Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
RESUMEN DEL AÑO

La inflación, la escasez y el precio del petróleo lastran a Venezuela

El país cierra el año con problemas económicos a los que hay que sumar la creciente inseguridad, la conflictividad política y algunas buenas noticia en las artes y los deportes

Un acto del Gobierno de Maduro el 22 de diciembre EFE

La situación de Venezuela es tan dramática que este año el Banco Central de Venezuela, por presiones del Gobierno, decidió dejar de entregar con frecuencia mensual el reporte de la inflación y la escasez. Se entregan, cuando se entregan, reportes con meses de atraso. Los economistas andan a tientas. Los venezolanos saben que el dinero cada día vale menos, se han acostumbrado a perder horas en filas para poder comprar productos regulados con sus magros salarios y en general a un estado de calamidad sin precedentes en el último medio siglo. El Gobierno dice enfrentar una guerra económica y los empresarios se quejan de que en estas condiciones macroeconómicas es imposible producir.

La drástica caída de los ingresos petroleros venezolanos, que se ha sentido especialmente en el último tramo del año, ha provocado que Maduro haya recortado la asignación de divisas a la empresa privada y particulares. Venezuela es hoy un gran estado maula que debe al sector privado nacional e internacional unos 20.000 millones de dólares. La deuda más escandalosa es la que mantiene con las aerolíneas internacionales, de unos 3.500 millones de dólares. En una decisión sin precedentes estas compañías decidieron recortar frecuencias y mantener una operación mínima en el país. El aeropuerto internacional Simón Bolívar, la principal terminal del país, apenas tiene movimiento a media mañana y en la noche. Hoy aterrizan en Venezuela la mitad de los vuelos de 2013.

Para 2015 el Gobierno enfrenta un año electoral: se renovarán los diputados nacionales. En esas épocas suele aumentar el gasto público para asegurarse los votos necesarios para mantener el control de las instituciones, pero esta vez todo será distinto. Al tener menores ingresos y un barril de petróleo que cada vez más se cotiza a la baja –para el 19 de septiembre la cesta petrolera local costaba 51,26 dólares, una caída de 50 dólares en seis meses- el régimen está obligado a efectuar un ajuste fiscal y a devaluar la moneda. En el último año el bolívar en el mercado paralelo, que determina el precio de muchos bienes, pasó de cotizarse de Bs. 62 a Bs. 178 por dólar estadounidense.

Maduro ha respondido a esa coyuntura profundizando el control de la economía y estableciendo ganancias máximas en los bienes y servicios que se comercian en el país, es un esfuerzo por proteger el deteriorado poder adquisitivo de los venezolanos. En días pasados anunció que delegaría en el vicepresidente los actos de gobierno y se concentraría en dar “la batalla económica”. Para eso decidió crear “un estado mayor de la economía”. Con ese término militar, heredado de las metáforas bélicas que solía emplear su antecesor en el cargo, Hugo Chávez, el Presidente espera profundizar el control de la economía y terminar por asegurarse de que todos los bienes que se comercien en el país tengan un margen máximo de ganancia del 30%, en un esfuerzo por proteger el deteriorado poder adquisitivo de los venezolanos.

El colapso económico se sumó a los titulares habituales de los últimos tiempos: la creciente inseguridad personal, la eterna conflictividad política y a alguna que otra buena noticia en las artes y los deportes

El colapso económico se sumó a los titulares habituales de los últimos tiempos: la creciente inseguridad personal, la eterna conflictividad política y a alguna que otra buena noticia en las artes y los deportes. El homicidio más sonado fue el de la actriz Mónica Spear. El día de Reyes de 2014 la exmiss Venezuela 2004 y actriz de telenovelas, su marido Thomas Henry Berry, y la pequeña hija de ambos regresaban a Caracas luego de pasar las fiestas de fin de año entre los llanos y los andes venezolanos. En la autopista que comunica la ciudad costera de Puerto Cabello con Valencia, en el estado Carabobo, el vehículo conducido por Berry pinchó debido a un obstáculo colocado en el camino. Mientras una grúa los auxiliaba llegaron cuatro delincuentes con la intención de asaltarlos. La familia corrió a refugiarse dentro del vehículo y en represalia los hombres dispararon. Solo sobrevivió al ataque la niña. La cruel muerte de Spear y su sentido sepelio recordaron a los venezolanos que nadie está a salvo de la violencia, y que su escandalosa escalada no es un invento de los enemigos del chavismo. En 2013, según la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Violencia, (que el gobierno rechaza) asesinaron en Venezuela a 24.763 personas, una tasa de 79 homicidios por cada 100 mil habitantes. Entre 1999 y ese año han fallecido en circunstancias parecidas 200 mil personas en Venezuela.

La pugna política tuvo su expresión más acabada en un movimiento denominado “La Salida”. El 23 de enero de 2014 los dirigentes opositores Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma convocaron a una manifestación en el este de Caracas, que llamaron “La Salida”, con dos propósitos: uno público- exigir la inmediata renuncia del presidente Nicolás Maduro- y otro no declarado: producir un relevo en el liderazgo de la oposición que hasta ese momento ostentaba el excandidato presidencial y gobernador Henrique Capriles Radonski.

Días después comenzó en San Cristóbal, al Occidente de Venezuela, una manifestación universitaria para rechazar la inseguridad. Los estudiantes tomaron las calles de la capital del estado Táchira para repudiar el intento de violación de una estudiante dentro del campus de la Universidad de Los Andes. Ambas fuerzas telúricas se unieron días después para provocar, en los siguientes cuatro meses, el caos en las principales ciudades del país y una crisis política sin precedentes para el joven mandato de Nicolás Maduro. El gobierno sobrevivió al asedio, pero se vio obligado a hacer concesiones que no tenía en mente a principios de fin de año: sentarse a una mesa con sus adversarios con la mediación de Brasil, Ecuador, Colombia y el Vaticano y comenzar en la Asamblea Nacional el proceso que culminaría con la renovación parcial de los poderes públicos. La forma de reprimir la protesta provocó la condena de Naciones Unidas, la Unión Europea y Washington, que decidió sancionar en Estados Unidos a los altos cargos responsables de la violación de derechos humanos. Hoy en día el movimiento que convocó la protesta ha sido descabezado y otros están en la clandestinidad. Leopoldo López está preso desde febrero y María Corina Machado enfrenta un juicio como presunta responsable de conspiración para asesinar al gobernante venezolano.

Los deportes y las artes dieron a los venezolanos motivos de alegría: en enero la película venezolana Azul y no tan rosa se alzó con el Premio Goya al mejor filme extranjero. Un galardón de esa importancia es un logro infrecuente para la cinematografía local, pero a la vez luce como un espaldarazo a la gran cantidad de producciones que se rodaron en los últimos años y que lograron enterrar para siempre el estigma de que el cine venezolano era un producto menor que solo mostraba a delincuentes, prostitutas y marginales en pantalla. En el béisbol de Estados Unidos el venezolano José Altuve obtuvo el título de mejor bateador de la Liga Americana. Un logro muy celebrado en un país sumido en una profunda crisis.

Más información