Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

California debatirá una ley de muerte digna tras el caso de Brittany Maynard

La campaña de la mujer que se suicidó en noviembre logra que se plantee una nueva ley en el estado del que se tuvo que ir para morir

Los senadores estatales de California Lois Wolk y Bill Monning, coautores de la propuesta de ley de muerte digna, el martes en Sacramento. AP

Un grupo de legisladores de California presentó este miércoles un nuevo intento por legalizar el suicidio asistido en el estado, acompañados por la familia de Brittany Maynard, la mujer de 29 años que con su muerte el pasado noviembre dio un impulso sin precedentes a este debate legal en Estados Unidos. El último intento de regular el suicidio asistido en California fracasó en 2007.

Brittany Maynard vivía en Oakland, California, cuando a principios del año pasado le diagnosticaron una agresiva forma de cáncer en el cerebro, incurable, que la mataría antes de dos años. Se acababa de casar y planeaba tener hijos. Tras el diagnóstico, decidió poner fecha a su propia muerte, el 1 de noviembre, y dedicar todo ese tiempo a promover las leyes de muerte digna en Estados Unidos.

Para ello se mudó a Portland, Oregón, con su marido y sus padres. Oregón es uno de los cinco estados que permiten el suicidio asistido, junto a Washington, Montana, Vermont y Nuevo México. Tuvo que dejar su casa e instalarse en la ciudad norteña solo para poder morir por su propia mano y legalmente. Maynard hizo público su caso a través de la organización Compassion&Choices, que promueve las leyes de muerte digna en EE UU, para llamar la atención sobre la falta de opciones en su propio estado, California, y en casi todo el país.

ampliar foto
Brittany Maynard y su marido, Dan Diaz, en el Gran Cañón semanas antes de que ella se quitara la vida. AP

“La mayoría de los californianos no pueden hacer lo que nosotros hicimos”, dijo este miércoles en el capitolio de Sacramento, la capital de California, Debbie Ziegler, la madre de Maynard, durante la presentación de la nueva propuesta de ley. “Sabíamos que no pueden dejar sus casas, sus trabajos, sus familias, sus amigos, sus mascotas. Nosotros tuvimos que hacer todo eso y añadió otra capa de dolor”, dijo Ziegler, citada por la agencia AP.

La campaña tuvo un enorme impacto. Maynard contó en varios vídeos distribuidos por internet y vistos por cientos de miles de personas como se iba encontrando cada vez peor. En un momento dado, pareció replantearse la fecha de la muerte porque se sentía con fuerzas para seguir, aunque era consciente de que algún día no podría tomar esa decisión por sí misma. Finalmente, tras visitar el Gran Cañón, una de las ilusiones de su vida, y celebrar el cumpleaños de su marido, Maynard se quitó la vida el 1 de noviembre con un medicamento eutanásico recetado por un médico de Oregón, rodeada de su familia.

La experiencia de Maynard, que llenó telediarios y páginas de periódicos durante meses, reveló que las encuestas suelen reflejar un apoyo general al suicidio asistido entre los estadounidenses. La iniciativa también tiene un amplio apoyo en la prensa de referencia, pero se enfrenta a la oposición de lobbies médicos y la iglesia católica.

La nueva propuesta es muy similar a la existente en Oregón. Permitirá a una persona con una enfermedad terminal y una prognosis de muerte en un plazo de seis meses pedir una medicación eutanásica. El paciente debe ser capaz de tomar la medicación él mismo, no administrada por los médicos, y estar en pleno uso de sus facultades mentales. Los impulsores de la iniciativa han anunciado que consideran la posibilidad de llevar la cuestión a una votación popular en California si fracasa de nuevo en el Legislativo.