Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Papandreu da la puntilla al Pasok al fundar un nuevo partido

El antiguo líder del histórico partido creado por su propio padre presenta el Movimiento de los Demócratas Socialistas

Yorgos Papandreu saluda a sus partidarios ayer en la reunión inaugural del nuevo partido.  Ampliar foto
Yorgos Papandreu saluda a sus partidarios ayer en la reunión inaugural del nuevo partido. EFE

Si hasta ayer el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) había perdido el 20% de sus votantes a favor de Syriza; un 10% en la conservadora Nueva Democracia —su socio de gobierno desde 2012— y otro 10% para To Potami (El Río, una nueva formación de centro), según una encuesta hecha pública esta semana, la presentación ayer del nuevo partido de Yorgos Papandreu, ex primer ministro griego, puede asestar la puntilla al histórico partido, fundado por su padre, Andreas, en 1974.

Con la nueva formación, Movimiento de los Demócratas Socialistas, el antiguo líder del Pasok se cobra cumplida venganza sobre su principal rival, Evánguelos Venizelos, actual número dos del Gobierno y ministro de Exteriores. Hace unas semanas ambos mantuvieron una reunión a cara de perro en la que Venizelos suplicó a Papandreu que no diera el paso al frente, pero en vano. Los medios griegos destacan el tono de vendetta que desprende la iniciativa; porque las rencillas entre ambos vienen de lejos y se hicieron especialmente patentes tras la caída de Papandreu en otoño de 2011, cuando propuso la celebración de un referéndum sobre el segundo rescate a Grecia que acabó con su salida del Gobierno, y su teórica jubilación política. Pese a integrar el Gobierno de coalición con Nueva Democracia desde junio de 2012, el Pasok está en caída libre desde 2010, fecha del primer rescate, anunciado entonces por un atribulado Papandreu.

Tras décadas de poder casi omnímodo —en 2009 ganó las elecciones con el 35% de los votos, mayoría absoluta— las encuestas daban hasta ayer al Pasok en torno al 5% de los votos para las elecciones de enero; a ese mínimo porcentaje habrá que descontarle los que pueda arrastrar tras de sí el nuevo partido de Papandreu.