Selecciona Edición
Iniciar sesión

Indonesia dice que el avión perdido podría estar “en el fondo del mar”

Todavía no se han hallado ni restos del aparato ni indicios de las 162 personas a bordo

EE UU y China han anunciado el envío de ayuda para colaborar en la búsqueda mientras efectivos de otros cinco países peinan un área de 124.000 kilómetros cuadrados

Un oficial señala un mapa del probable lugar del accidente. AFP (J. K.) | REUTERS-LIVE!

Las autoridades de Indonesia han informado este lunes de que lo más probable es que el vuelo QZ8501 de la compañía malasia AirAsia desaparecido este domingo esté "en el fondo del mar", de acuerdo con el cálculo del lugar donde pudo caer, según ha dicho en rueda de prensa el jefe del equipo de rescate, Bambang Soelistyo. El primer almirante indonesio, Sigit Setiayana, aseguró a la agencia AP que la visibilidad era buena, por lo que “si Dios quiere, lo encontraremos pronto”. La búsqueda ha concluido por segundo día consecutivo y, por el momento, no se han localizado ni restos del avión ni indicios de las 162 personas que viajaban a bordo, la mayoría de nacionalidad indonesia (155).

El Gobierno de Estados Unidos anunció la noche del lunes el envío de un barco militar para colaborar en las labores de búsqueda de la aeronave. Pekín difundió poco después que enviaría también un avión y otro buque para ayudar en las tareas. Efectivos de otros cinco países han retomado a primera hora de la mañana de este martes la búsqueda del avión, centrada en aguas próximas a la isla de Belitung, en la zona donde se perdió el contacto a las 7.24 hora local (1.24 hora peninsular española) del domingo, unos 45 minutos después del despegue. Los equipos de rescate peinan las aguas cercanas con un sistema de búsqueda por sonar capaz de ubicar una nave hundida en profundidades de entre 1.000 y 2.000 metros. La zona en la que se busca el avión del mar de Java es de poca profundidad, de unos 46 metros, según explicó Bambang, que se mostró optimista de poder encontrar restos pronto si es que el aparato se estrelló y se hundió en el mar. El vicepresidente indonesio, Jusuf Kalla, ha asegurado que "el Gobierno indonesio ha ordenado a la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate (Basarnas), a la Fuerza Aérea, a la Marina y al Ejército, así como a las autoridades locales, que movilicen hasta el último recurso y material para buscar este avión, por mar y por tierra".

En caso de que el aparato se encuentre en el fondo del mar, Indonesia ha admitido que no posee los recursos y herramientas necesarias para recuperar el avión, por lo que las autoridades ya ha se han puesto en contacto con otros países: “debido a la falta de tecnología, hemos coordinado con el ministro de Asuntos Exteriores que vamos a pedir ayuda a otras naciones que se han ofrecido como el Reino Unido, Francia y Estados Unidos”, añadió Bambang.

En el aparato viajaban 155 pasajeros, entre ellos 16 niños y un bebé, además de los dos pilotos y cinco miembros de la tripulación —cuatro azafatas y un ingeniero—. La mayoría de los desaparecidos son de nacionalidad indonesia (155), pero también tres surcoreanos, un malasio, un francés, un británico y un singapurense, según AirAsia. El piloto y el primer oficial contaban con 6.100 y 2.275 horas de vuelo respectivamente. El artefacto superó con éxito su última revisión el pasado 16 de noviembre.

Indonesia ha desplegado este lunes 12 barcos de la Armada, cinco aviones, tres helicópteros y varios buques de guerra para rastrear la zona. Singapur aporta cuatro aviones y cuatro embarcaciones y Malasia también colabora con tres aeronaves y varios barcos. Australia y Corea del Sur, con un avión cada uno, también ayudan a peinar el área de unos 124.000 kilómetros cuadrados donde se cree que cayó la nave.

Por su parte, el consejero delegado de AirAsia, Tony Fernandes, pidió no especular sobre el suceso, si bien admitió que las condiciones meteorológicas “no eran buenas”. “Por el momento no tenemos ni idea de qué salió mal”, dijo el ejecutivo desde el aeropuerto de Surabaya, donde aguardan la mayoría de los familiares y amigos de los 162 ocupantes del avión a la espera de respuestas. 2014 ha sido un año desastroso para las compañías aéreas malasias. El suceso del domingo ocurre diez meses después que el vuelo MH370 de Malaysia Airlines desapareciera mientras cubría la ruta entre Kuala Lumpur y Pekín con 239 personas a bordo.

Más información