Selecciona Edición
Iniciar sesión

Un brote de sarampión en Disneyland pone el foco en la moda antivacunas

Un visitante a mediados de diciembre desató el brote más grave en 15 años en California

La enfermedad afecta ya a 67 personas en cuatro estados, la mitad de ellas menores

Imagen promocional del parque Disney California Adventure.

Un virulento brote de sarampión que afecta ya a 67 personas en cuatro estados de EE UU tiene en jaque a las autoridades sanitarias de California y ha puesto el foco sobre la moda de no vacunar a los niños en algunos barrios acomodados. El brote tuvo su origen en Disneyland, al sur de Los Ángeles, a mediados de diciembre. Los infectados por esta enfermedad estuvieron en el parque de atracciones o tienen relación con aquellos que estuvieron.

Según las autoridades, el brote comenzó con un visitante enfermo en Disneyland entre el 17 y el 20 de diciembre. Todos los casos de exposición a ese primer infectado, que se desconoce, deberían haber manifestado ya síntomas hacia el 10 de enero. Según los datos difundidos por el Departamento de Salud de California este miércoles, hasta la fecha hay 59 casos detectados en el estado, de los cuales 42 están directamente relacionados con el brote en el parque de atracciones. Además, hay otros 3 en Utah, 2 en el estado de Washington, 1 en Colorado, otro en Oregón y 1 bebé en México. Al menos uno de los casos de Utah y el bebé de México no estaban vacunados. La mitad de los infectados son menores de edad. Se trata del brote más importante en California en 15 años, cuando la enfermedad se consideró erradicada.

Las autoridades del Condado de Orange prohibieron el martes ir a clase a alumnos que no acrediten la vacunación

Las edades de los pacientes van desde los 7 meses a los 70 años. Las autoridades están tratando de determinar el estado de vacunación de todos ellos. De los 59 casos de California, se conoce ya el historial de vacunación de 34 personas, de las que 28 no estaban vacunadas. Entre los enfermos se cuentan cinco empleados de Disneyland.

El Departamento de Salud de California ha aprovechado el caso para recordar que “el sarampión está a solo un viaje en avión de EE UU”. “Este tipo de brote puede ocurrir en cualquier sitio donde hay un gran número de viajeros internacionales, incluyendo aeropuertos, restaurantes y tiendas. El sarampión es una enfermedad con alto riesgo de contagio en aviones. Nada podía hacerse para prevenir este brote”. Por eso, el Departamento insiste en que “la única manera de prevenir el sarampión es a través de la inmunización”.

El recordatorio tiene todo el sentido en un estado, California, donde en los últimos años la polémica sobre las familias que se niegan a vacunar a sus hijos ha invadido el debate público en torno a la salud. El número de padres que ha optado por no poner a sus hijos alguna de las vacunas del calendario oficial se ha duplicado desde 2007. Casi un millar de niños estudian en colegios donde la proporción de inmunización baja del nivel recomendado del 92%. A partir de esa cifra, se considera que hay una inmunización de grupo que protege también a los no vacunados. Pero si los no vacunados superan el 8% son un factor de riesgo para todos los demás.

De los 59 casos de California, se conoce ya el historial de vacunación de 34 personas: 28 de ellas no estaban vacunadas

La ausencia de vacunación está asociada en California a las familias de mayor poder adquisitivo. La ratio de niños no vacunados es el doble en los colegios privados que en los públicos. Los padres que cuestionan la seguridad de las vacunas pueden pedir la exención de la vacunación alegando motivos personales. La división por nivel adquisitivo es evidente: en el distrito de Los Ángeles las excepciones a alguna vacunación suponen el 1,6% de los niños escolarizados. En los barrios acomodados de Santa Mónica-Malibú la cifra es del 14.8%.

Anaheim es la ciudad más importante del Condado de Orange (OC), precisamente uno de los lugares en cuyas comunidades más ricas ha caído más la vacunación. En los colegios de la zona de playa de Capistrano, el porcentaje de excepciones llega al 9,8%, por encima de lo que se considera seguro para la inmunización de grupo. La rapidez con la que se ha propagado este brote de sarampión hace temer que los actuales niveles de vacunación no sean suficientes para contenerlo y el número de casos siga creciendo en las próximas semanas.

En una medida de fuerza para contener la expansión del virus, las autoridades sanitarias de Orange ordenaron el martes a unas dos docenas de alumnos de institutos que se fueran a casa por carecer de pruebas de vacunación.

La vacuna contra el sarampión fue introducida en EE UU en 1963 y la actual fórmula, que incluye dos dosis antes de cumplir los dos años, se inició en 1989. La enfermedad se consideraba erradicada en la práctica desde el año 2000. Sin embargo, las autoridades siempre advierten de que el sarampión sigue presente en otros países y no se puede prevenir que alguien con la enfermedad entre en el país. Es lo que se cree que ocurrió en Disneyland, concretamente en el parque California Adventure (adyacente al tradicional), a partir de un solo turista infectado.

Disneyland, en la ciudad de Anaheim, es el destino turístico más importante del área de Los Ángeles con más de 15 millones de visitantes al año. Un día cualquiera, a casi cualquier hora, Disneyland es tendencia local en Twitter, no porque ocurra nada especial, sino por la cantidad de gente que publica en las redes sociales que está en el parque.