Hollande recobra popularidad con la gestión de la crisis de ‘Charlie Hebdo’

El presidente sube 10 puntos en los sondeos y su primer ministro, Manuel Valls, gana otros nueve

El presidente francés, François Hollande. AFP

Los franceses aplauden la buena gestión del Ejecutivo francés tras los tres atentados de los días 7, 8 y 9 de enero que dejaron 20 muertos, incluidos los tres terroristas que los cometieron. El presidente François Hollande, que había caído a mínimos históricos a finales del año pasado, ha visto recuperarse su cuota de popularidad en 10 puntos en apenas unos días, según una encuesta publicada el pasado fin de semana. Su primer ministro, Manuel Valls, ovacionado la semana pasada por la Asamblea Nacional al presentar sus nuevas medidas para luchar contra el terrorismo, también sube nueve puntos.

Con un 34% de opiniones positivas frente a un 65% negativas, el presidente recupera su mejor cuota de apreciación desde mayo de 2013, según el sondeo realizado por el instituto BVA para Orange e i-Télé. Valls concita un 44% de aprobación contra un 55% de rechazo. Ambos progresan, sobre todo, entre las personas que se consideran a la izquierda del Partido Socialista, con un repunte de 17 puntos, para alcanzar un 46% de aprobación en el caso de Hollande y un 37% en el de su primer ministro.

Junto al jefe de Estado y el del Gobierno, el grueso de los ministros también ven mejorada su apreciación, en especial el titular de Interior, Bernard Cazeneuve, en primera línea, que gana 14 puntos, hasta el 44% de opiniones positivas. Sin embargo, la popularidad de las figuras de la oposición permanece estable: el presidente de la conservadora Unión para un Movimiento Popular (UMP), Nicolas Sarkozy, se mantiene en un 26% de aprobación, y la líder ultraderechista del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, en un 27%, con una progresión mínima de un punto.

Los analistas destacan que la actuación de Hollande, valorada hasta por sus rivales, le ha devuelto una estatura presidencial, de jefe de Estado al mando del país, algo que, a menudo, se le ha negado. El 47% de los interrogados ve positiva su capacidad para tomar las decisiones adecuadas, frente a sólo el 17% en noviembre pasado. En un contexto de unidad nacional, plasmada en la manifestación del pasado 11 de enero en París, a la que sólo faltó el ultraderechista Frente Nacional, el 39% le considera un mandatario unificador, cuando sólo lo hacía el 10% en noviembre. Por último, el 37% lo define como competente (el 21% lo hacía hace dos meses).

El presidente socialista, cuya cuota de popularidad había iniciado ya una leve recuperación en diciembre pasado, saca así rédito de su rápida reacción a los atentados. La misma mañana que los hermanos Kouachi irrumpían en la sede del semanario Charlie Hebdo y mataban a tiros a 12 personas, el pasado 7 de enero, se desplazó al lugar de la matanza en muestra de solidaridad. La marcha histórica que organizó en París, a la que asistieron hasta 50 mandatarios extranjeros, convirtió la ciudad en la capital mundial contra el terror por un día y forzó a Estados Unidos a disculparse por no enviar a un representante de alto nivel.

Mientras tanto, las autoridades siguen adelante con la delicada tarea de enterrar a los autores de los ataques, abatidos por las fuerzas de seguridad. Tras los entierros el viernes y sábado por la noche de Said y Chérif Kouachi, los dos hermanos autores de la masacre, ayer seguía sin resolverse el destino del tercer terrorista, Amedy Coulibaly, autor del asesinato de una policía en Montrouge y de cuatro rehenes tras la toma de un supermercado judío en el este de París.

 

Más información