El Eurogrupo acuerda la extensión del rescate griego por cuatro meses

La prórroga da más tiempo a Grecia para negociar la deuda con sus acreedores

Ampliar foto
El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, este viernes. AFP

Hay acuerdo. Tras el segundo Eurogrupo en una semana y el tercero desde que Syriza ganó las elecciones en Grecia, el Gobierno del país heleno y sus socios del euro han decidido este viernes extender el programa del rescate griego —que expiraba el 28 de este mes— durante al menos cuatro meses más. La propuesta griega era, sin embargo, de seis meses. "Hay más flexibilidad, que se acordará con las autoridades griegas", ha dicho el presidente del Eurogrupo en la rueda de prensa posterior.

La reunión de los ministros de Economía de la zona euro, reunido de urgencia este viernes en Bruselas, ha anunciado un principio de acuerdo base sobre el que detallar las condiciones de la extensión del actual programa. El texto ha sido redactado por el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble, y el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

"Hay un acuerdo inicial sobre un texto conjunto que se presentará ahora a los demás ministros del Eurogrupo", ha anunciado un alto funcionario griego. El texto, que incluye condiciones que debe cumplir Grecia para poder acceder a una extensión de seis meses del rescate de 240.000 millones de euros, aún no ha sido detallado en profundidad pero todas las informaciones indican que "hay progresos".

El comisario de Economía, Pierre Moscovici, anunció hace unos minutos desde el centro de las mismas conversaciones en su cuenta de Twitter que se "está avanzando" (on avance, on avance, on avance...) y fuentes del Eurogrupo citadas por France Presse ya lo confirmaban: "Parece que hay un acuerdo".

Esta reunión extraordinaria de los ministros del euro comenzaba este viernes con un más tensión de la habitual hasta ahora entre las partes negociadoras, que llevan ya 26 días de desencuentros. La Comisión Europea advirtió esta mañana que no era seguro al 100% un acuerdo entre las partes para extender el programa de rescate, que expira el próximo 28 de febrero. “Queda mucho por hacer”, reconoció un portavoz del presidente Jean-Claude Juncker, que auguró un pacto “si todo el mundo es razonable”. En la misma línea se mostró el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, quien dijo que veía "muy difícil" llegar a un acuerdo con Grecia pero que estaba intentando acercar a las "principales partes implicadas [Grecia y sus acreedores del BCE, el FMI y el resto de los países de la eurozona] para llegar a un acuerdo" en la cumbre de este viernes en Bruselas.

Ese acuerdo es lo que se deberá presentar esta noche a los ministros de Economía de la eurozona y lo que se prevé asiente las bases para desatascar el diálogo entre Grecia y "las instituciones". Es decir, lo que hasta ahora se conocía como troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea).

El ministro de finanzas griego, Yanis Varoufakis, que llegó "optimista" a la reunión donde señaló que, a pesar de las diferencias entre los distintos países del euro —especialmente la de Alemania, quien rechazó ayer jueves la propuesta griega— quiso dejar clara su posición y afirmó creer que habrá un acuerdo. "El Gobierno griego espera encontrar a sus socios [del euro] a mitad de camino", declaró en referencia a las posiciones enfrentadas entre Grecia y el resto del Eurogrupo sobre la extensión del programa del rescate para poder acceder a más crédito.

El Banco Central Europeo (BCE) desempolva los planes de una posible salida de Grecia del euro, según ha informado el Eurogrupo esta mañana. Y ante las dudas sobre un Grexit, Michel Sapin, ministro de Finanzas francés, se ha apresurado a dejarlo fuera del debate: "La única opción es trabajar para que Atenas se sienta cómoda" entre los 19 países que comparten la moneda única. Mientras tanto, el presidente François Hollande ha sido sido contundente durante una rueda de prensa en el Elíseo junto a la canciller alemana, Angela Merkel: "Grecia está en la zona euro y debe permanecer en ella".

Los ministros de Economía de España y Grecia, durante el Eurogrupo. AP

Bruselas aseguraba ayer jueves que sin acuerdo, el próximo lunes puede llegar una sacudida en los mercados. Pero la dureza de Alemania anticipa un Eurogrupo —cuyo comienzo se ha retrasado hasta las cuatro y media de la tarde, hora y media más de lo previsto— muy complicado. “La carta de solicitud de Grecia es un paso adelante. El problema es que los ministros de la eurozona deben hacerla operativa, y eso no va a ser fácil. No deberíamos jugar con fuego”, ha explicado una fuente diplomática europea.

El representante alemán en la Comisión Europea, Günter Oettinger, acusó a Grecia de “entrar como un elefante en una tienda china” y ha augurado que no habrá acuerdo hasta la semana próxima, antes de ser desautorizado por la Comisión. El Gobierno maltés ha explicado este viernes que Alemania está dispuesta a dejar salir del euro a Grecia. En 2012, Berlín ya sopesó echar a Grecia de la UE, y la crisis del euro se recrudeció hasta que la canciller Angela Merkel desechó la idea. El propio Yanis Varoufakis, en 2012, abogaba por mantener a Grecia en el euro ante la sacudida que eso podría provocar tanto en el país mediterráneo como en la eurozona.

Una mujer protesta contra Alemania en una manifestación en Atenas. AFP

Tanto Alexis Tsipras, el primer ministro griego, como la Comisión Europea se han mostrado esta mañana convencidos de la posibilidad de un acuerdo. Incluso los portavoces del Gobierno alemán han suavizado su postura después de las declaraciones de ayer, en las que rechazaron de plano la propuesta de Varoufakis. El escenario más probable, según las fuentes consultadas, sigue siendo un acuerdo de compromiso: Grecia ya ha cedido en la mayor parte de lo que quería el Eurogrupo, aunque algunos socios quieren aún más dureza por distintos motivos. Alemania y los acreedores están molestos con el tono de Tsipras desde su llegada al poder y no quieren que Grecia pueda considerarse un ejemplo a seguir por nadie. Los países periféricos rescatados son también severos con Grecia porque temen un contagio político. Bélgica, Holanda y los países bálticos fueron también ayer muy duros en una reunión previa al Eurogrupo, según uno de los asistentes a esa cita. Grecia espera alguna concesión por parte del Eurogrupo después de haber cedido en casi todo lo importante.

El historiador económico Barry Eichengreen, uno de los grandes expertos en crisis financieras, aseguraba hace unas semanas que una salida de Grecia del euro “sería como un Lehman Brothers al cuadrado”. Está por ver que en Bruselas se escuche la voz de los historiadores económicos.

Más información