Santos ordena suspender durante un mes los bombardeos contra las FARC

La medida podría extenderse si la guerrilla cumple con la tregua indefinida que declaró en diciembre pasado

El presidente Juan Manuel Santos, este martes. REUTERS-LIVE

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha anunciado este martes que ha dado la orden de suspender por un mes los bombardeos en contra de la guerrilla de las FARC, como una medida para bajar la intensidad al conflicto colombiano mientras se sigue negociando en La Habana, sede de los diálogos de paz. Santos aclaró que si se registra alguna amenaza sobre la población, no renunciará a reanudar los bombardeos.

Cuando se acabe el plazo, el Gobierno revisará el cumplimiento del cese unilateral e indefinido que la guerrilla declaró en diciembre pasado y que hasta ahora se mantiene sin infracciones. De acuerdo a esa evaluación, se decidirá si continúa o no la suspensión de los bombardeos. “Hay que reconocer que lo vienen cumpliendo. Así me lo han confirmado los comandantes militares y de la Policía, y los gobernadores y alcaldes en los territorios”, ha dicho Santos en referencia a la tregua de las FARC.

La suspensión de los bombardeos, que el mandatario calificó de “conveniente”, dado los avances del proceso de paz que ya cumple dos años y cuatro meses, no cobija al Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla de Colombia. Por el contrario, se intensificarán las operaciones militares contra este grupo que integran cerca de 1.500 combatientes y con el que se habían iniciado conversaciones exploratorias, sin ningún avance. “En lugar de entrar en sintonía con el desescalamiento y la búsqueda de la paz, ha continuado y hasta incrementado sus actividades delictivas”, agregó. Sin embargo, no queda claro cómo funcionará esta suspensión en las zonas donde hacen presencia las dos guerrillas.

Para Santos es claro que los colombianos quieren empezar a sentir que la guerra disminuye, y recordó que ya se han tomando decisiones en ese sentido, así se siga negociando con las FARC en medio del conflicto. Primero fue la tregua indefinida que declaró la guerrilla el pasado 20 de diciembre y luego su decisión, no exenta de reproches, de no volver a reclutar a niños menores de 17 años. El sábado pasado, el proceso de paz arrojó otro fruto en ese mismo sentido, ya que los negociadores de paz decidieron empezar de inmediato y conjuntamente, el desminado de los territorios que están en mayor riesgo, algo sin precedentes en el país y que ha sido celebrado casi que por unanimidad.

Las FARC brindarán información sobre la ubicación de las minas que han sembrado y los militares serán los encargados de desactivarlas. “Las minas antipersonal son una llaga en el corazón y una vergüenza de Colombia que vamos a eliminar”, ha mencionado Santos. Erradicarlas se tomará una década y costará cerca de 200 millones de dólares, ya que según los cálculos oficiales, están sembradas en más del 50% del territorio.

La suspensión de los bombardeos no cobija al Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla de Colombia

Santos también aprovechó su alocución para anunciar la creación de una comisión que reúna a diferentes sectores de la opinión pública, incluidos rivales políticos, para que lo asesoren en el último tramo del proceso de paz, ya que están por definirse asuntos tan espinosos como qué tanta justicia se aplicará a los guerrilleros y cómo dejarán las armas.

En el grupo está el profesor Antanas Mockus, exalcalde de Bogotá y al que Santos le ganó en su primer mandato, así como Clara López, candidata presidencial por la izquierda, entre otros. El opositor Óscar Iván Zuluaga, alfil del uribismo, y el expresidente conservador Andrés Pastrana, los dos críticos de las negociaciones, también fueron invitados. Este último ya aceptó: “Colombia está por encima de cualquier diferencia política”, escribió en Twitter. Zuluaga, por su parte, dijo que no actúa a título personal. "Represento la institucionalidad del partido de oposición. Seguiremos trabajando desde nuestro partido para presentar propuestas con el fin de alcanzar paz con justicia”.

Hasta el momento, la oposición se ha mantenido al margen de las negociaciones de paz y ha declinado las invitaciones que les ha hecho Santos para discutir los avances y los reparos que tienen a las mismas. En este sentido, el presidente colombiano explicó que la idea de convocar una comisión de este tipo es escuchar a las voces más variadas para que lo “ayuden a acertar”. “La paz es de todos los colombianos. Por eso los necesito a todos, no importa si son críticos del proceso”, agregó en su llamado a la unidad.

Más información