ANÁLISIS

¿Quién teme a Alexis Tsipras?

Es un error dar como probable una salida del euro. Los costes serían tan altos que nadie va a tensar tanto esa cuerda

¿Quién teme a Alexis Tsipras, líder de Syriza y probable ganador de las elecciones en Grecia? No se le teme en la Comisión, en Bruselas. Ni en Fráncfort, sede del BCE. Ni siquiera en Berlín, a pesar de las informaciones que han provocado temblores ante una posible quita unilateral de la deuda que abocaría a Grecia a salir del euro. Y no se le teme porque Tsipras lleva meses reuniéndose en Bruselas, en Fráncfort y en Berlín, dejando claro que no va a tomar medidas revolucionarias: Grecia va a renegociar la ayuda europea, porque eso es exactamente lo que toca, y así conseguirá suavizar algo el ajuste; y, salvo sorpresa mayúscula, no va a acometer ninguna quita unilateral de deuda, y por supuesto no va a salir del euro, entre otras cosas porque los griegos no quieren eso ni en pintura.

Tsipras tiene las de ganar el 25-E y se sentará a negociar en Europa con toda normalidad los flecos finales que quedan del segundo programa y una tercera ayuda, un rescate blando con condiciones menos severas. Su programa está próximo al de la socialdemocracia de toda la vida, con pizcas de heterodoxia porque Grecia necesita como el agua un alivio de la deuda. ¿Es eso radical? La mayoría de los economistas de todo el espectro ideológico (incluidos los alemanes) plantean una reestructuración negociada. Hasta el FMI lo hace. Y eso Tsipras lo tiene en su mano: es improbable una quita sustancial para evitar sacudidas en los mercados, pero sí va a haber medidas paliativas; lo más fácil es alargar los plazos de devolución y reducir los intereses. Grecia se lo ha ganado con creces. En noviembre de 2012, el Eurogrupo acordó darle algo de eso una vez presentara superávit primario en sus cuentas públicas. Ya lo tiene. Bruselas podía haberle dado ese caramelo a Samarás, pero prefiere dejarlo para el próximo primer ministro, como parte de la solución de compromiso que llegará, seguro, para Atenas.

¿Por qué entonces tanto jaleo? Porque Grecia es una especie de laboratorio. En lo económico, se le ha impuesto un ajuste desconocido en tiempos de paz, que ahora se suavizará. En lo político, algún otro país parece haberse tomado las elecciones griegas como unas primarias (y eso puede provocar el efecto contrario al que busca: lo normal será ver a Tsipras en las cumbres europeas, con Merkel). Hay varios errores de bulto alrededor de Grecia. Uno: dar como probable una salida del euro. Los costes serían tan altos, para Grecia y para Europa (“un Lehman al cuadrado”, dice el historiador Barry Eichengreen), que nadie va a tensar tanto esa cuerda. Y dos: ver en Tsipras un loco peligroso. Son conocidas sus simpatías por Chávez y su querencia por las frases redondas (“han salvado a los bancos y han destruido a la sociedad: pura barbarie”; “la amenaza para Europa no es Syriza: es Merkel”); son menos conocidas sus visitas a Bruselas, Fráncfort y Berlín, donde se le considera un tipo razonable.

En política lo que no es posible es falso: a partir del 25-E se verán los motivos —o no— de la siembra de miedo de los últimos días.

Más información