Selecciona Edición
Iniciar sesión

La ralentización económica no frena el auge del gasto militar chino

Pekín incrementa otro 10% su partida de Defensa y espolea una carrera regional

China aumentará su presupuesto de Defensa en torno al 10% en 2015, según confirmó una portavoz oficial este miércoles. Aunque menor que el 12,2% del año pasado, esa alza es significativa dada la ralentización del crecimiento económico del país, que se espera que para este año sea del 7%. La cifra oficial exacta de esta partida se dará a conocer, junto con otros gastos presupuestarios, este jueves durante la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP), el Legislativo chino.

Con este aumento en época de vacas menos gordas, el presidente chino, Xi Jinping, envía un mensaje claro: la modernización de sus Fuerzas Armadas, una ambición del régimen que ya lleva en marcha dos décadas, va a continuar a buen ritmo pase lo que pase. “China es un gran país que necesita proteger su seguridad nacional”, afirmó la portavoz de la sesión anual de la ANP, Fu Ying, en una rueda de prensa para presentar los objetivos de la reunión. “La modernización militar es parte de la modernización del país”.

El año pasado China —el segundo país del mundo por gasto militar— destinó cerca de 114.000 millones de euros a Defensa, según las cifras oficiales. Un tercio se dedica a pagar los salarios de los 2,3 millones de militares que integran el Ejército Popular de Liberación, mientras que el resto se dedica a formación y a compra y mantenimiento de equipos. No obstante, el Pentágono y analistas occidentales consideran que la inversión real es un 40% o 50% superior, pues las partidas oficiales no incluyen determinados gastos de inversión en armamento o de investigación y desarrollo. EE UU, el país con mayor presupuesto militar del mundo, invirtió en 2013 cerca de 570.000 millones de euros, cinco veces más que China.

El auge del gasto militar chino, que este año encadenará el quinto ejercicio de porcentajes de crecimiento de dos enteros, ha sido contemplado con nerviosismo por sus vecinos. Mientras China es cada vez más insistente en sus reclamaciones territoriales en los mares del sur y del este de China, otros países de la región han optado por aumentar a su vez su inversión en Defensa: India, que mantiene una disputa fronteriza con Pekín, anunció en febrero un crecimiento del 11%, hasta 36.000 millones de euros. El mayor importador de armamento del mundo invertirá en nuevos equipos para sus fuerzas de mar y aire.

Japón, por su parte, aprobó en enero la mayor partida de su historia, 38.000 millones, un 2,8% más, y el tercer incremento consecutivo anual.

Pese a su inversión, el Ejército chino aún parece tener un largo camino que recorrer para convertirse en la fuerza que ambiciona su Gobierno. En febrero, un informe del grupo de análisis estadounidense RAND Corporation advertía de que las fuerzas chinas padecen “puntos débiles potencialmente graves” que pueden impedirles cumplir las misiones que les exijan sus mandos.

Xi, que es también el comandante en jefe de las fuerzas de su país, ha ordenado al Ejército que esté preparado para ganar guerras regionales con el uso de tecnología moderna. Xi también ha hablado de un “sueño del Ejército chino” en el que las fuerzas militares no solo son capaces de llevar a cabo misiones con eficacia sino que mantienen el espíritu de dedicación y servicio de los primeros tiempos del régimen.

Armas para Cuba

ELIZABETH REYES L., Bogotá

Un buque portacontenedores chino que está anclado desde el sábado en Cartagena de Indias y se dirigía a Cuba, ha sido inmovilizado por las autoridades colombianas que encontraron, tras varios días de inspección, material bélico y explosivos sin documentación. El Da Dan Xia, de Cosco Shipping, la mayor naviera china, escondía en ocho contenedores 100 toneladas de pólvora, 2,6 millones de detonadores, 99 proyectiles y 3.000 balas para cañón de artillería, según la fiscalía. El capitán, Wu Hong, fue detenido y será acusado de tráfico de armas. Según el diario El Tiempo, el barco atracó para desembarcar tuberías para la industria petrolera, pero al ser requerido por las autoridades antinarcóticos, el capitán del barco se negó a su inspección, lo que levantó sospechas.

El Ministerio de Exteriores chino afirma que “se trata de cooperación militar comercial completamente normal” y que está “discutiendo con Colombia sobre el asunto”.

Más información