Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Pensamos que íbamos a morir; lo hemos pasado fatal”

Dos españoles pasaron 23 horas escondidos en un cuarto a oscuras

El ministro de Salud tunecino habla con el turista Juan Carlos Sánchez ante su mujer, Cristina Rubio. La pareja pasó 23 horas oculta en el museo.

A los recién casados Cristina Rubio Oltra y Juan Carlos Sánchez Benlloch se les daba por desaparecidos y se temía lo peor, pero sobrevivieron. Pasaron la noche ocultos en un almacén del Museo Nacional del Bardo, en el centro de Túnez, para guarecerse del brutal ataque del Estado Islámico en el centro de Túnez, en el que murieron 23 personas (20 turistas y tres tunecinos). “Me ha dicho que han pasado 23 horas encerrados en un cuarto a oscuras mientras oían tiros, explosiones, pasos y conversaciones en árabe. No sabían si eran terroristas o policías. Lo han pasado fatal”, relató este jueves a este periódico David Rubio, el padre de Cristina.

En una rueda de prensa celebrada hoy en Valencia, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, identificó a los dos españoles que estuvieron casi una jornada desaparecidos. Informó de que Sánchez Benlloch y Rubio Oltra había sido hallados, estaban sanos y salvos y son de Sueca (Valencia).

Juan Carlos y Cristina son enfermeros y trabajan en el centro de salud de ese municipio. Se casaron el pasado día 8 en la ermita de la Muntanyeta dels Sants, un promontorio enclavado entre los arrozales del parque natural de L’Albufera, no lejos de su pueblo. Les esperaba un placentero viaje a Túnez, vía Barcelona, que ha culminado en una tortuosa pesadilla de la que, por suerte, han salido físicamente ilesos.

Sus padres ignoraban lo que les estaba pasando. Aunque sabían que había habido un atentado en Túnez, estaban convencidos de que ya habían embarcado en el crucero de regreso a Barcelona, puesto que el miércoles era la última escala del viaje. El Ministerio de Asuntos Exteriores español no les había comunicado que estaban en paradero desconocido. “Nos hemos enterado esta mañana a través de la agencia de viajes”, explicó David, el padre de Cristina. A partir de ese momento cundió el pánico en la familia. David realizó varias llamadas al consulado español en Túnez y, mientras la desazón le llegaba al cuello, recibió una tranquilizadora llamada de su hija desde el país árabe. “Es el mejor regalo que podía recibir en el Día del Padre”, explicaba.

“Pensamos que íbamos a morir”, le contó con voz temblorosa su hija, que está embarazada de cuatro meses. Le explicó que, cuando empezó el tiroteo, huyeron y se refugiaron en un cuarto del museo en el que había utensilios de limpieza.

El ministro García-Margallo explicó que durante la noche del miércoles funcionarios españoles en Túnez realizaron visitas de inspección a la morgue para comprobar si los cuerpos de Juan Carlos y Cristina se encontraban entre los fallecidos. “Aunque no estaban los cadáveres, no estábamos seguros de que no hubieran fallecido”, declaró el titular de Exteriores. Asimismo, se realizaron varias tentativas sin éxito para contactar con los teléfonos móviles de los dos desparecidos. Ambos los apagaron por miedo a que delataran su presencia en el museo.

Finalmente, tras un día de terror y oscuridad, Juan Carlos y Cristina fueron localizados en un registro efectuado por un agente de policía en la mañana de este jueves. Ambos fueron trasladados a un hospital para ser sometidos a un reconocimiento. A ella se le practicó una ecografía y, tras comprobar que el feto no había sufrido ningún problema, se le administró suero intravenoso. Recibió ayuda psicológica para aplacar el estado de alteración derivado de la terrible experiencia. “Al estar embarazada no pueden darle calmantes”, puntualizó su padre. “Ahora se encuentran en un hotel descansando”, añadió. David ansía abrazar a la pareja de recién casados. Según explicó, la pareja será trasladada hoy hasta Torrejón en un avión fletado por el Gobierno y luego volarán hasta el aeropuerto de Valencia.

El ministro de Salud de Túnez, Said Aidi, aseguró que, pese a todo, el matrimonio de Sueca no se lleva un mal recuerdo: “La pareja espera un bebé. Han prometido llamarlo Túnez”, según informó este jueves la emisora de radio tunecina Mosaique.

Más información