Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrestado en Camboya un ecologista español

Alejandro González Davidson lidera una ONG que se opone a la construcción de una presa Las autoridades han anunciado su deportación inmediata

Ampliar foto
La policía camboyana arresta al ecologista español Alejandro González Davidson (centro). EFE

Las autoridades de Camboya han arrestado este lunes al activista medioambiental español Alejandro González Davidson, la cara más conocida de la ONG Madre Naturaleza de Camboya, que ha intensificado en los últimos meses una campaña en contra de la construcción de la presa hidroeléctrica de Chhay Areng, situada en el suroeste del país. Según ha informado el portavoz del Ministerio del Interior a la prensa local, González ha sido detenido esta mañana "para ser expulsado".

González vive en Camboya desde hace 12 años y las autoridades le denegaron a principios de mes la renovación de su visado, que expiró el 20 de febrero. A pesar de que la ley del país asiático contempla 37 días de prórroga, las fuerzas de seguridad no han esperado a que se cumplieran y han forzado su salida del país. El propio activista dejó claro hace pocos días al periódico Phnom Penh Post que no tenía intención de abandonar Camboya voluntariamente: "No voy a ir a ninguna parte a menos que vengan y me lleven físicamente a la frontera o al aeropuerto", advirtió. Las autoridades justificaron la negativa a renovar su visado porque durante el año pasado su ONG dificultó en varias ocasiones que vehículos del Gobierno accedieran a la zona donde se planea la construcción de la presa.

El ecologista catalán es conocido en el país asiático. Sus vídeos, que denuncian el impacto que tendría la construcción de la presa sobre los bosques de alrededor y en la vida de las comunidades indígenas de la zona, son seguidos por decenas de miles de camboyanos. Las organizaciones pro derechos humanos y hasta los partidos de la oposición se han solidarizado con su causa y habían pedido su permanencia en el país. El líder del Partido del Rescate Nacional de Camboya, Kem Sokha, llegó a enviar una carta al rey Norodom Sihamoni para que intercediera en el caso.

El proyecto, actualmente pendiente de aprobación y en medio de estudios de viabilidad, lo llevaría a cabo la mayor compañía hidroeléctrica de China, Sinohydro, de propiedad estatal. Su construcción supondría la inundación de como mínimo 26.000 hectáreas de bosques y el desplazamiento de unas 1.500 personas. Otras dos compañías chinas descartaron realizar las obras, una por el fuerte impacto medioambiental y social, y otra por considerar que el proyecto no era económicamente viable. Madre Naturaleza de Camboya denuncia el "enorme impacto" que la infraestructura provocaría en la zona, rica en biodiversidad y hogar de una de las últimas comunidades indígenas del país, los Jong.

La organización Licadho, que defiende los derechos humanos en Camboya, ha asegurado que la detención y anuncio de expulsión del activista se enmarca en "una campaña continuada para sofocar las opiniones del pueblo y silenciar la disidencia".

El caso de González ha llegado hasta el primer ministro, Hun Sen, que en un discurso horas antes de su detención le recomendó "abandonar el país voluntariamente si no quiere formar parte de una lista negra". Hun Sen, que gobierna con mano dura el país asiático desde 1985, también amenazó a los camboyanos que colaboran con González. El viernes, coincidiendo con el fin de su permiso para residir en el país, el activista dijo al respecto: "No se dan cuenta de que Álex es solamente una persona y que es irrelevante. Tendrían que deshacerse de todo el equipo y esto ya es imposible".