Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves de los resultados de las elecciones en Reino Unido

La victoria 'tory', la debacle liberal y laborista o el éxito de los escoceses, entre lo destacado

El primer ministro Cameron llega a Downing Street, su residencia oficial en Londres, junto a su esposa Samantha.
El primer ministro Cameron llega a Downing Street, su residencia oficial en Londres, junto a su esposa Samantha. AFP

La primera clave de las elecciones en Reino Unido salta a la vista: las encuestas se equivocaron. Del empate técnico previsto por los sondeos de la campaña y el último realizado a pie de urna, la realidad de los datos arrojados en la noche electoral ha pasado a una victoria irrefutable del Partido Conservador, que revalidará su mayoría en Westminster con el primer ministro David Cameron al frente. Estos son las claves políticas más significativas de los comicios generales celebrados este jueves en Reino Unido:

.- Los tories desafían los sondeos: el gran vencedor de las elecciones se llama David Cameron. El primer ministro conservador será reelegido al frente del Gobierno británico. Y lo hará con un amplio margen que le permitirá dirigir los destinos del país desde Downing Street sin las restricciones que auguraban algunos sondeos ni la geometría política parlamentaria que hubiera impuesto un resultado ajustado. En el horizonte, la celebración de un referéndum en 2017 sobre la pertenencia de Reino Unido a la Unión Europea al que se ha comprometido Cameron.

.- Los laboristas decepcionan: el partido de centroizquierda ha cosechado una gran derrota electoral que ha desencadenado la dimisión de su líder, Ed Miliband. Pese al repunte señalado en las últimas encuestas electorales, los laboristas se han dejado por el camino más de 20 escaños. El hombre elegido para llevar el Nuevo Laborismo a buen puerto tendrá que dejar paso a una renovación del partido.

.- El nacionalismo escocés arrasa: 56 de los 59 escaños en juego en Escocia han ido a parar al Partido Nacionalista Escocés (SNP, en sus siglas en inglés). Esto es, suman 50 nuevos asientos a los seis con los que el SNP contaba en Westminster tras los comicios de 2010. En el trasfondo de este éxito incuestionable está la buena gestión de la derrota en el referéndum por la independencia de Escocia celebrado el pasado año y la transición entre su exlíder Alex Salmond a la nueva máxima representante del SNP Nicola Sturgeon.

.- Debacle de los liberalesdemócratas: Poco después de las 12.30, el líder del Partido Liberal Demócrata, Nick Clegg, presentó su dimisión tras el derrumbe de su partido en las elecciones. Ha sido la derrota más sonada de la noche. Según los datos del escrutinio, aún sin el 100% de los asientos parlamentarios decididos, la formación del viceprimer ministro no gana ni un solo escaño nuevo, pero pierde 47 de los 55 que tenía. El electorado de los liberalesdemócratas han penalizado a Clegg por traspasar muchas de las líneas rojas fijadas.

.- Victoria agridulce para los eurófobos de UKIP: el partido liderado, hasta este viernes, por Nigel Farage, se ha convertido en la tercera fuerza británica en porcentaje de voto (por encima del 12%). Sin embargo, el sistema electoral ha penalizado a UKIP, que sólo obtiene el escaño de Clacton. Una de las grandes bazas de la formación, la lucha por el acta de Farage en South Thanet, se fue al traste con la victoria de los conservadores en esa circunscripción. Farage, como prometiese en campaña, ha presentado su dimisión.

.- En Irlanda del Norte avanzan los unionistas del  Ulster Unionist Party, que suma dos escaños más a los dos que ya tenía, pese a que el aumento porcentual es de menos de un punto. Los nacionalistas irlandeses del Sinn Fein pierden un escaño (seguirán sin ocupar sus asientos en el Parlamento de Westminster), pero mantienen el segundo puesto sólo por detrás de otro partido unionista, Democratic Unionist Party.