Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La capital de Nepal se llena de tiendas de campaña improvisadas

Miles de nepalíes duermen bajo toldos en las calles de Katmandú tras el terremoto que ha causado más de 4.000 muertos

ASÍ FUE LA AVALANCHA EN EL EVEREST. Tras el temblor en Nepal, una lengua de nieve sepultaba a cientos de escaladores. FOTO: Nima Namgyal Sherpa (AP) | Vídeo: JOST KOBUSCH

El paisaje cotidiano de Katmandú se ha visto alterado desde el sábado de manera drástica. Los escombros de edificios enteros se acumulan en la esquina más inesperada. Los parques y los descampados en la capital nepalí están ocupados por tiendas de campaña, de mejor o peor calidad, levantadas por aquellos que han perdido sus hogares o temen perderlos en posibles nuevas réplicas del seísmo de 7,9 grados que el sábado golpeó el país y causó al menos 4.000 muertos y miles de heridos.

Escenas del destrozo ocasionado por el seísmo en Nepal. REUTERS-LIVE!

“Mi madre, mi hermana mayor y yo llevamos aquí desde el mismo sábado”, dice Monica Kharel de 16 años, una de las refugiadas en Tundikhel, uno de los principales parques nepalíes, donde duermen ahora centenares de personas. Su familia reside en Bag Bazaar, un barrio comercial a pocos centenares de metros donde muchos edificios han quedado dañados, y no se ha atrevido a regresar desde entonces. “Nos tememos que ya no tengamos casa cuando volvamos”, explica.

pulsa en la foto
Gráfico. Las claves del terremoto en Nepal.

El seísmo la encontró en el piso superior de uno de los centros comerciales que han comenzado a salpicar el centro de Katmandú en los últimos años. “Bajé gritando como alma que lleva el diablo”, recuerda, mientras soldados del Ejército nepalí comienzan a rodear la zona del descampado donde la familia ha establecido su refugio con paraguas y algunas lonas. Los militares han comenzado a levantar tiendas de campaña de buena calidad, que puedan soportar las lluvias y alojar a familias completas holgadamente. “Es la primera vez que les vemos [a los soldados] en 48 horas”, apunta la muchacha. Han comenzado a repartir alimentos básicos de supervivencia, fideos y agua. “Hasta ahora no habían llegado”.

Teléfonos de emergencia

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha facilitado dos direcciones de correo electrónico y dos teléfonos para las "personas afectadas o que puedan tener afectados entre sus allegados". Los teléfonos son: (91)1141293000 y (91)9810174160. Las direcciones de correo son emb.nuevadelhi@maec.es y unidaddecrisis@maec.es.

La lluvia, la falta de comunicaciones y de medios y las réplicas complicaron este lunes la búsqueda de supervivientes, mientras se teme que el número de víctimas puede ser mucho mayor debido a la dificultad de las operaciones de rescate en algunos de los sitios más afectados, en las zonas montañosas del oeste del país.

Como muchos del millón de residentes de la capital, Ram Prasad Manandhar ha pasado la noche al raso y, junto a su familia, acampa en la plaza Durbar, que hasta hace dos días era patrimonio mundial de la humanidad y hoy es apenas un montón de escombros que acarrean las excavadoras gubernamentales de modo poco ceremonioso. El domicilio de Manandhar en Basantapur, apenas dos calles más allá, ha quedado intacto, pero la familia aún está recelosa de volverlo a ocupar. Mientras charlan con los vecinos en la plaza, señalan los monumentos derruidos. “Todo esto se ha perdido. Si no nos ayudan otros países a reconstruirlo, nunca volverá a ser lo que fue. Los nepalíes son demasiado pobres, y nuestro Gobierno... bueno, todo depende de lo que quiera hacer el Gobierno. Ya veremos”, apunta Manandhar.

A pocos metros de la plaza, donde las excavadoras han comenzado a amontonar los escombros de unos templos centenarios, el barrio de Indra Chowk, normalmente plagado de turistas extranjeros en temporada alta, está prácticamente vacío. Los pocos comercios que permanecen abiertos carecen de electricidad y apenas tienen mercancías para poner a la venta. Quien hace su agosto es un vendedor ambulante, que desde una esquina ofrece lonas para tiendas de campaña a 130 rupias nepalíes (1,20 euros) la pieza. Los vecinos se las quitan de las manos.

En este barrio es difícil encontrar un edificio que no muestre señales del fuerte movimiento telúrico del sábado. Algunos han caído por completo, otros están semiderruidos, como el venerable Instituto de enseñanza media Ranipokhari, fundado en 1854 y que ha perdido toda su fachada sur. Varios se inclinan peligrosamente sobre sus vecinos, y la mayoría presentan grietas de uno u otro tipo.

Es el caso del hospital universitario Bir, uno de los emblemáticos de la ciudad. “Os digo que tenemos que cerrarlo del todo”, insiste Shree Laxmi Sainju, responsable del departamento de Diálisis, a sus colegas. La estructura es inestable y presenta profundas grietas. Muchos de sus pacientes han sido trasladados a otros centros médicos, y los que quedan se encuentran en las plantas más bajas o incluso el sótano. “Nos preocupa lo que pueda ocurrir si viene otra réplica. Y luego está la falta de electricidad, la falta de agua... Tenemos a los pacientes de cualquier manera”, admite.

Muchos han sido trasladados al hospital militar vecino, al que se ha derivado la mayoría de los casos de emergencia. Los hospitales se están quedando sin espacio y muchos de los afectados y sus familias duermen en colchones en los pasillos, o incluso al raso.

Pero la situación puede ser peor fuera de Katmandú. El número de víctimas mortales de las áreas más remotas solo se empieza a conocer ahora. En India el balance de muertos a causa del seísmo es de 62, mientras que otras 20 personas han fallecido en Tíbet. China ha evacuado a casi 25.000 personas de la región. Pekín y Nueva Delhi han anunciado el envío de personal y ayuda humanitaria para intentar aliviar la situación, en medio de los esfuerzos de los equipos de rescate por localizar a más supervivientes.

El terremoto del sábado, que arrasó el densamente poblado valle de Katmandú y que provocó una avalancha mortal en el Everest, ha sido el de mayor magnitud en casi 80 años en Nepal, desde que en 1934 un seísmo causó unos 8.500 muertos. También es el peor que ha vivido la región en una década desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes dimensiones en la Cachemira, con un balance de más de 84.000 muertos.

¿Cómo ayudar a los afectados?

Unicef  | Donar por teléfono: 900 907 102 Lunes a viernes de 9 a 22  Sábados de 11 a 17  | Transferencias: Banesto ES51 0030 8301 77 0000304271, ING Direct ES98 1465 0100 95 6000000000

Oxfam Intermon | Donar por teléfono: 902 330 331 | SMS Envía AYUDA al 28018* | Transferencias: La Caixa  2100-0765-81-0200208682 - ES92, Catalunya Caixa, 2013-0500-12-0213849895 - ES09, BBVA - 0182-6035-48-0201504358 - ES07, Bankia - 2038-8978-18-6000232578 - ES53

Médicos sin Fronteras | Contacto: 902 30 30 65 | Transferencias: Santander ES31 0049 1806 95 2811869099, BBVA ES09 0182 6035 49 0000748708, Bankia ES24 2038 0603 29 6005700064

Save The Children | Contacto: 900 37 37 15 | Transferencias: Santander ES13 0049 0001 5224 1001 9194, Caixa Bank ES89 2100 1727 1202 0003 2834, BBVA ES83 0182 5502 5800 1002 0207, Bankia ES81 2038 1004 7168 0000 9930

Cruz Roja | Contacto: 902 22 22 92 | SMS envía AYUDA al 28092 | Transferencias: BBVA ES92 0182 - 2370 - 46 - 0010022227, Santander ES44 0049 - 0001 - 53 - 2110022225

Acción contra el Hambre | Contacto: 900 100 822 | Transferencias: Santander ES57 0049 0001 5928 1009 0000, Bankia ES73 2038 1052 4460 0074 1510, La Caixa ES86 2100 2999 9302 0003 0018

Ayuda en Acción | Teléfono gratuito: 900 85 85 88 Número de cuenta: ES70 0049 0001 53 2111825666 SMS: enviar RESPONDE NEPAL al número 28014 para contribuir con 1,20€ o al número 38014 para contribuir con 6€

Médicos del Mundo | Contacto: 902 286 286 | Transferencia: Banco Santander ES93 0049 0001 5928 1001 0006

Programa Mundial de Alimentos: Para donaciones: es.wfp.org/nepal

Plan Internacional | Transferencia: Santander: ES7600491892692710540130 Banco Popular: ES6600750078010601468707 Bankia: ES6720381915116000140686 BBVA: ES0501824018140208515929 La Caixa: ES7921002927900200054649

Más información