Recuperados 30 cuerpos del avión que se estrelló en aguas indonesias

Expertos franceses llegan al país para ayudar a localizar el fuselaje y las cajas negras

Los equipos de rescate recuperan uno de los cadáveres. EFE

Las autoridades indonesias han informado de que se han recuperado 30 cuerpos de los 162 ocupantes del vuelo QZ8531, que se estrelló en el mar de Java hace cinco días mientras cubría la ruta entre Surabaya y Singapur. Los cadáveres se han trasladado o bien hasta Surabaya —donde se reúnen los familiares de las víctimas— o Pangkalan Bun, la localidad más cercana a las aguas donde se han encontrado los restos humanos y otros objetos pertenecientes al avión, como una puerta de emergencia, una rampa de emergencia hinchable o un chaleco salvavidas. Por el momento solamente se ha identificado a una de las víctimas, cuyos restos ya se entregaron a la familia.

Según informó la Agencia indonesia de Búsqueda y Rescate (Basarnas), 29 barcos y 17 aviones reemprendieron este viernes las tareas de búsqueda del fuselaje del avión y de las cajas negras, que deberían esclarecer las causas del accidente. “Nos centraremos en la detección submarina”, aseguró el jefe del operativo, Bambang Soelistyo. A ello ayudan un grupo de expertos franceses que llegaron a la zona este viernes con dispositivos especiales de localización de señales acústicas debajo de la superficie, como las que emiten las cajas negras de la nave. El área de búsqueda es de unos 4.000 kilómetros cuadrados.

Los trabajos han sido interrumpidos en varias ocasiones durante los últimos días por el mal tiempo, que este viernes mejoró pero las previsiones meteorológicas apuntan que volverá a complicarse en las próximas horas con olas de hasta cuatro metros. Todos los restos encontrados hasta ahora estaban flotando en la superficie y se teme que las fuertes corrientes marítimas hayan arrastrado otros hacia zonas más alejadas, por lo que los aviones peinan un área mucho más amplia.

En el avión viajaban 155 pasajeros, entre ellos 16 niños y un bebé, además de los dos pilotos y cinco miembros de la tripulación. La mayoría de los desaparecidos son de nacionalidad indonesia (155), pero también tres surcoreanos, un malasio, un francés, un británico y un singapurense, según AirAsia. El piloto contaba con más de 20.000 horas de vuelo a sus espaldas (6.100 en la aerolínea) y el primer oficial 2.275. Unos 40 minutos después del despegue, el capitán reclamó desviarse ligeramente de la ruta marcada y pasar de los 9.800 metros a los 11.600 por malas condiciones meteorológicas.

Según la información de Reuters, a las 6.12 del domingo, 36 minutos después del despegue, el piloto pidió al centro de control de Yakarta permiso para desviarse a la izquierda de su ruta y ascender hasta 38.000 pies (11.582 metros) desde los 32.000 para evitar una zona con malas condiciones meteorológicas. Dos minutos despúes Yakarta dio luz verde para desviarse siete millas a la izquierda y ascender a 34.000 pies. Según esa versión, no hubo respuesta de los pilotos pero aún se detectaba el avión en los radares de control aéreo hasta que desapareció a las 6.18. No hubo ninguna llamada de emergencia.

Una fuente anónima de la investigación citada de Reuters afirma que los datos de radar indican que el aparato realizó un ascenso “increíblemente” escarpado, más allá de los límites del A320. Eso sugeriría una situación que recuerda a la sufrida por el A330 de Air France que se estrelló en el Atlántico en 2009.