Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España da un sí con reparos al reparto de refugiados por cuotas

Margallo asegura que ya soporta "un peso muy superior de inmigrantes al de otros países"

Rescate de inmigrantes en el Mediterráneo.
Rescate de inmigrantes en el Mediterráneo. EFE

España da un sí con reparos al  sistema de cuotas para el reparto de solicitantes de asilo y refugio propuesto por la Comisión Europea y reclama un "reparto equilibrado" de la inmigración. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo,  ha pedido este miércoles que se tenga en cuenta el esfuerzo, “muy superior al de otros países”, que realiza España. “Creemos que hay que hacer frente a esto, es un problema europeo, de todos. No rechazamos nuestra colaboración en ningún caso, pero hay que tener en cuenta lo que ya estamos haciendo, el peso que ya estamos soportando, que proporcionalmente es muy superior al de otros países”, ha declarado el jefe de la diplomacia española.

España es uno de los países europeos que menos refugiados acoge: recibe unas 5.000 solicitudes anuales y concede poco más de 500; entre beneficiarios del estatuto de refugiado o asilado y protección subsidiaria, según datos del Ministerio del Interior.

Sin embargo, ha sido el país europeo que más ha visto crecer su población extranjera en los últimos años. El número de extranjeros residentes en España ha pasado de 600.000 en 1998 (en torno al 1,3% del total) a 5,5 millones en 2011 (12% del total), aunque esta tendencia se ha frenado, e incluso revertido, con la crisis.

El baremo aplicado por la Comisión tiene en cuenta el número de refugiados acogidos, pero no los inmigrantes económicos. Además, solo valora en un 10% el desempleo, en el que España está a la cabeza de Europa, que determina la capacidad de absorber a nuevos inmigrantes. Según el reparto propuesto por Bruselas, a España le correspondería el 9,10% de los refugiados que sean reubicados entre los países de la UE —se excluye al Reino Unido, Irlanda y Dinamarca— y 1.549 de los 20.000 nuevos solicitantes.

El secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, considera que el sistema de cuotas supone una "respuesta lógica" a la crisis creada por la llegada masiva de inmigrantes a las costas de Italia y forma parte de la "política de inmigarción común" que España viene reclamando desde hace tiempo. Eso sí, advierte de que debe hacerse un "reparto equilibrado" que tenga en cuenta todos los factores y se acompañe de otras medidas. España, asegura, "estudiará favorablemente" la comunicación de la Comisión Europea, que puede sufrir cambios antes de que se presente a los mandatarios europeos en la cumbre de junio.