Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Uno de los Kouachi estuvo en Yemen con un destacado líder de Al Qaeda

Said recibió en el país entrenamiento militar, según fuentes de inteligencia de EE UU

Los hermanos Chérif y Said Kouachi en una imagen difundida por la policía francesa.

Uno de los dos hermanos sospechosos del atentado contra el semanario satírico Charlie Hebdo, el miércoles en París, estuvo en Yemen con el líder de Al Qaeda Anwar al Awlaki. Fuentes de la inteligencia yemení han confirmado a la agencia Reuters que Said Kouachi, de 34 años, permaneció en ese país en 2011 varios meses, y que entró como alumno de estudios religiosos. Kouachi habría recibido entrenamiento militar de la filial de Al Qaeda en el país antes de regresar a Francia, según han informado funcionarios estadounidenses a The New York Times.

El sospechoso del ataque contra la sede del semanario, en el que fueron asesinadas 12 personas, habría obtenido entrenamiento en pequeño armamento de combate –como los fusiles de asalto empleados en el atentado contra el Charlie Hebdo--, puntería y otras habilidades militares. Una de las supervivientes del ataque, la dibujante Corinne Rey, Coco, aseguró que los hermanos le dijeron que pertenecían a Al Qaeda. Sin embargo, fuentes de la inteligencia antiterrorista estadounidense tratan de determinar si la filial del grupo terrorista en Yemen habría ordenado explícitamente le ataque. No hay indicios de ello, según los investigadores.

Said Kouachi estuvo en Yemen a la vez que otros jóvenes musulmanes, inspirado por Al Awlaki, el clérigo estadounidense de ascendencia yemení que en 2011 era una de las figuras principales de Al Qaeda en la península arábiga, según funcionarios estadounidenses y franceses. Antes de morir en el ataque de un dron estadounidense, en septiembre de 2011, Al Awlaki –vinculado a varios planes de atentados frustrados, como el intento de introducir bombas a cartuchos de tinta enviados en aviones de carga (octubre de 2010)— había llamado varias veces al asesinato de los dibujantes de Charlie Hebdo por insultar al profeta Mahoma.

No fue el único, la organización que lideró Osama bin Laden ha clamado contra las caricaturas del semanario francés en numerosas ocasiones. De hecho, Stèphane Charbonnier, director de la publicación satírica y uno de los muertos en el atentado del miércoles, aparecía en 2013 en una lista en Inspire, la revista de propaganda de la rama yemení de Al Qaeda, junto a otros periodistas, escritores o figuras públicas por ofender al Islam.

Said Kouachi ha estado en el radar de los servicios de inteligencia franceses por sus lazos con el yihadismo durante años. Sin embargo, a diferencia con su hermano Cherif, nunca ha sido condenado y no tenía antecedentes.

 

Más información