Selecciona Edición
Iniciar sesión

Guindos afirma que el Eurogrupo ya negocia un tercer rescate para Grecia

Ese nuevo salvavidas podría suponer de 30.000 a 50.000 millones de euros adicionales

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, en Pamplona. EFE

La UE y Grecia han iniciado ya las conversaciones para un tercer rescate a Atenas, según desveló este lunes en Pamplona el ministro de Economía español, Luis de Guindos. “Estamos negociando un tercer rescate”, dijo Guindos, que sugirió que ese tercer salvavidas puede costar entre 30.000 y 50.000 millones de euros, muy por encima de las estimaciones que se manejaban hasta ahora. Los dos rescates anteriores sumaban ya algo más de 240.000 millones. En medio de un rifirrafe diplomático entre el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y el presidente español, Mariano Rajoy, Guindos quiso dejar claro que España seguirá tirando de chequera en caso necesario: ese hipotético tercer programa supondría hasta 7.000 millones adicionales, lo que elevaría la factura total de España en Grecia a 33.000 millones, según el Ministerio de Economía. Y dejó algún que otro aviso a navegantes: “Para Grecia no hay alternativa a la solidaridad europea”.

Guindos abrió un melón complicado, tanto por el conflicto diplomático como por las dificultades que eso puede provocar en Atenas, con Tsipras negando una y otra vez que Grecia vaya a pedir nuevos rescates que impliquen más condiciones. Y apuntó incluso a una cifra, hasta 50.000 millones, que no es más que una estimación pero que podría tener efectos secundarios negativos para Grecia en los mercados. El Eurogrupo y la Comisión Europea desmintieron anoche que los ministros de Finanzas de la eurozona estén debatiendo un tercer rescate. Fuentes del Ministerio de Economía explicaron que esas cifras son solo orientativas y subrayaron que Europa “ya ha ayudado a Grecia y aún va a tener que ayudar mucho”.

El Gobierno griego se remitió a las declaraciones de una portavoz del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que negó tanto las cifras como la apertura de negociaciones. Tsipras acusó el pasado sábado a España y Portugal de liderar a los países que quisieron retrasar el acuerdo de Grecia con el Eurogrupo para prorrogar la ayuda financiera a Grecia, y advirtió de que Rajoy y el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, han hecho lo posible por derribar al nuevo Ejecutivo liderado por la izquierda radical de Syriza. Rajoy ha respondido con una queja formal a la Comisión Europea.

Tras resistirse por tierra, mar y aire a una prórroga del actual rescate, una tercera ayuda financiera es imprescindible en Grecia a la vista de que Atenas no puede financiarse en los mercados. Pero la franqueza de Guindos puede levantar ampollas en el Gobierno de Tsipras, que llegó al poder con las promesas de acabar con la excesiva austeridad, con planes para reestructurar la deuda y con el expreso deseo de acabar con la troika. Tras una dura negociación en la que Atenas pudo salvar algunas de sus promesas pero a la vez se saltó muchas de sus líneas rojas, el tercer rescate se da por seguro en Bruselas pero se avecina comprometido para Grecia, porque irá asociado a nuevas condiciones.

Tsipras insistió el pasado viernes en que no pedirá un tercer programa, aunque en la prórroga del segundo se habla explícitamente de un “nuevo contrato para el crecimiento” de Grecia. Uno de los vicepresidentes de la Comisión, Valdis Dombrovskis, dejó claro este lunes que Atenas “necesita un acuerdo adicional cuando el programa expire”, según Bloomberg. Guindos no hizo más que ponerle el cascabel al gato. Pero en medio del clima enrarecido de relaciones Grecia-España, cualquier declaración española al hilo de un hipotético tercer rescate tiene resonancias que sobrepasan con mucho lo relativo a la financiación de Grecia.

El ministro rechaza que su Gobierno haya sido de los más duros con el griego

Guindos explicó en Pamplona que España y Portugal “no han sido los más duros” con Grecia en las negociaciones del Eurogrupo: los países bálticos y algunos centroeuropeos eran los menos favorables a facilitar un acuerdo, según fuentes españolas. Guindos recordó que España, “directa o indirectamente”, ha prestado a Grecia 26.000 millones de euros, “lo que se gasta en prestaciones de desempleo en un año”. “Grecia no tiene acceso al mercado y sin esa ayuda dejaría de pagar pensiones y servicios públicos”, insistió.

La guerra de guerrillas entre Grecia y España va para largo. El Gobierno español sostiene que ha sido solidario con Grecia. Atenas denuncia que España y Portugal han intentado poner palos en las ruedas por el miedo al contagio político: al auge de Podemos, por ejemplo. Un portavoz del Gobierno alemán calificó este lunes de “juego sucio” algunos de esos comentarios, informa Reuters.

Más información