Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de tumbas profanadas en un cementerio judío en Francia

Al menos la mitad de las 400 sepulturas han sido afectadas por el ataque

Cientos de sepulturas del cementerio judío de la localidad de Sarre-Union, en Alsacia, han sido profanadas en los últimos días, solo cinco semanas después de los ataques yihadistas en París, que costaron la vida a 17 personas, entre ellas cuatro judíos en un hipermercado. El presidente francés, François Hollande, calificó de "acto odioso y bárbaro" lo ocurrido. "Un acto innoble, antisemita" y "un insulto a la memoria", señaló su primer ministro. Para el titular de Interior, Bernard Cazeneuve, es un “acto de odio”. A lo largo del año pasado, se registraron 851 actos antisemitas en Francia frente a los 423 de 2013.

Al menos la mitad de las 400 sepulturas han sufrido destrozos de diverso tipo en este ataque, que se ha producido en algún momento entre el jueves y el domingo, según la policía. El cementerio judío de Sarre-Union, construido en el siglo XVIII, ya ha sido objeto de asaltos antisemitas en el pasado. Uno de los más alarmantes se produjo en 2001, cuando cuatro menores de entre 13 y 15 años destruyeron 54 tumbas. La localidad tiene 3.250 habitantes. Su alcalde es Marc Séné, de la Unión por un Movimiento Popular (UMP).

Hollande afirmó que "Francia está decidida a luchar sin desmayo contra el antisemitismo". “La República no tolerará esta nueva herida que asesina los valores que comparten todos los franceses”, ha añadido Cazeneuve. “Ninguna violencia, ninguna manifestación de falta de respeto u odio inspirado en cualquier forma de racismo o intolerancia religiosa romperá nuestra indestructible voluntad de convivencia”.

El lugar ha sido visitado esta tarde por el gran rabino de Estrasburgo y el Bajo Rin, René Gutman, acompañado por el prefecto de la región, Stéphane Bouillon. Tras la visita, señalaron que más de un centenar de lápidas antiguas han sido derribadas y que la mayoría están rotas. Otras tumbas más recientes tambien fueron profanadas.

En Francia viven hoy 550.000 judíos. Cada año, una media de 4.000 deciden abandonar el país para instalarse en Israel, en muchos casos porque aducen sentirse inseguros en Francia. En 2014, la cifra llegó a 7.231 y se espera que este año el número sea bastante más elevado.

Tras los atentados de enero, las 300 sinagogas existentes en Francia y las escuelas judías están protegidas por militares las 24 horas del día.