Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía se alinea con Arabia Saudí en la intervención en Yemen

Ankara ofrece su apoyo político y logístico a la operación saudí y exige a Irán que se retire

Ladrillos y obstáculos bloquean una calle de Adén.
Ladrillos y obstáculos bloquean una calle de Adén. AFP

Turquía se ha alineado de forma inequívoca con Arabia Saudí en su intervención contra la revuelta huthi en Yemen, ofreciendo a la coalición árabe suní un apoyo político incondicional y, de ser requerido, ayuda logística y de inteligencia.

“Estamos del lado (saudí) con todos nuestros medios, porque los Huthi, durante meses, han llevado a cabo ataques y estos ataques tienen como objetivo la integridad territorial de Yemen y provocar una lucha sectaria”, afirmó el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en una entrevista con France 24.

El jefe de Estado aseguró que “por el momento no está encima de la mesa” que su país se involucre desde el punto de vista militar, aunque sí dijo estar dispuesto a cooperar con los Estados del Golfo que participan en el bombardeo de los rebeldes yemeníes chiíes desde el punto de vista de “inteligencia, logística y apoyo político”.

Igualmente criticó el “apoyo externo” que están recibiendo los Huthi por parte de Irán, país al que instó a “retirarse” de Yemen. “Irán trata de dominar la región. ¿Se puede permitir esto? Es algo que está empezando a molestarnos a nosotros, a Arabia Saudí y los países del Golfo. Es intolerable, e Irán tiene que darse cuenta”, afirmó Erdogan en una rueda de prensa el jueves, criticando igualmente su implicación en los conflictos de Siria e Irak, donde Teherán “persigue al Daesh (Estado Islámico) sólo para sustituirlo”. Además, presidente turco, que visitará Irán el próximo mes, criticó la falta de disposición de las autoridades de la República Islámica cuando los diplomáticos de Ankara han tratado con ellos estos asuntos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía ha subrayado igualmente que los bombardeos saudíes cuentan con su favor para defender al “presidente legítimo”, Abdrabbo Mansur Hadi. “Hay que poner freno inmediatamente al deterioro de la situación en Yemen. La solución necesaria es una solución política. Este choque sectario no ayuda a nadie, como tampoco lo hace el enfrentamiento entre Irán y los países del Golfo y Estados árabes. Todo el mundo debe tomar nota de los errores cometidos y poner fin de una vez a este conflicto que amenaza con dividir Yemen”, afirmó este viernes el ministro de Exteriores turco, Mevlut Çavusoglu, entrevistado por la cadena NTV. El jefe de la diplomacia, reiteró que Turquía está dispuesta a “dar todo tipo de apoyo, incluido de inteligencia” a la intervención saudí, pero excluyó de la oferta cualquier tipo de participación militar.

Todavía resta por ver en qué se concretará la ayuda turca, más allá del simple “apoyo verbal” que supone actualmente, tal y como reconoció a El PAÍS una fuente del Gobierno turco que pidió el anonimato. Eso sí, esta fuente aseguró que Ankara se mantiene en continuo contacto con Riad y Washington sobre la operación en Yemen y que los saudíes “informaron a Turquía antes de comenzar los bombardeos”.

El jefe de la diplomacia iraní, Mohammad Javad Zarif, que se encuentra en Suiza para negociar su programa nuclear, criticó la posición turca y los bombardeos de la coalición liderada por Riad y llamó a todos los actores a actuar “responsablemente”.

Turquía, que hasta el inicio de la llamada primavera árabe mantenía excelentes relaciones tanto con Arabia Saudí como con Irán, se ha metido de lleno en la pugna por la primacía regional, dañando sus lazos con las tradicionales potencias de esta zona. Su apoyo incontestable a los Hermanos Musulmanes y otras organizaciones islamistas le ha granjeado la enemistad del nuevo régimen de Egipto, al que Arabia Saudí apoya sin ambages, y del Gobierno libio de Tobruk que también cuenta con el soporte de Riad y El Cairo. Al mismo tiempo, la ayuda prestada por Ankara a los rebeldes alzados en armas contra el régimen pro-iraní de Siria y las críticas al Ejecutivo chií de Irak han abierto cada vez más la brecha que separa Ankara y Teherán. De ahí que la oferta de apoyo hecha ahora por Ankara a la intervención saudí sea vista como un intento de recuperar cierta influencia en un territorio como Yemen, que hasta hace apenas un siglo formaba parte del Imperio Otomano.

Más información