Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
HERALDO MUÑOZ | CANCILLER DE CHILE

“Bolivia pone en peligro la estabilidad de las fronteras”

El Ministro de Exteriores chileno se prepara para el acto del 4 de mayo en La Haya por el litigio marítimo con el país vecino

Heraldo Muñoz, canciller de Chile. EFE

Pasó de una infancia pobre, vendiendo sacas de patatas en la tienda de su padre en Santiago de Chile, a estudiar en Harvard. Cofundador del socialdemócrata Partido por la Democracia, forzado a la clandestinidad tras el golpe de Estado contra Salvador Allende, diplomático y aficionado al fútbol, Heraldo Muñoz (Santiago de Chile, 1948), actual ministro de Asuntos Exteriores, ha jugado en dos ocasiones contra Evo Morales. Pero tiene pendiente un partido más importante frente al líder boliviano: el que se disputará el 4 de mayo en la Corte Internacional de La Haya tras la demanda de Bolivia contra Chile para conseguir una salida al mar. “Las relaciones no son las que querríamos”, aseguró este viernes en el foro La Tribuna Americana, en la Casa de América de Madrid, donde mostró la “buena sintonía” entre el Gobierno español y Chile, que coincidirán este año en el Consejo de Seguridad de la ONU. Su escala en la capital española, donde tiene previsto reunirse con las autoridades, se produce después de encontrase en París con los abogados que defienden los intereses chilenos en La Haya.

Pregunta. ¿Cómo ve el partido Bolivia-Chile en La Haya?

Respuesta. Con optimismo. Todo entrenador de fútbol cree que va a ganar. Nos parece incuestionable que la Corte debiera decidir su incompetencia porque la demanda boliviana se ampara en el Pacto de Bogotá, cuyo artículo VI establece que la Corte no podrá conocer de un asunto resuelto por un tratado válido en la fecha de su creación, en 1948. En el caso de Chile y Bolivia, el tratado de 1904 estableció las fronteras entre ambos países. Obligar a Chile a dar a Bolivia una salida soberana por territorio chileno es incumplir lo acordado hace 110 años (...). No aceptamos esa revisión porque es un error histórico. Muchos países van a mirar ese fallo porque pone en juego la estabilidad de las fronteras.

P. ¿Cree que Bolivia aceptaría un fallo en contra?

R. Hay que preguntárselo a las autoridades bolivianas. Es una cuestión muy relevante.

P. ¿Juega limpio Bolivia? ¿Qué opina de los anuncios en la prensa chilena que aseguran que Allende prometió esa salida al mar y las acusaciones de Morales que les tacha de falsos socialistas?

R. Es un debate estéril. La mejor respuesta fue el respaldo de todas las fuerzas políticas chilenas al Gobierno.

P. Otro frente es Perú, socio en la Alianza del Pacífico, que les acusa de espionaje militar.

R. No los pondría en el mismo plano. En el caso de Perú, hemos dado un ejemplo de responsabilidad y entendimiento al implementar en tiempo récord el fallo de la Corte sobre los límites marítimos (...). Hay enormes intereses estratégicos entre ambos países, vamos a responder la nota y no nos vamos a desviar del camino de construir futuro juntos, pero Chile no promueve el espionaje.

P. Chile ha tenido siempre una buena imagen frente a la corrupción que impera en la región. ¿Los recientes escándalos de financiación irregular de los partidos políticos dañan esa imagen?

R. Con Uruguay, sigue siendo de los países menos corruptos de la región y del mundo. Se puede hacer mucho más y la gente lo demanda, pero la rápida reacción del Gobierno significa que vamos a salir reforzados, aunque el momento es complejo. Ha habido muchas preguntas en Europa, pero no cuestionamiento.

P. ¿La presidenta Michelle Bachelet puede verse afectada por el Nueragate, que implica a su hijo? Su popularidad ha bajado al 39%.

R. Tiene una trayectoria de transparencia incuestionable. Tuvo momentos bajos en su primer mandato y se recuperó.

P. ¿Hay crisis de representación política en América Latina?

R. Hay exigencias mayores de la ciudadanía, partidos que están bypaseados por la expresión directa de los ciudadanos en las redes y eso es un desafío a la política tradicional. Pero no se puede generalizar, en unos casos hay un encadenamiento de debilidad institucional, de narcotráfico, de corrupción. Sí hay una cierta disconformidad social por la desigualdad.

P. ¿Qué espera de la Cumbre de las Américas en Panamá?

R. Es altamente positivo lo que sucede entre EE UU y Cuba y la presencia de Obama y Raúl Castro. Es histórico, es el fin de la Guerra Fría en la región.

P. ¿Y Venezuela? El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, es casi el único que ha condenado la violencia del régimen.

R. Nuestra posición está clara y la hemos expresado a través de Unasur: dar espacio a la política y ayudar al diálogo. Apoyaremos las próximas elecciones y que sean, si no un reencuentro, una solución de las diferencias. La disputa debe resolverse en la arena política.

P. ¿Qué opina de las sanciones de EE UU contra funcionarios del régimen?

R. Estamos en contra de las sanciones unilaterales porque no se corresponden con el derecho internacional. Esperamos un camino distinto.

P. ¿Está el continente divido entre la Alianza del Pacífico, de la que Chile forma parte, y Mercosur?

R. No. Cuando uno mira los vínculos de la Alianza con países como Brasil o Argentina hay un comercio activo, corredores bioceánicos, migración, contactos políticos y culturales. Es artificial la división entre el Atlántico y el Pacífico, no estamos de acuerdo con la exclusión, sino con la inclusión. Nosotros queremos ser ese puente.