Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Estados Unidos autoriza el transporte de pasajeros en ferri a Cuba

El Departamento del Tesoro emite las primeras licencias en más de medio siglo para el transporte de pasajeros por vía marítima a la isla, aunque el turismo sigue prohibido oficialmente

Ampliar foto
Captura de pantalla de la agencia que ofrece un viaje en ferry a Cuba.

Estados Unidos ha concedido por primera vez en más de medio siglo licencias para operar servicios de transporte de pasajeros en ferri desde puertos norteamericanos hacia Cuba. Aunque el turismo sigue oficialmente prohibido, este gesto supone un paso más en la flexibilización de los viajes a la isla en el marco de la normalización de relaciones anunciada por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro el 17 de diciembre.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro “ha emitido hoy licencias específicas para el servicio de transbordador para pasajeros”, dijo una portavoz del Tesoro a EL PAÍS.

La OFAC no ha revelado el número total de licencias concedidas, las primeras desde que entró en vigor el embargo contra la isla.

Pero una de las empresas beneficiadas, United Americas Shipping Services, ha confirmado a este diario que ha obtenido dicho permiso.

“Nos han confirmado que, tras diez años intentándolo, hemos recibido la licencia para transportar pasajeros”, dijo en entrevista telefónica desde Miami el presidente de United Americas, Joe Hinson.

Dos compañías más, Havana Ferry Partners y Airline Brokers Company, también anunciaron que podrán transportar pasajeros desde Florida a La Habana.

“Esto es un evento histórico. Gracias presidente Barack Obama, le estamos muy agradecidos por su liderazgo”, escribió Havana Ferry en la red social. Airline Brokers copió por su parte en la red social la licencia obtenida. “Llevábamos esperando desde 1991”, subrayó la empresa de transporte.

Según el diario de Florida Sun Sentinel, una cuarta empresa, United Caribbean Lines, también ha obtenido uno de los ansiados permisos. La compañía no ha emitido aún un comunicado, pero en su página web anuncia ya este servicio “a partir de otoño 2015” en barcos con todo tipo de comodidades y “400 camarotes y capacidad para 1.500 pasajeros”.

La concesión de licencias es solo el primer paso para operar este servicio que abre más aún la gama de opciones para viajar directamente hacia la isla desde EE UU, hasta ahora restringida a caros y escasos -aunque cada vez hay más- vuelos chárter.

Con todo, la portavoz oficial subrayó que “las regulaciones hacia Cuba no han cambiado”. Ello quiere decir que las licencias se conceden “caso por caso” y que de ninguna manera supone un visto bueno generalizado para operar transbordadores hacia Cuba.

De igual forma, las compañías solo podrán transportar a pasajeros estadounidenses que entren en una de las 12 categorías de viajes autorizados -como religiosos, culturales o políticos- flexibilizadas por Obama en enero, cuando decretó licencias generalizadas para estos rubros (antes había que solicitar una licencia específica cada vez que se quería viajar a la isla). Los servicios de transbordador también podrán transportar a los ciudadanos cubanos que califiquen para entrar en EE UU y a ciudadanos extranjeros que vayan a la isla en algún tipo de viaje oficial o como miembro de una organización intergubernamental, según el listado facilitado por la OFAC.

Pero las dudas siguen siendo numerosas, señaló Hinson. “Tengo una lista como de 120 preguntas”, bromeó y reconoció que el anuncio les ha tomado por sorpresa. “No creíamos que fueran a emitir las licencias hasta que se reabrieran las embajadas”, explicó en referencia al esperado siguiente paso en la normalización de relaciones que no se produce pese a que Obama y Castro apuntalaron el proceso de acercamiento con su reunión en Panamá el mes pasado.

No está claro tampoco cuándo podrá estar operativo el servicio de transporte marítimo de pasajeros a Cuba. Según Hinson, su compañía espera poder realizar el primer viaje “hacia septiembre u octubre” en barcos con una capacidad para unos mil pasajeros, aunque indicó que todavía quedan muchas conversaciones pendientes con las autoridades cubanas para obtener permisos de atraque y otros trámites burocráticos.

Mientras no se permita el turismo normal hacia la isla -hay una propuesta de ley al respecto que todavía no ha sido debatida en el Congreso- y continúen otras restricciones comerciales, el servicio de ferri estará además bastante limitado. Pero según Hinson, cuya compañía opera en el oeste de México un servicio de transbordadores -Baja Ferries- que transporta a 250.000 pasajeros al año, las posibilidades serán casi ilimitadas una vez avance el proceso de normalización de relaciones bilaterales.

De Miami a La Habana hay 225 millas náuticas, un recorrido que se hace en diez horas. “Prevemos salir en la noche y llegar en la mañana, los barcos estarán equipados con restaurantes y entretenimiento, clubes nocturnos y, una vez se permita, también podremos ofrecer juegos de casino como ya hacemos en México, así como servicio de tienda libre de impuestos”, adelantó.

El transporte aéreo mientras tanto continúa aumentando también su oferta cubana. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció también este martes que la compañía aérea JetBlue va a comenzar a realizar vuelos chárter a Cuba -las aerolíneas estadounidenses todavía no pueden realizar vuelos regulares a la isla- desde aeropuertos neoyorquinos. Es la primera compañía de escala nacional que retoma los vuelos a la isla desde Nueva York tras el comienzo del deshielo el 17 de diciembre.

El servicio desde el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York al José Martí de La Habana comenzará el 3 de julio. Habrá vuelos todos los viernes, según el anuncio oficial, que se produce después de que Cuomo se convirtiera en abril en el primer gobernador estadounidense en visitar Cuba desde el anuncio de diciembre.

“Nuestra misión comercial a Cuba tenía como objetivo abrir la puerta a nuevas oportunidades económicas y el anuncio de JetBlue es una prueba de que nuestra estrategia está dando resultados para las empresas neoyorquinas”, celebró Cuomo, que viajó a La Habana acompañado de varios altos directivos, incluido el de esta línea aérea de bajo coste.

Más información