Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En las entrañas de la ‘yihad 2.0’ con Abu Bilel

Una periodista hizo creer a un yihadista que se iba a casar con él para extraer información sobre el Estado Islámico

La periodista Anna Erelle, el miércoles pasado, en un café de París.

Una periodista, ataviada con velo, sentada frente a un ordenador, en París. Bajo una identidad falsa, mantiene una conversación por Skype con Abu Bilel, un combatiente francés del Estado Islámico que habla desde Siria, un hombre cercano a Abubaker al Bagdadi, el autoproclamado califa del Estado Islámico.

—¿Y contra qué tipo de infieles has luchado hoy?

—Contra los infieles de Al Nusra. Han disfrutado, créeme.

Con una sonrisa de satisfacción, el terrorista francés saca su teléfono móvil y muestra una foto de cadáveres mutilados a la pantalla.

—No la he visto bien. ¡Enséñamela otra vez!

—No, te reservo lo mejor para cuando llegues.

—Pero, ¿eran cabezas cortadas?

Como única respuesta, el terrorista guiña el ojo a Mélodie con una gran sonrisa en los labios.

—Matas a personas… eso no cuadra con el islam que he elegido.

—Hermana, las guerras siempre han precedido a la paz, como ordena Alá. Así, tú y yo podremos formar una familia aquí… Mashallah [expresión de alegría, gratitud]. Nunca me has dicho si te parezco guapo. Contéstame sinceramente.

Mélodie es un nombre ficticio. El que utilizó la periodista francesa ante el terrorista para investigar la yihad 2.0 y extraerle confesiones como esta. Anna Erelle es otro nombre ficticio. El nombre bajo el que se presenta en esta luminosa tarde del miércoles pasado en París.

Ella quería entender cómo funciona la captación de jóvenes para la yihad en las redes. Quería explicar cómo es posible que haya chicas de 20 años que dejan ciudades como París o Bruselas con una sonrisa, ligeras de equipaje, para trasladarse a más de 4.000 kilómetros de distancia, ponerse un burka y empuñar un Kaláshnikov. A sus algo más de 30 años, esta periodista freelance ya contaba con ocho de recorrido profesional a sus espaldas. Había escrito algunos reportajes sobre las banlieu —suburbios franceses— y el yihadismo. Tenía un perfil falso en una red social para husmear en esos submundos de la Red, en esas realidades paralelas. Conocía el terreno.

No soy Salman Rushdie, mi vida no ha cambiado tanto como la suya, pero hay un antes y un después de todo esto”

Una noche de abril de 2014, ve un vídeo de un yihadista francés con unas Ray-Ban de espejo alardeando en un 4X4. Exhibe orgulloso una ametralladora Uzi y otra M16 supuestamente robada a un marine en Irak.

La periodista comparte el vídeo desde su perfil falso en la red y poco después le llegan tres mensajes privados consecutivos. Se los envía Abu Bilel.

Así empieza su aventura online. Bilel no para de enviarle misivas y pronto empiezan a comunicarse por vídeo a través de Skype. Ella va cotejando informaciones que obtiene con algunas de sus fuentes en el mundo del yihadismo, hace búsquedas en Internet. En un primer momento, reconoce, tiene algunas dudas deontológicas sobre su proceder, por aquello de ocultarse bajo una identidad falsa. “Pero frente a mí tenía a un terrorista que corta cabezas semanalmente, así que las cuestiones de ética se me pasaron rápidamente”, asegura, con aplomo, recordando aquellos días.

Bilel despliega sus encantos ante una chica que, cree, tiene 20 años, ataviada con su velo. “Ese tipo de hombres valientes, mayores que ellas, gustan a esas jóvenes; se sienten solicitadas”, explica Erelle. Son chicos que en su país de origen viven en los márgenes de la sociedad y, cuando se trasladan a Siria, se convierten en héroes. Pasan del rechazo a la gloria.

El combatiente, nacido en la localidad de Roubaix, con un pequeño historial de robos a mano armada y alunizajes en sus años en territorio francés, tarda poco en pedirle matrimonio y decirle que se una a él en Siria. Pretende que ella deje su vida de infiel para abrazar una vida “en el paraíso”, con clases de tiro por las mañanas y compras con las que serían sus nuevas amigas, las mujeres de sus hermanos, por las tardes.

La luz entra por la ventana de un café del que no se pueden dar demasiados detalles por cuestiones de seguridad, cercano al gigantesco pulmón verde de la capital francesa, el Bois de Boulogne. “No soy Salman Rushdie, mi vida no ha cambiado tanto como la suya, pero hay un antes y un después de todo esto”, dice Erelle frente a una mesa donde reposan su iPhone y los restos del sandwich que se acaba de tomar. Erelle escucha las preguntas con tranquilidad, responde con firmeza. Su perro, que tanta compañía le hace en estos días complejos en los que tanta gente se ha alejado de ella por miedo, descansa a apenas unos metros de la mesa en que se celebra el encuentro.

Erelle asegura que hay un vídeo circulando por Internet con una foto suya en la que se llama a su asesinato.

Durante un mes, la periodista le sigue el juego a Bilel para seguir extrayéndole información. Hasta que llega el momento de ir a reunirse con él. “Nunca me planteé la posibilidad de ir a Siria”, sostiene, “hubiera sido suicida”. Y describe al terrorista: “Él decía que la vida era un gran teatro y que no debe ser más que un gran divertimento. Pero para él la fiesta no era beber alcohol e ir a ver chicas, era matar gente”.

Según pudo averiguar la periodista francesa, se trata del yihadista francés más próximo a Al Bagdadi. Jefe de una brigada en Raqqa, fortaleza del Estado Islámico en Siria, y responsable del aparato de reclutamiento, Bilel es retratado por Erelle como un hombre en un continuo ascensor emocional. Un tipo “perdido” que responsabiliza de todas sus penurias a su país de origen, Francia. “Estos individuos son muy peligrosos porque conocen muy mal la religión. Y su objetivo final es vengarse del país de Occidente del que vienen”.

Las comunicaciones de la periodista fueron intervenidas por las autoridades mientras elaboraba su reportaje, cuenta ella. Tres semanas más tarde, dos filiales de la red de reclutamiento yihadista, en Estrasburgo y Albertville, fueron desmanteladas por la policía. Erelle cree que el Estado Islámico la culpa no solo de la trampa que le tendió a Bilel, sino de la caída de estas filiales. La periodista francesa relata toda su historia en En la piel de un yihadista (Debate), que se publica esta semana en España.

El 6 de mayo de 2014, un tuit de David Thomson, reputado periodista de la Radio France Internationale especializado en integrismo religioso, daba por muerto a Abu Bilel en una explosión en un túnel. Pero la policía francesa aún no lo ha hecho. “No poseen pruebas materiales de que haya muerto, así que lo tienen clasificado como Bilel vivo”, dice Erelle. En ocasiones, los yihadistas simulan un fallecimiento para aparecer años después bajo una nueva identidad.

Erelle cuenta que el Ministerio del Interior francés y la policía están preocupados por ella. Asegura que hay un vídeo circulando por Internet con una foto suya en la que se llama a su asesinato. Las autoridades, dice, han comprobado que esa amenaza fue emitida desde Siria. Y la Dirección General de Seguridad Interior, así como la Dirección General de Seguridad Exterior, le han asignado un programa de protección desde los atentados contra Charlie Hebdo —el Ministerio del Interior galo no quiere confirmar ni desmentir ninguno de estos aspectos— el pasado enero.

Mientras tanto, Erelle sigue recibiendo amenazas en las redes sociales por haber traicionado a un yihadista.

“La agresividad de las amenazas que recibo de sus más cercanos, que me insultan”, dice Erelle, “me lleva a pensar que me atacan porque hay un difunto detrás; es lo que yo siento”.

El precio que la periodista ha pagado por su trabajo es alto. Están las amenazas, sí. Pero no solo eso. “Mucha gente ha salido de mi vida sin que yo lo quiera, gente que tiene miedo de verme muy a menudo o de demasiado cerca. Pero si tuviera que hacerlo, volvería a hacerlo. Valió la pena, por supuesto. Tuve acceso a mucha información sin tener que ir al infierno”.