Selecciona Edición
Iniciar sesión

El chavismo fuerza la Constitución para renovar las instituciones

La mayoría simple del Partido Socialista Unido de Venezuela aprueba la designación de tres altos funcionarios afines

Nicolás Maduro, a la izquierda, y Diosdado Cabello AFP

El chavismo ha realizado una interpretación interesada de la Constitución venezolana para nombrar a tres ciudadanos afines en los cargos de Contralor General de la República, Fiscal General de la República y Defensor del Pueblo. El encargado de la maniobra denunciada por la oposición en los días previos a la sesión de este lunes fue el número dos del Gobierno y presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, quien pidió a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia que interpretara el artículo 279.

Según ese artículo estos tres cargos, que forman el llamado Poder Ciudadano, deberán ser votados por dos tercios de la cámara (110 votos de 165 escaños), luego de una preselección hecha por un comité de postulaciones convocado por el Consejo Moral Republicano. Como ninguna de las fuerzas en pugna en Venezuela los posee debían pactar para presentar una terna común. Pero el chavismo considera cualquier pacto con sus adversarios como una traición y decidió actuar en consecuencia. Mientras las distintas corrientes del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela acordaban los tres nombres que someterían a consideración de la plenaria, el Supremo trabajó a marchas forzadas el fin de semana para darle la razón en la interpretación que propuso Cabello de la Constitución.

Los integrantes del Consejo Moral Republicano –los titulares actuales de la Fiscalía, la Contraloría y la Defensoría del Pueblo, todos fichas de chavismo- jamás convocaron al comité con el propósito de servir a los intereses del Gobierno. El mismo artículo 279 establece que cuando esto ocurre la Asamblea Nacional designará a los cargos. Pero según el chavismo en ese caso ya no era necesario el voto de las dos terceras partes de la plenaria, porque no está expresamente establecida la votación calificada en ese pasaje del artículo. Y así procedieron. “Más nunca van a gobernar a este país. Están descalificados moralmente”, dijo varias veces Cabello durante la sesión.

La actual Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, designada en noviembre de 2007, fue ratificada por siete años más en su cargo. El nuevo Defensor del Pueblo es Tarek William Saab, exgobernador del estado Anzoátegui (oriente de Venezuela) y el contralor es el actual Procurador General de la República Manuel Galindo, quienes sustituyen a Gabriela Ramírez y Adelina González respectivamente. En medios periodísticos se especula con que el presidente Nicolás Maduro le ha ganado la mano a Cabello al colocar dos de los tres cargos renovados. El gobernante venezolano y la primera dama Cilia Flores aspiraban a que la exmagistrada Miriam Morandy sustituyera a Ortega Díaz.

En la sesión de este lunes también se elegirían a tres nuevos miembros principales y seis suplentes del Consejo Nacional Electoral (CNE) y a catorce nuevos magistrados del Supremo, pero no fue posible. Para esas designaciones el chavismo seguirá un camino menos retorcido. Aunque requieren de nuevo de la mayoría calificada para aprobar las ternas, si después de tres plenarias no hay un acuerdo entre las partes los cargos se elegirán por mayoría simple en una cuarta sesión. Cabello, que conduce el Parlamento como si fuera un cuartel, decidió convocar sesiones extraordinarias entre el 26 y el 28 de diciembre para culminar la faena, y advirtió a sus adversarios que los candidatos que lograron colocar en la ternas finales podrían no ser seleccionados.

La decisión luce como una respuesta a la estrategia de la oposición de votar en contra de las propuestas presentadas. Su jefe de bancada, Stalin González, protestó al inicio de la sesión por el desconocimiento de la Constitución y estableció que los parlamentarios salvarían sus votos “para que queda constancia ante la historia y las generaciones futuras”. Durante las semanas previas el chavismo pretendía lograr un acuerdo total a cambio de permitir que los partidos políticos que forman la Mesa de la Unidad, la coalición contraria al Gobierno, colocara a una de sus fichas entre los tres rectores principales del CNE y a cuatro magistrados en el Supremo. No ha sido posible porque en definitiva la dirección colegiada de la oposición ha preferido no tener representantes en los poderes públicos a justificar el apoyo a los candidatos oficialistas.

A través de la red social Twitter, el presidente Maduro respaldó la actuación del chavismo en la Asamblea Nacional "por la firmeza Constitucional con la cual actuaron frente a quienes buscan el Colapso Institucional del país" y felicitó a la fiscal Ortega Díaz, muy cuestionada por su actuación en las protestas ocurridas entre febrero y marzo, que terminaron con 43 muertos, centenares de heridos y miles de detenidos. “Ella continuará con su misión de construir un Ministerio Público justo”, escribió el jefe del Estado.