar que las FARC utilicen la tregua para fortalecerse como hicieron en anteriores procesos de paz. Esta tregua de la guerrilla pone al Gobierno en la necesidad de decidir, ya que cualquier golpe contra las FARC podría dar por finalizada esta tregua unilateral.

Para Ariel Ávila, investigador de la fundación Paz y Reconciliación, la decisión de las FARC es arriesgada porque ahora la gran pregunta será qué acciones enprendidas por el Ejército provocarían que se levantase ese alto en fuego, por ejemplo, si se bombardeara uno de los campamentos de los jefes guerrilleros.

“Es una muy buena noticia pero falta por definir la técnica y ese es el riesgo que le veo”. Para Ávila, esta decisión es producto de la tensión que se vivió por el secuestro del general y “demuestra que las FARC comienzan a pensar en la opinión pública”.

Las FARC aseguran que tomaron la decisión inspirados en “el derecho de gentes, (la) tradición constitucional colombiana y el homenaje a todas las víctimas ocasionadas en razón del conflicto que buscamos superar”, y tras reunirse con medio centenar de afectados de todas las partes implicadas en el conflicto armado durante el último semestre.

Más información