Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asia recuerda su peor desastre natural de la historia moderna

Miles de personas homenajean a los 225.000 muertos que causó un tsunami hace 10 años

Acto de homenaje a las personas fallecidas por el tsunami de 2004 en Chennai (India), este viernes.
Acto de homenaje a las personas fallecidas por el tsunami de 2004 en Chennai (India), este viernes. AP

El sureste asiático conmemoró con lágrimas, plegarias multitudinarias y visitas a fosas comunes el décimo aniversario de una de sus peores tragedias: el tsunami que asoló las costas del Índico hace una década. Miles de personas se reunieron este viernes en los principales focos del desastre en países como Indonesia, Tailandia, India o Sri Lanka, donde los únicos símbolos que quedan del fuerte terremoto y posterior maremoto son los monumentos y placas conmemorativas de los más de 225.000 muertos y desaparecidos. En la ciudad indonesia de Banda Aceh, sin embargo, un barco sigue descansando sobre el tejado de una vivienda para recordar la potencia y la destrucción que provocó el tsunami.

Banda Aceh, muy cercana al epicentro del seísmo de 9,1 grados en la escala de Richter y la zona más castigada, inauguró este viernes un parque en memoria de los fallecidos. “Hace diez años miles de cadáveres estaban tendidos en este campo. Hubo mucha confusión, shock, dolor, miedo y sufrimiento”, recordó hoy el vicepresidente de Indonesia, Jusuf Kalla, según informa la agencia Reuters. Solamente en esa ciudad murieron unas 126.000 personas. “Después, nos levantamos y recibimos ayuda de una forma extraordinaria”, señaló Kalla, que presidió el acto de homenaje. La comunidad internacional aportó una cantidad récord de donaciones –la mayoría privadas- y Naciones Unidas canalizó más de 6.250 millones de dólares (5.132 millones de euros) en ayuda humanitaria.

Las tareas de reconstrucción de las zonas más afectadas tardaron años en terminarse, pero sus habitantes consideran que las construcciones son ahora de mayor calidad que antes del suceso. En Banda Aceh el tsunami es ahora uno de los grandes reclamos turísticos de la zona, y hasta se ha creado una ruta especialmente dedicada a la tragedia y sus consecuencias.

Sri Lanka, con unos 35.000 muertos, fue el segundo país más damnificado. Un millar de personas fallecieron cuando la ola gigante hizo descarrilar un tren de pasajeros. Parte de los homenajes en ese país se hicieron este viernes ante el convoy restaurado y en el mismo lugar donde sucedió el accidente. En Tailandia murieron más de 8.000 personas, uno de cada cuatro turistas que estaban celebrando las vacaciones de Navidad en sus paradisíacas playas del sur del país. En India, el balance fue de 18.000 personas muertas o desaparecidas en los Estados de su costa oriental.

La mayoría de los países afectados han invertido durante la última década en sistemas de detección y prevención de desastres similares. Veintiocho Estados han gastado 400 millones de dólares en sistemas de alerta, como boyas que controlan el nivel del mar y sismógrafos.

Algunos expertos, sin embargo, aseguran que queda mucho trabajo por hacer en este ámbito. El ministro de Interior tailandés, Anupong Paochinda, aseguró este viernes que es “crucial” que la población esté bien informada y que los sistemas de alerta funcionen “con todas las garantías”. El gobernador provincial de Aceh, Zaini Abdullah –uno de los antiguos representantes del movimiento Free Aceh, que pedía la independencia de la región de Indonesia pero que tras el tsunami firmó la paz con el Gobierno--, ha pedido durante los actos de homenaje que los ciudadanos tengan mayor concienciación. “Tenemos que estar preparados por si llega otro desastre parecido y mitigar sus efectos de forma rápida y correcta”, ha dicho.

Más información