Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Egipto bombardea posiciones de EI en Libia tras el asesinato de 21 coptos

Un comandante libio estima que los ataques han provocado la muerte de entre 40 y 50 militantes del grupo yihadista

Ampliar foto
Familiares de uno de los coptos presuntamente asesinados por EI. AP

Al presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, no le ha temblado el pulso a la hora de responder al asesinato de 21 cristianos egipcios coptos a manos de una filial libia del autodenominado Estado Islámico (EI), la milicia yihadista que controla una amplia franja de territorio en Siria e Irak. Tan sólo unas horas después de la publicación de una grabación en la que se puede ver la presunta decapitación de los rehenes coptos, un escuadrón de cazabombarderos F16 del Ejército egipcio efectuó durante la madrugada de este lunes una primera oleada de ataques aéreos contra posiciones del EI en Libia, que luego se repitió por la tarde.

Esta es la primera vez que El Cairo reconoce sin tapujos haber bombardeado posiciones de milicias yihadistas en el país vecino. El Gobierno egipcio había desmentido varias informaciones aparecidas durante los últimos meses que apuntaban a su participación en ataques contra bases islamistas en colaboración con Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

Milicianos de EI momentos antes de decapitar presuntamente a los rehenes coptos. Reuters

Según informó la televisión pública egipcia, el objetivo de los “precisos” bombardeos aéreos, en los que también participaron las Fuerzas Aéreas libias, fueron campos de entrenamiento, arsenales de armas y centros de comunicaciones del EI situados en varias localizaciones del este de Libia. Saqer al Jurushi, un portavoz libio, estimó que los ataques habían provocado la muerte de entre 40 y 50 militantes del EI. Sin embargo, la emisora por satélite Al Yazira informó de que también figuran entre las víctimas mortales al menos siete civiles, incluidos tres menores, residentes en la ciudad de Derna, principal feudo yihadista en territorio de Libia.

La acción puede abrir la puerta a una mayor implicación en el conflicto libio, que enfrenta a una constelación de milicias, la mayoría encuadrada en una de las dos grandes alianzas militares, las llamadas operaciones “Dignidad” y “Amanecer”. La primera, liderada por el general Jalifa Hifter y que lanzó el año pasado una cruzada contra las milicias islamistas, ha contado con la asistencia militar de Egipto. Cada una de las dos coaliciones militares respalda a uno de los dos Gobiernos que reclama ser el legítimo representante del pueblo libio.

Mientras el Ejecutivo con base en Trípoli denunció la intervención egipcia como “una violación de la soberanía nacional”, el que se encuentra en la ciudad de Tobruk, al este del país, apoyó el bombardeo con sus propios medios aéreos. “Pido a las potencias mundiales que respalden a Libia y lancen ataques militares contra estos grupos”, dijo el primer ministro Abdulá al Thini en referencia a las milicias de inspiración yihadista. “Esta amenaza se puede trasladar a los países europeos, especialmente a Italia”, añadió. El Gobierno italiano se dio por aludido ante las veladas amenazas a “Roma” incluidas en el vídeo de las decapitaciones, y solicitó este lunes una nueva intervención militar de la OTAN, que ya desempeñó un papel decisivo en la guerra civil del 2011 que culminó con la caída del régimen de Muamar Gadafi.

 VÍDEO: REUTERS LIVE

Si bien se esperan nuevos ataques aéreos durante las próximas horas, los analistas dudan de que El Cairo lleve a cabo una operación de mayor envergadura. “Es poco probable que Egipto abra un nuevo frente militar en Libia contra el EI de forma unilateral. No hay que olvidar que el Ejército está combatiendo a estos grupos en la península del Sinaí. En cambio, sí que sería más factible su participación en una coalición militar de carácter internacional”, sostiene Ibrahim Awad, catedrático de la Universidad Americana de El Cairo. A pesar de que la desestabilización de Libia afecta de forma directa la seguridad nacional de Egipto, Awad recuerda que uno de los factores que al Sisi deberá sopesar antes de intervenir es la existencia aún de miles de emigrantes egipcios en territorio libio. De hecho, el diario Libya Herald informaba anoche de que milicias islamistas habían secuestrado a otros 35 ciudadanos egipcios.

Uno de los primeros movimientos de El Cairo en la escena diplomática tras la ejecución de sus ciudadanos ha sido instar a la coalición internacional que combate el EI en Siria e Irak a ampliar su ámbito de acción. “Egipto renueva su llamada a la coalición internacional contra la organización terrorista Daesh [acrónimo en árabe del EI] para que adopte las medidas necesarias en el territorio libio”, reza un comunicado emitido este lunes por el ministerio de Asuntos Exteriores egipcio.

El brutal asesinato de los 21 rehenes cristianos ha conmocionado a la sociedad egipcia, y muy especialmente a la comunidad copta, que representa aproximadamente el 10% de la población. Todas las víctimas eran originarias de la provincia de Minia, y habían emigrado a Libia ante la falta de trabajo en su país.

Más información