Italia rescata a 10.000 inmigrantes en una semana y teme otra tragedia

Supervivientes de un naufragio apuntan a que hay cientos de desaparecidos

Ampliar foto
Supervivientes de un naufragio llegan a puerto, este miércoles en Corigliano Calabro, al sur de Italia. afp

La Guardia Costera italiana ha rescatado en menos de una semana a casi 10.000 mujeres, hombres y menores que huyeron de la orilla meridional del Mediterráneo. La cifra da la medida del aumento abrupto de las llegadas que se registra desde el comienzo de la primavera.

Emergencia crónica

• Repunte de llegadas. Cerca de 10.000 personas han sido rescatadas en aguas italianas en menos de una semana. Desde enero, son ya 18.000, según la Organización Internacional para las Migraciones. En el mismo periodo de 2014 ascendieron a 26.600.

• La ruta más peligrosa. El Mediterráneo se ha convertido en los últimos años en la ruta marítima más peligrosa para inmigrantes y refugiados, afirma Acnur. En 2014, según el organismo de la ONU, 219.000 migrantes cruzaron el Mediterráneo y 3.500 murieron en el intento.

• Un recuento incierto. Más de 500 personas han muerto en lo que va de año en esta ruta. Un número que se elevaría a 900 si se confirma la muerte de los 400 desaparecidos en el naufragio del lunes. El año pasado, en el mismo periodo, la cifra ascendía a 47.

No siempre es posible saber —y averiguar— si alguien se ha perdido en el camino, en aquel pedazo de Mare Nostrum que divide África de Europa y que se parece cada día más a un cementerio que sepulta cuerpos anónimos bajo el agua. Pero algunos de los casi 150 supervivientes de un naufragio ocurrido el lunes cerca de las costas italianas contaron que otros 400 compañeros de viaje perdieron la vida cuando, 24 horas después de haber salido de Libia, su embarcación volcó.

La sección local de la ONG Save the Children —que recogió sus testimonios— informó de que entre las víctimas hay “muchos jóvenes, probablemente menores”. La presencia de niños no es infrecuente. Entre el 11 y el 13 de abril llegaron “más de 5.100 inmigrantes —según los datos de la misma organización—, de ellos, 450 eran niños, y 317 viajaban no acompañados”. Es decir, solos, sin madre ni padre, ni familiar alguno. “Muchos han vivido experiencias de violencia atroz, y han perdido a amigos, familiares o sus padres”, lamentó el director general de la ONG, Valerio Neri. “La situación en Libia está fuera de control”, añadió.

Tras este último naufragio y ante el creciente número de muertes en el Mediterráneo, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), António Guterres, dio un fuerte toque de atención no sólo a Italia, sino a toda la Unión Europea. Guterres incidió en la necesidad de “ampliar y mejorar las capacidades de búsqueda y socorro” en alta mar. “Me ha turbado profundamente —dice el comunicado— saber que otra barcaza repleta de gente volcó en el Mediterráneo y que 400 personas murieron”. Sucesos de este tipo, según Guterres, “solo demuestran qué importante es dotarse de un sistema sólido de socorro en el mar”.

La operación Mare Nostrum —orquestada y financiada con nueve millones al mes solo por Italia— fue sustituida en noviembre por Tritón, un dispositivo comunitario que cuenta con una tercera parte del presupuesto y que, a diferencia de la iniciativa italiana, persigue controlar las fronteras y, solo si es necesario, socorrer en naufragios. Un sistema insuficiente, según la mayoría de las organizaciones humanitarias que ayudan a los inmigrantes que intentan alcanzar Europa por esta ruta marítima. Al coro de críticas se ha sumado hoy miércoles fuerte y clara la voz de Acnur. “Mare Nostrum —dijo Guterres— no fue sustituida por ninguna operación de socorro equivalente y además faltan vías legales de acceso a Europa para los que necesitan protección”.

Mientras la Guardia Costera rastrea el Canal de Sicilia en un intento de localizar los cadáveres de los 400 desaparecidos, la Fiscalía de Catania (Sicilia) ha abierto hoy una investigación sobre un incidente ocurrido durante una operación de rescate: mientras los marinos italianos se encontraban en aguas internacionales para rescatar a un grupo de inmigrantes que viajaban en una barcaza, desde una embarcación con bandera libia se lanzaron disparos al aire. “Justo cuando estábamos a punto de finalizar el transbordo”, contaron algunos de los inmigrantes rescatados, citados por la agencia italiana Ansa, “y en el barco solo quedaban 30 personas, llegaron unos milicianos libios que empezaron a disparar al aire. Dos de nosotros cayeron al agua, pero afortunadamente fueron rescatados enseguida”.

Más información