Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 vidas truncadas por el odio

El terror se ha cobrado la vida de dibujantes, policías o jóvenes judíos

Un hombre lleva una pancarta con los retratos de Wolinski, Cabu, Charb, Maris y Tignous, este domingo en la manifestación de París.
Un hombre lleva una pancarta con los retratos de Wolinski, Cabu, Charb, Maris y Tignous, este domingo en la manifestación de París.

Los atentados terroristas cometidos en París por los hermanos Chérif y Said Kouachi y Amedy Coulibaly entre el miércoles y el viernes han costado la vida a 17 personas:

 » Frédéric Boisseau fue la primera víctima de la matanza de Charlie Hebdo y el gran olvidado.  Agente de mantenimiento de Sodexo, era su primer día en las instalaciones del semanario. Estaba en la entrada cuando se produjo el asalto de los hermanos Kouachi. Tenía 42 y era padre de dos hijos de 12 y 10 años.

» Stéphane Charbonnier, Charb, era el director de la revista Charlie Hebdo. Tenía 47 años. Dibujante, fue el creador de Maurice y Patapon, el perro y el gato que intercambiaban ideas filosóficas y anticapitalistas. Era un pacifista preocupado por la viabilidad de su revista que no tenía hijos, según su compañera, porque preveía su dramático final. Amenazado de muerte, llevaba escolta permanente.

» Jean Cabut, Cabu, de 76 años, era uno de los dibujantes estrella de Charlie Hebdo, creador de personajes tan conocidos como el Grand Duduche y Beauf, el dueño de un bistró. También colaboraba con Canard enchaîné. Comenzó en Hara-Kiri, el precedente de Charlie.

» Georges Wolinski, de 80 años, era también uno de los grandes dibujantes del semanario satírico. Nació en Túnez y era huérfano desde los 12 años. Trabajó en diversos medios franceses, como L'Humanité o Paris Match. También empezó en Hara-Kiri en los años sesenta.

» Bernard Verlhac, Tignous, tenía 57 años. Era otro de los dibujantes importantes de Charlie. Trabajó para varias publicaciones francesas, como Fluide glacial o Marianne. Nació en París y el seudónimo con el que firmaba significa pequeño tiñoso en occitano.

» Honoré, de 73 años, era también dibujante de Charlie y suya era, de hecho, la viñeta que la mañana de la matanza había publicado la revista en Twitter. En ella, el jefe del Estado Islámico, Abubaker al Bagdadi, deseaba salud a todo el mundo por Navidad. Nació en Vichy y trabajó para varios medios franceses, como Libération y Le Monde.

» Bernard Maris, de 68 años, era economista y cronista de Charlie, donde le llamaban "tío Bernard". Colaboraba también con France Inter. Defendía la economía colaborativa y era muy crítico con el capitalismo, el paro y la exclusión.

» Franck Brisolaro, de 49 años, era el policía que escoltaba a Charb. Una semana de cada dos era su sombra. Cuando no trabajaba, se refugiaba en el campo, en Normandía, con su segunda mujer y su hijo de un año. Tenía otro hijo de 25 años de su primer matrimonio. Como policía había trabajado en Bosnia y Afganistán. En África fue herido de bala.

» Michel Renaud estaba de visita en Charlie la mañana de la matanza. Quería devolverle a Cabu los dibujos que le había prestado para la bienal que fundó, el festival de Clermont-Ferrand. Periodista de formación, había sido director de gabinete del exalcalde de la ciudad, Serge Godard.

» Elsa Cayat, de 54 años, es la única mujer víctima mortal del ataque al semanario satírico. Era psiquiatra y psicoanalista y tenía una sección fija en la revista. Se centraba casi siempre en los problemas de pareja. Tenía una consulta en el distrito XVI de París. Estaba casada y tenía una hija de 20 años.

» Moustapha Ourrad, de 60 años, era corrector de prensa. Nacido en Argelia, era un apasionado de la civilización bereber y de la lengua francesa. Con 20 años se instaló en Francia y en 1997 se incorporó a Charlie Hebdo. Acababa de conseguir la nacionalidad francesa.

» Ahmed Merabet, de 42 años, es el policía que, a la salida de la matanza de Charlie Hebdo fue rematado en el suelo por uno de los terroristas. De origen argelino, era de confesión musulmana. Trabajaba en la comisaría del distrito XI de París y acababa de lograr el grado de oficial de policía judicial, por lo que estaba pendiente de cambio de destino.

» Clarissa Jean-Philippe, de 25 años, era una becaria de policía municipal. Fue la agente que el terrorista Amedy Coulibaly mató al día siguiente de la matanza de Charlie Hebdo, en la mañana del jueves. Natural de Martinica, dejó allí madre y hermano para formarse como policía en la escuela de Pantin (Seine-Saint-Denis).

» Yohan Cohen, de 20 años, murió en el asalto del supermercado Hyper Cacher en la mañana del viernes, por los disparos de Coulibaly. Poseía el diploma de bachillerato en el instituto tecnológico y se había tomado un año sabático para trabajar y seguir sus estudios. Empleado en el supermercado, estaba orgulloso de tener su propio sueldo. Vivía en Sarcelles, al norte de París, una ciudad con una gran densidad de población judía.

» Yoav Hattab, de 21 años, era hijo de un rabino de Túnez. Llegó a Francia hace dos años y trabajaban en una empresa de electrónica de Montreuil, próxima a Hyper Cacher. Solía pasar por el supermercado antes de volver a casa para hacer pequeñas compras. Según algunos testigos, hizo frente al terrorista que le mató.

» Philippe Braham, de 45 años, trabajaba en una sociedad de ingeniería informática. Era padre de cuatro hijos y estaba pagando en la caja cuando entró el terrorista Coulibaly. Originario de Lilas (Seine-Saint-Denis), tenía la costumbre de pasar por el supermercado, especialmente los viernes, para el sabbat.

» François-Michel Saada, de 64 años, estaba jubilado. Vivía en Fonteney-sous-Bois e iba con mucha frecuencia a Israel, donde trabajan sus dos hijos. Tenía previsto establecerse allí definitivamente cuando se jubilara su esposa, Laurence, profesora de psicomotricidad. Se acercó a Hyper Cacher solo para comprar pan.

Más información