Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Netanyahu augura que el pacto con Irán lleva a una “pesadilla nuclear”

El primer ministro israelí intenta frenar en Washington el acuerdo de Obama con Irán

Netanyahu, ante la sesión conjunta del Congreso de EE UU. Reuters-LIVE! / AFP

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, intentó persuadir este martes al Congreso de Estados Unidos para que torpedee las negociaciones de la Administración Obama con Irán. En un discurso ante los legisladores, Netanyahu dijo que el acuerdo sobre el programa nuclear iraní dejará en pie la infraestructura de este país para fabricar una bomba y colocará a Israel, Oriente Próximo y el mundo bajo la amenaza de una “pesadilla nuclear”.

“Es un mal acuerdo. Es un muy mal acuerdo”, dijo Netanyahu en el Capitolio, el mismo día en que el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, negociaba en Montreux (Suiza) con su homólogo iraní, Javad Zarif.

El Congreso puede desbaratar los planes de la Administración

El primer ministro israelí vaticinó que, si los planes de Obama prosperan, el mundo afrontará en unos años “un Irán más peligroso, un Oriente Próximo lleno de bombas nucleares, y una cuenta atrás hacia una pesadilla nuclear potencial”.

No es inusual que un líder extranjero se dirija al Congreso, pero sí que lo haga en las circunstancias de Netanyahu: a dos semanas de las elecciones en Israel, invitado por el líder republicano del Congreso a espaldas de la Casa Blanca, y con el objetivo declarado de socavar la autoridad del presidente de EE UU, su aliado más estrecho.

Obama ha rechazado reunirse con Netanyahu durante su visita a Washington. El vicepresidente Joe Biden, que por su cargo es presidente del Senado, se encuentra de viaje a Centroamérica. Más de 50 congresistas demócratas se ausentaron de la cámara en protesta.

El argumento de Netanyahu es que, aunque el acuerdo que negocian EE UU y las cinco potencias de la ONU (más Alemania) congelase el programa nuclear, a Irán le bastaría un año o menos para reactivarlo. El primer ministro cuestiona la eficacia de los inspectores. Y afirma que este tendría una vigencia de una década y entonces podría fabricar la bomba.

“Es por esto que es un acuerdo tan malo. No bloquea el camino de Irán hacia la bomba: allana el camino para que Irán consiga la bomba. ¿Por qué alguien querría este acuerdo?”, dijo. Obama ha invertido en el acuerdo parte de su capital político. No se trata sólo del programa nuclear: el éxito de la negociación permitiría el deshielo con Irán, enemigo de más de tres décadas, y reconfiguraría los equilibrios en Oriente Próximo.

El presidente ofrece levantar las sanciones que ahora pesan sobre el régimen iraní a cambio de concesiones. Entre ellas, un periodo de un año: el tiempo necesario para que Irán lograse la bomba en caso de que decidiese romper lo pactado; el acceso de inspectores; y la vigencia del acuerdo de 10 años como mínimo. La fecha límite para llegar a un acuerdo marco es el 31 de marzo.

 VÍDEO: REUTERS LIVE

Ante el Congreso, Netanyahu dijo que su alternativa al acuerdo de Obama no es la guerra sino un acuerdo mejor. No lo concretó. Pero dijo que la comunidad internacional debe exigir, antes de negociar con los iraníes, que estos dejen de agredir a sus vecinos, fomentar el terrorismo internacional y amenazar la existencia de Israel

“El primer ministro no ha ofrecido alternativas viables”, defendió Obama. Ni las sanciones ni una guerra evitarán que Irán se arme, añadió. Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, describió el discurso de Netanyahu como un “insulto a la inteligencia de Estados Unidos”.

La intervención en el Capitolio inyecta partidismo en la relación con Israel

 El Congreso, de mayoría republicana, podría desbaratar los planes de Obama con más sanciones contra Irán. Pese al desplante de un grupo de demócratas, el líder israelí recibió una acogida cálida, digna de un discurso sobre el estado de la Unión. Entre los invitados se hallaban el superviviente del Holocausto Elie Wiesel y el magnate de Las Vegas Sheldon Adelson. Con su inglés impecable y su habilidad para agasajar a los congresistas, parecía un presidente de EE UU o un jefe de la oposición.

El discurso de Netanyahu, unido a la reacción hostil de Obama, tensa las relaciones bilaterales y divide a demócratas y republicanos, habitualmente unidos en el apoyo a Israel. Para los seguidores de Netanyahu, el discurso tuvo ecos churchillianos: un líder que avisa de los peligros del apaciguamiento. Para sus detractores, fue la intervención de un oportunista que inyecta electoralismo en una alianza duradera.

Existen precedentes de un líder israelí buscando alianzas en el Congreso contra la Casa Blanca. El demócrata Obama podría citar a otro presidente, el republicano Ronald Reagan. Cuando en los ochenta Menahem Begin intentó torpedear la venta de aviones AWACS a Arabia Saudí, Reagan enfatizó: “No corresponde a otras naciones hacer la política exterior americana”.

 

Más información