Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kenia exige a la ONU que desmantele el campo de refugiados somalíes

El Gobierno keniano ha iniciado la construcción de un muro en la frontera con Somalia

Refugiados somalíes esperan a ser trasladados a los nuevos asentamientos de IFO (Dadaab), en 2011. Ampliar foto
Refugiados somalíes esperan a ser trasladados a los nuevos asentamientos de IFO (Dadaab), en 2011.

El vicepresidente de Kenia, William Ruto, ha informado este sábado de que ha dado a la ONU un plazo de tres meses para que reubique a los más de 600.000 refugiados somalíes del campo de Dadaab, en el este del país. "Si no lo cumplen", ha dicho Ruto, "los recolocaremos nosotros mismos". La medida anunciada por el Gobierno de Nairobi guarda relación con el atentado de la milicia somalí Al Shabab en el campus universitario de Garissa el pasado 2 de abril que costó la vida a 148 personas, la mayoría estudiantes.

El campus de Garissa se encuentra a algo más de 100 kilómetros de distancia del campo de refugiados de Dadaab, el más grande del mundo. Muchos líderes políticos del país han señalado a este campo como una de las vías de entrada de los combatientes de Al Shabab, a través de jóvenes infiltrados en su interior, y han instado al Gobierno de Uhuru Kenyatta a que cierre sus puertas.

"Debemos proteger este país a cualquier precio, incluso si eso implica perder los negocios con Somalia", afirmó Ruto, quien además informó de que se han iniciado los trabajos para la construcción de un muro a lo largo de los 700 kilómetros de frontera entre Somalia y Kenia. "Al igual que Estados Unidos cambió tras el 11-S, Kenia cambiará después de Garissa", añadió el vicepresidente.

Gran parte de la gestión interna del campo de Dadaab, dividido a su vez en varios campamentos, corre a cargo del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que debería llevar a cabo el desalojo si accede a la petición de Nairobi. En Dadaab, como en otro cualquier campo, los permisos para la apertura y acogida de refugiados provienen del Estado propietario de las tierras, en este caso Kenia.