La oposición venezolana aplaude la intervención de Felipe González

El antichavismo considera que la intervención del expresidente español en la defensa de los líderes presos contribuirá a internacionalizar el conflicto político del país sudamericano

María Corina Machado, en una conferencia de prensa en diciembre. / M.G (EFE)

La oposición venezolana saludó este lunes con entusiasmo el anuncio de que el expresidente español Felipe González se apresta a participar en la defensa de Leopoldo López y Antonio Ledezma, dos de sus líderes, que permanecen en prisión. Los principales portavoces de la oposición calificaron la decisión de González como un indicio del renovado interés de la comunidad internacional por la crisis del país sudamericano, que este lunes vivió un nuevo episodio. Una de las hijas de Ledezma fue retenida en el aeropuerto internacional de Maiquetia por un registro antidroga. Pese a la confusión inicial, y aunque se le quitó el pasaporte, finalmente se le devolvió y fue liberada una hora después.

Para Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, preso desde hace más de un año en la cárcel militar de Ramo Verde, es “un honor contar con una figura de escala internacional como el expresidente Felipe González”. “Estamos a su espera”, comentó. Más allá, el coordinador de la Mesa de la Unidad Democrática, que aglutina a los distintos partidos opositores, Jesús Torrealba, considera que la decisión de González conlleva que “el mundo está apreciando que la situación en Venezuela es insostenible”.

El gobernador del estado de Miranda (centro de Venezuela) y dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles Radonski, se congratuló por la decisión de González con quien tiene, dice, "una buena amistad". Asegura que desde hace tiempo le estaba insistiendo al expresidente, "a quien nadie puede tildar de conservador o reaccionario, para que hiciera valer sus relaciones con otras figuras importantes del escenario mundial como el expresidente Lula o el expresidente chileno Ricardo Lagos, y así alertar sobre la situación venezolana". Capriles sí ha precisado que el rol de González, en todo caso, no significa que el exmandatario español vaya a ejercer la defensa de López y Ledezma en un tribunal, "sino que llevará el caso a todas las instancias y servirá de portavoz para la causa".

Por su parte, la exdiputada María Corina Machado aseguró que el hecho de que Felipe González haya asumido la causa “demuestra hasta qué punto está cambiando la percepción de la crisis en la comunidad internacional”. “Hoy somos conscientes de que contamos con los demócratas españoles. Leopoldo López, Antonio Ledezma, Daniel Ceballos y todos los presos políticos no representan solo a una parte de la sociedad, sino a las luchas de un pueblo que está enfrentando una dictadura con nexos con el crimen organizado. Nuestro más profundo agradecimiento hacia él”, añadió Machado. “El significado de la figura de Felipe González para Venezuela no es menor. Conocemos su larga relación y estrecha amistad con los demócratas de este país y su papel crucial en la transición española, sus luchas por los derechos humanos y la democracia”, continuó.

La intervención demuestra hasta qué punto está cambiando la percepción de la crisis en la comunidad internacional

María Corina Machado

La decisión de González recibió el respaldo de diversos líderes latinoamericanos. “Apoyo por completo la iniciativa de Felipe González de asumir la defensa de Leopoldo López y del alcalde Ledezma”, aseguró el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso: “Ya ha llegado el tiempo para que las voces democráticas y especialmente los Gobiernos democráticos de América Latina protesten contra los abusos practicados por el Gobierno de Venezuela. La falta de respeto a los derechos humanos de las víctimas constituye una afrenta política para todos”, añadió. Cardoso recalcó que los líderes presos son “luchadores pacíficos en pro de lo que ellos consideran lo mejor para su país, con el agravante de que uno ha sido elegido por el voto del pueblo y el otro es el líder nacional de su partido. Los que amamos las libertades democráticas no podemos callar. Es hora de que se haga justicia en Venezuela con la liberación de López y de Ledezma, así como la de las otras víctimas de la intolerancia antidemocrática”, concluyó.

El exmandatario chileno Ricardo Lagos también aplaudió la decisión de Felipe González. “Va en la línea y en consecuencia con lo que ha sido su vida hace ya muchos años”, enfatizó Lagos, miembro del Club de Madrid, quien recordó: “En 1977 Felipe González llegó a Chile para interceder por dos presos políticos de Augusto Pinochet, Erick Schnake y Carlos Lazo. Fue una visita exitosa. Ahora, tantos años después, ante una situación compleja y difícil como la de Venezuela, donde la solución tiene que ser política, Felipe González de nuevo emprende el camino. Le deseamos éxito”, añadió Lagos.

También se pronunció el secretario general saliente de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza: “Creo que sería bueno para el diálogo y la reconciliación en Venezuela que López y otros detenidos sean juzgados en libertad”, comentó, en línea con el Departamento de Estado del Gobierno de Estados Unidos, que recordó que ha pedido al venezolano que proporcione a todos los detenidos, “incluidos López y Ledezma, las protecciones legales y juicios justos a los que tienen derecho”.

Va en la línea de lo que ha sido su vida

Ricardo Lagos, expresidente chileno

El también expresidente chileno Sebastián Piñera celebró la noticia: “Felipe González va a contribuir a prender la luz para que el mundo pueda enterarse de la grave y profunda crisis que enfrenta Venezuela. Además, su participación será un incentivo para que este silencio, indiferencia o complicidad con que muchos Gobiernos han enfrentado la crisis de Venezuela, empiece a terminar”. Piñera junto al expresidente de Colombia Andrés Pastrana viajó en enero a Caracas para visitar en la cárcel al líder opositor Leopoldo López, pero la policía de Venezuela les prohibió el ingreso. Maduro criticó el viaje de los expresidentes, que lograron reunirse con víctimas de violaciones a los derechos humanos, periodistas y participaron en un seminario sobre la democracia y el futuro del país. "Pudimos observar con nuestros propios ojos lo que está ocurriendo para expresar con fuerza y claridad nuestra opinión", señala el exmandatario chileno. Además de ofrecer toda la colaboración a González, Piñera señala que la protección legal que le brindará a López y Ledezma se trata de un gesto importante: “El hecho de que un expresidente del Gobierno español y exlíder del PSOE asuma la defensa de dos presos políticos de Venezuela es un símbolo potente”, destacó. Para Piñera, "todos los gobiernos de América Latina debieran alzar su voz de manera fuerte y clara. No estamos hablando de política ni apoyando a un régimen de izquierda ni derecha, sino defendiendo la democracia, la libertad, los derechos humanos, que son valores que no reconocen fronteras".

A las felicitaciones se unió el expresidente de Perú Alejandro Toledo: “Tiene nuestro apoyo”, aseguró el exmandatario, quien, sobre la situación de Venezuela, apostilló: “No es suficiente con ser elegido democráticamente con los votos, es indispensable gobernar democráticamente”. “La situación de Venezuela se está agudizando, en gran parte, porque los jefes de Estado en ejercicio y también algunos exmandatarios mantiene su silencio y entran a ser cómplices de las atrocidades del señor [Nicolás] Maduro, violando los principios básicos de la democracia: la libertad de expresión, los derechos humanos, la independencia de los poderes, la represión masiva a los jóvenes”.

Este periódico trató de recabar, en vano, una valoración oficial en Caracas y se puso en contacto con la Embajada de Venezuela en España, que remitió a una rueda de prensa con diputados chavistas convocada para este martes en Madrid.

Con información de Antonio Jiménez Barca, Silvia Ayuso, Rocío Montes, Jacqueline Fowks y Javier Lafuente.

Más información