Selecciona Edición
Iniciar sesión

El nuevo Gobierno griego se estrena con tres superministerios económicos

El líder de los nacionalistas de derecha, Kamenos, es el nuevo titular de Defensa

Los nuevos miembros del Gobierno griego prestan juramento en el palacio presidencial. VÍDEO: REUTERS LIVE

 El nuevo Gobierno griego de colaboración Syriza-ANEL, que por motivos de austeridad, y como ya anunciara el primer ministro, Alexis Tsipras, durante la campaña, queda reducido a una decena de carteras de la veintena existente anteriormente, ha tomado este martes posesión ante el presidente del país, Karolos Papulias. La composición del Ejecutivo ha sido la esperada: hay cuatro superministerios, tres de ellos de contenido económico, que refunden varias competencias antes autónomas, y un zar visible, el grecoaustraliano Yannis Varoufakis, titular del Ministerio de Finanzas y, por ello, encargado principal de las conversaciones con la troika. Al frente de la decena de ministerios no figura ni una sola mujer, y sólo hay seis viceministras y secretarias de Estado entre los 40 altos cargos que componen el Gabinete.

Por primera vez en la historia del país ha habido dos ceremonias, primero una religiosa y a continuación otra civil. Entre los nueve altos cargos que han optado por jurar sobre el Evangelio estaba, como se preveía, el líder de ANEL, el derechista Panos Kamenos, ministro de Defensa, pero también un hombre muy próximo a Tsipras, Panayotis Kurublís (titular de Salud), que llegó a Syriza desde el Pasok en 2011. Inmediatamente después ha prometido el resto del Gabinete, la mayor parte de los hombres sin corbata, estilo Tsipras.

El Ejecutivo carece de ministras: el Parlamento solo tiene 44 diputadas

Los hombres fuertes del Ejecutivo pertenecen al círculo íntimo del primer ministro. Además de Varoufakis, conocido por su discurso hipercrítico sobre la deuda, se trata del vicepresidente Yannis Dragasakis, el único dirigente de Syriza con experiencia de gobierno y futuro supervisor económico; Yorgos Stazakis, en la cartera de Economía, Infraestructura, Marina y Turismo, un combo de competencias para fomentar el desarrollo; y el ministro de Trabajo, Panos Skurletis, hasta ahora portavoz del partido. Completa el superequipo económico el Ministerio de Producción, a cuyo frente estará el único representante del ala izquierdista de Syriza, Panayotis Lafazanis. Destaca también la presencia de un ministerio nuevo, el de Estado, que ocupará Nikos Papás, la mano derecha de Tsipras desde hace años, y que coordinará todas las acciones de Gobierno, que estarán basadas en el denominado “programa de Salónica”.

La ausencia de mujeres en el Consejo ha sido motivo de críticas en las redes sociales, pero ni ha suscitado el mismo ruido que en el extranjero ni resulta del todo extraña si se tiene en cuenta la exigua presencia femenina en el nuevo Parlamento: sólo hay 68 diputadas (de 300 escaños), unas cuantas menos que en las legislaturas de 2009 y 2012. La mayoría, 44, pertenecen a la bancada de Syriza. El nuevo Gobierno ha propuesto a una mujer, Zoí Konstantopoulou, como presidenta del Parlamento.

En el difícil equilibrio de poder con su contradictorio socio de Gobierno, la derecha nacionalista de ANEL (las siglas griegas de Griegos Independientes), Tsipras ha dado a Kamenos otros cuatro puestos de menor rango; uno de ellos, en concreto, reviste especial significado, el de viceprimer ministro (Terrence Quick), y teórico contrapeso al propio Tsipras. A cambio, Kamenos tendrá como número dos —y vigilante— en Defensa a un veterano de Syriza.

Los aliados de Syriza logran una de las 10 carteras principales

El líder de ANEL ha vuelto a recordar este martes que una de sus líneas rojas, la de la inmigración, “será respetada”. Su postura al respecto difiere radicalmente de la de Syriza, igual que en cuestiones como el reconocimiento de la antigua república yugoslava de Macedonia, o el entierro del hacha de guerra con Turquía, como propone Syriza desde hace años (y que implica directamente a la cartera de Kamenos). La separación de poderes Iglesia-Estado también ha quedado aparcada en beneficio de la política económica, donde la sintonía de los socios es casi unánime.

El primer Consejo de Ministros se celebrará mañana miércoles y entre las primeras medidas que adopte se prevé el aumento del salario mínimo a 751 euros (ahora asciende a 580). El Parlamento se constituirá el próximo 5 de febrero.

Más información