Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu se desdice tras su victoria: “Quiero una solución con dos Estados”

"Israel tiene a su mayor aliado en Estados Unidos", asegura el primer ministro reelecto

El negociador jefe de la OLP, Saeb Erekat, este jueves.
El negociador jefe de la OLP, Saeb Erekat, este jueves. AFP

Benjamín Netanyahu ha aprovechado su primera entrevista con un medio de comunicación internacional para desdecirse de su rechazo a la creación de un Estado palestino, que al final de la reciente campaña electoral levantó una polvareda internacional. “No quiero una solución con un solo Estado, quiero una con dos Estados, pero que sea sostenible, aunque las circunstancias aún tienen que cambiar para que eso sea posible”, declaró el primer ministro israelí a la cadena de televisión estadounidense NBC.

El líder del Likud debe en gran parte su reelección para un cuarto mandato al giro a la derecha dado cuatro días antes de los comicios del martes, cuando los sondeos pronosticaban su derrota ante la oposición de centroizquierda. Su promesa de no tolerar un Estado palestino y de mantener los asentamientos en Cisjordania movilizó en su favor el voto de miles de colonos judíos.

En su entrevista de este jueves aseguró sin asomo de doblez que no ha cambiado de criterio sobre el denominado discurso de la Universidad de Bar Ilan, cuando en 2009 se mostró partidario de la solución de los dos Estados, aunque ahora se lo plantea como una posibilidad remota. “No me retracto de mis palabras de Bar Ilan sobre un Estado palestino desmilitarizado que reconozca al Estado judío”, afirmó.

Tras las críticas surgidas en EE UU después de su reelección, tanto en la Administración del presidente Barack Obama como en la prensa, Netanyahu proclamó que “Israel tiene su mayor aliado en EE UU”. También negó que sea un político racista, tras haber sido acusado por sus comentarios contra los árabes israelíes —“están votando en hordas”, advirtió a sus partidarios—, en plena jornada electoral.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, le llamó por teléfono el miércoles para felicitarle por su victoria en las urnas, pero el primer ministro israelí reconoce que aún no hablado con el presidente Barack Obama, aunque espera poder hacerlo pronto.

 

Más información